Ensayos K para octubre: entre Monserrat y Tatián

Con una conducción aún acéfala, la danza de nombres para encabezar la boleta es amplia y ya comenzó.

Por Yanina Soria
[email protected]

octubre-kCon el cronograma electoral en marcha hacia las legislativas, el kirchnerismo cordobés intenta reconfigurar su mapa político y convertir a la fuerza nacional y popular en una opción potable para octubre próximo.
Ante una conducción acéfala y la ausencia de caudillos con territorio propio capaces de traccionar votos, la danza de nombres para encabezar la boleta es amplia y ya comenzó.
El escenario del espectro K en Córdoba es itinerante como la propia dinámica de dirigentes que son mirados y sondeados como alternativa a ocupar el lugar más relevante de la lista. Hasta el 14 de junio habrá tiempo para el reconocimiento de las alianzas electorales que participarán de los comicios, mientras que el 24 de junio vencerá el plazo para la presentación de las listas de precandidatos. Hasta entonces, hay lugar para los ensayos políticos electorales.
Hace unos días, desde estas páginas se informó que el actual titular de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), Juan Monserrat, estaba participando de las reuniones que un sector del kirchnerismo (línea ortodoxa) realiza en la sede de la Nueva Casa Docente que el gremio tiene en la calle San Jerónimo. Con un alto perfil en el conflicto que los docentes mantienen con el Gobierno de Córdoba por la negociación salarial, Monserrat nunca ocultó su filiación al kirchnerismo y eso le valió las críticas de quienes lo acusaron de promover paros políticos. Aún así, es uno de los nombres que se barajan como potables para la compulsa electoral a la que pretende subirse el kirchnerismo cordobés. Hasta ahora, el secretario general no se pronunció al respecto y sólo se limitó a oficiar de anfitrión en las reuniones que se realizan en el hotel de la UEPC.
Otro, de los nombres emergentes que se escucha en las reuniones sectoriales que mantienen distintos dirigentes K, es el del decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Diego Tatián. “Posiblemente él ni sepa que lo están mirando, pero hay un amplio sector que lo considera un buen candidato”, señaló un caudillo kirchnerista. El referente cordobés de Carta Abierta mantiene un amplio consenso entre el ala dura del kichnerismo y se posicionó como uno de los principales referentes en el sector universitario. Desde su entorno hay quienes sostienen que como su mandato académico concluye a finales de julio de este año, el hombre de perfil combativo se quedaría afuera de la política universitaria, abriendo quizá la puerta a su desembarco en la arena política electoral.
Lo cierto es que más allá de los nombres que comienzan a sonar, el kirchnerismo cordobés tiene mucho por resolver antes de esbozar una boleta. El desafío es doble para un espacio que quedó al borde del ocaso en el mapa político cordobés tras la derrota nacional en 2015 con la consecuente fuga de dirigentes que sufrió el sector. Es que además deberá reposicionarse en una provincia naturalmente (y cada vez más) refractaria al kirchnerismo. Quizá ese último punto sea el que mayor desencuentros genera entre las dos posturas que se enfrentan de cara al armado de un proyecto político para las elecciones de medio término.
En la dispersión local de los sectores que todavía tributan a Cristina Férnandez de Kirchner hay quienes sostienen que la boleta para enfrentar a Cambiemos y a Unión por Córdoba deberá estar integrada por dirigentes encumbrados e identificados plenamente con el proyecto CFK. Esa línea, más ortodoxa, es partidaria del armado de una lista de consenso y no de mediciones y definiciones de candidatos a través de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso). Por ese carril van los dirigentes de La Cámpora, La Jauretche, algunos intendentes del interior y hasta el propio Eduardo Accastello que ya participó de algunos encuentros promovidos por este sector.
En la vereda del frente, con un objetivo de convocatoria más amplio y “conciliador” con el electorado cordobés, se encuentran otros sectores del progresismo dispuestos a armar un frente que trascienda la filas K de pura cepa. En ese lado del mapa local se ubican distintas vertientes del kirchnerismo cordobés que proponen incluir a sectores del peronismo no pejotista ni aliado de Cambiemos, a sectores del Frente Cívico, de la izquierda nacional y popular, Patria Grande, del movimiento ADN, del socialismo, entre otros. Este movimiento prepara su tercer plenario y adhiere a la idea de dirimir las internas en las Paso. Desde este lado aseguram



Dejar respuesta