Pocas chances para FC y CC-ARI en Cambiemos

Ni la UCR ni el PRO quieren compartir los pocos espacios con los socios menores.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Luis Juez (Frente Cívico) y Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI) deberán aguardar mejores vientos para colarse en una lista de candidatos a diputados nacionales de la alianza Cambiemos, que comparten con la Unión Cívica Radical y con el PRO. Fuentes radicales y macristas aseguraron a Alfil que, en un escenario de acuerdo, los cuatro primeros candidatos, los que tienen chances de llegar al Congreso, se los repartirán entre ellos, sin compartir la escasez con los socios menores.
Los radicales se miran de reojo porque intuyen que no habrá más de dos lugares para ellos, lo que naturalmente será insuficiente para satisfacer el apetito de los tantos grupos internos que conviven en el partido.
El mestrismo, para colmo, reclama los dos para sí, lo que malquista al resto. Oscar Aguad y Mario Negri tienen pretensiones, en mayor y en menor medida, para la lista de diputados de Cambiemos; después de todo, son las dos figuras de la UCR cordobesa con mayor repercusión nacional.
Además, en la UCR sólo hubo afinidad con Luis Juez circunstancialmente, por intermedio de Aguad y Negri, a quien el jefe del Frente Cívico aporreó en muchas ocasiones acusándolos de corruptos. Nadie piensa en sacrificarse por él ahora que está de capa caída y sin mayor repercusión que presuntos éxitos deportivos conseguidos en Ecuador. Carrió, en tanto, sólo es una buena amiga de Negri, pero siempre se mantuvo a mucha distancia de la UCR cordobesa.
Lo poco que haya disponible para la UCR será intensamente disputado por los referentes de los núcleos internos.
Desde el PRO, en tanto, descartan igualmente ceder uno de sus dos candidatos a los socios menores de la alianza; la CC-ARI es tan insignificante en este acuerdo que ni siquiera participa de la Mesa Cambiemos.
Elisa Carrió consiguió por su relación con Mauricio Macri, en 2015, colar una diputada nacional (Leonor Martínez Villada), y con eso debe considerarse bien pagada por el PRO en la provincia de Córdoba, donde el partido está intervenido por la conducción nacional porque perdió su personería jurídica.
Juez es un ferviente macrista, condición que antes no tenía y que podría perder de un día para el otro. Sin embargo, los negociadores del PRO no se lo imaginan en una lista, cuando además los espacios para los hombres están limitados por el cupo femenino. De todos modos sería compensado con un cargo nacional, lo que le permitiría regresar de su exilio en Ecuador, lo que tendrá como principal consecuencia que complicará las chances de los equipos de fútbol argentinos en la Copa Libertadores.
El Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI sólo podrían tener posibilidades si el PRO y el mestrismo no llegan a un acuerdo y las diferencias se dirimen en las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias).

¿PRO vs mestrismo?
Mientras desde el mestrismo se alarman por lo que consideran una tremenda codicia macrista (pedir el número uno y que sus dos candidatos sean varones), en el PRO aseguran que no hay animosidad contra el intendente de Córdoba. Un alto referente del PRO aseguró a este diario que las negociaciones pueden ser duras en este momento, pero que no hay un plan para formar una entente con Negri y Aguad para destronar de la UCR a Ramón Mestre.
Sí insisten los macristas con que se redacte un reglamento para competir en las PASO, por si no hay un acuerdo. Entre el acuerdo sencillo y las conflictivas PASO, creen que hay espacio para las encuestas, su arma favorita para armar las listas de candidatos.



Dejar respuesta