La nueva coparticipación daría más controles a las provincias

Con el cambio la Nación recaudaría aproximadamente lo que hoy le deja la distribución primaria de fondos. La iniciativa es de la Fundación Libertad.

dujovneSerá recién después de las elecciones que empiece a discutirse con más ritmo la nueva ley de Coparticipación y la reforma fiscal integral. Por ahora, todo quedó en el acuerdo firmado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y sus pares de 21 provincias para cumplir metas de gastos primarios por debajo de la inflación hasta el 2019.
Sin embargo, desde distintos estudios y consultoras se avanza en lineamientos de por dónde debería pasar la discusión a futuro. La Fundación Libertad y Progreso presentó su propuesta de reforma del sistema de coparticipación. El director,  Manuel Solanet, indicó que se deben alinear los incentivos de forma correcta, “ya que todo gobernador que quiera gastar de más deberá recaudarlo en su provincia pagando el costo político consecuente, pero a la vez si quiere atraer inversiones deberá intentar bajar la presión impositiva en su territorio”.
La propuesta consiste en devolver a las provincias potestades tributarias, manteniendo otras en la esfera de la Nación, de manera que ésta sólo recaude lo necesario para mantener su propio gasto y las provincias recaudarían en su conjunto lo necesario para el suyo. Se generaría un fondo de redistribución entre provincias para no alterar la situación actual de cada una. Según Solanet la reforma propuesta no excluye la necesidad de una reforma tributaria, aunque se diseñó con los impuestos vigentes.
En la iniciativa, las provincias recaudarían el Impuesto a la Transferencia de Combustibles, Impuestos Internos (por ejemplo el de los cigarrillos), Ganancias de Personas Físicas y Bienes Personales. La Nación, en tanto, retendría la recaudación de IVA, Ganancias de Personas Jurídicas y los impuestos al comercio exterior.
“De esta forma el gobierno nacional recaudaría aproximadamente lo que hoy le deja la distribución primaria de fondos de la Coparticipación Federal y lo mismo sucedería para el conjunto consolidado de las provincias”, dijo Solanet.
Para el economista, “es ilusorio pretender un cambio en las distribuciones secundaria y primaria, basados en una evaluación de las necesidades de cada provincia y del conjunto de éstas versus la Nación. Las necesidades no son homologables y los excesos históricos de gastos burocráticos e innecesarios no son parejos entre provincias. Los argumentos en defensa de las necesidades de mayor gasto son infinitos”.
A su entender, el esquema vigente actualmente en la coparticipación permite obtener excedentes sobre los recursos de asignación automática y permite así un manejo discrecional de esos fondos.
Planteó que cualquier gobierno provincial tiene pocos incentivos para facilitarle a la AFIP el control de la evasión en su territorio, ya que todo impuesto nacional evadido queda en un 100% dentro de la provincia, mientras que si es recaudado sólo vuelve en una proporción mucho menor.
En el esquema propuesto por Libertad y Progreso, las provincias continuarán recaudando sus actuales impuestos propios. Para no dejar de lado el efecto redistributivo del actual régimen, se crearía el Fondo de Redistribución de Recursos (FRR), al cual aportarán las provincias el producido del impuesto a los combustibles.
El criterio de redistribución del FRR será aquel que permita que no se alteren los porcentajes que resultan de aplicar el régimen actualmente vigente. La Comisión Fiscal Federal (CFF), con representación de todos los gobiernos provinciales, supervisará la distribución del FRR. Se produciría un empalme de regímenes sin variar la proporción de lo que recibe cada una. Lo importante es que los porcentajes asignados a cada provincia en el inicio se mantendrán luego inalterados.
Todo aumento del gasto de una provincia por encima de lo que le corresponde tendrá que tener como contrapartida un aumento de sus propios recursos impositivos. El endeudamiento provincial deberá estar estrictamente regido por reglas macrofiscales que la misma ley debiera establecer.



Dejar respuesta