Baldassi cuida su puesto con campaña anticipada

El macrista aparece como el candidato inobjetable entre los miembros de Cambiemos para encabezar la boleta de aspirantes a ocupar un escaño en la Cámara Baja.

Los responsables de Cambiemos en Córdoba ya ingresaron en el juego de presiones del que resultará la nómina de candidatos a diputados nacionales. De nombres nadie habla, aunque existen tantas combinaciones de nombres como hombres sentados en la mesa de negociación. Certezas por el momento no hay: radicales o macristas desconocen quién será el “ganador” o “perdedor” de la compulsa en término de concesiones. Aunque, no sería el caso de Héctor “La Coneja” Baldassi.
El actual diputado nacional está dispuesto a renovar sus credenciales por cuatro años más. Asoma como el indiscutido para encabezar la boleta, no sólo por la dictadura de las encuestas sino porque lo rodea un aura de consenso entre los integrante de la coalición: UCR, PRO y Frente Cívico. Se sabe que los correligionarios no objetan al ex árbitro internacional, incluso porque si aparece en el escaparate de la lista permite contener algunos asuntos internos en el histórico partido.
Cierto es que esta elección será más sencilla para el retador interno de la actual conducción del PRO Córdoba. Cuando realizó su primer intento electoral, en 2013, el partido fundado por Mauricio Macri aún no estaba instalado y llegó a los comicios con el proceso de armado en pleno desarrollo. Baldassi sorprendió en las urnas y el partido amarillo en Córdoba logró su primer escaño en la Cámara Baja. Más tarde, la provincia casi en su totalidad aportaría la diferencia para que Mauricio Macri se sentara en el Sillón de Rivadavia, poniendo punto final a la gestión de 12 del kirchnerismo.
Pese a que nadie realiza una oferta elevada para disputarle el lugar a Baldassi, el dirigente amarillo ya comenzó a moverse con traje de candidato. La semana pasada encaró una extensa gira por el interior provincial que continuó durante el fin de semana. Río Cuarto, Cosquín, Villa Carlos Paz, fueron algunas de las localidades visitadas. En Córdoba, pasó por el populoso barrio Villa El Libertador para tomar contacto con referentes vecinales.
Probablemente, mañana se concrete una de las reuniones políticas que permitirá a Baldassi dar una mayor formalidad a la incipiente campaña (y también al presunto liderazgo que ostenta dentro de los aspirantes a integrar la lista de diputados). Si no se reprograma, Baldassi y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, conversarán en Buenos Aires sobre los planes de Macri para la elección en Córdoba, la cuna del macrismo en el interior del país.
Los baldassistas no lo dicen, pero esperan que encumbrados hombres nacionales le bajen el perfil al intendente de Jesús María, Gabriel Frizza, quien exige un lugar en el espacio conforme a lo que él considera su aporte al crecimiento del PRO en el territorio.
La jugada de Baldassi es una muestra que el hombre que hizo su carrera en el deporte se siente a gusto en la política. No sólo busca proyectarse, sino también tener voz y voto en los asuntos internos del partido cordobés.
La diferencia salta a la vista con su colegas famosos, Felipe Lábaque y Eduardo Romero, quienes prefieren avocarse a los asunto de gestión. No obstante, no les pesa oficiar de observadores pasivos del próximo turno electoral.



Dejar respuesta