Tapia-Tinelli, round por Bauza

El nuevo presidente de AFA tendrá su primera gran decisión sobre la continuidad del DT de la Selección Argentina. La compulsa es con su aliado por conveniencia, el vice de San Lorenzo, quien respalda al “Patón”.

Por Federico Jelic

tinelli-tapiaAgenda agitada, tiempos complicados, decisiones trascendentes y algunas que se caen por decantación, forman parte del combo de obligaciones que debe cumplir Claudio Tapia a menos de una semana de asumir como presidente de AFA. Más allá de los poderes que le fueron conferidos en la última Asamblea General, el “Chiqui” es consciente de que ahora no tendrá excusas para gobernar, después de la actuación de la Comisión Normalizadora de Armando Pérez.
Y claro, el tema candente en la vieja casona de la calle Viamonte es nada menos que la delicada situación de la Selección Argentina, hoy en zona de repechaje en pos del objetivo hoy sinuoso de llegar a Rusia 2018. Entonces, la reunión que tuvo con Edgardo Bauza para manifestarle que no hay voluntad de parte de la nueva comisión directiva de que continúe en el cargo fue su primera intervención de fuste. Y eso al menos lo distanció un poco de Marcelo Tinelli, colaborador y secretario simbólico de las selecciones nacionales. Claro, el vice de San Lorenzo lo banca al “Patón”. Primer cortocircuito. Pero igual, hasta ahora no hubo anuncios oficiales ni trascendidos. ¿En qué consistió la reunión, entonces?
Habría que analizar o investigar por qué esta reunión entre “Chiqui” y “Patón” no trajo ningún resultado ya que solo dialogaron sobre cuestiones protocolares, cuando es más que vox pópuli la postura de la comisión entrante de interrumpir su contrato al frente del combinado nacional. ¿Qué pasó entre medio? Mientras todos vaticinaban como inminente el despido o la tan famosa “salida consensuada” que nadie nunca creyó, al final no pasó. Bauza se retiró del cónclave portando todavía el cargo de DT oficial del combinado nacional.
No se trata solo de una cuestión monetaria. A pesar de tener minoría en el recuento de votos final, Tinelli tiene mucho que ver. El flamante secretario de las selecciones nacionales (¿Diego Maradona todavía no renunció a su cargo como embajador de FIFA, como había amenazado?) le da su respaldo al “Patón”. Y claro, se entiende porque en su paso por San Lorenzo, Bauza logró la primera copa Libertadores de su historia, que a su vez terminó de erigir a la dirigencia del “Ciclón” como una de las más exitosas de la historia contemporánea.
Por Bauza, Tinelli llegó a conocer al Papa Francisco. Inolvidable aquella gesta en Roma, mejor dicho en el Vaticano, donde una audiencia fue inmortalizada en imágenes con mucho honor. Bergoglio portando la camiseta del club de sus amores, el conductor de Showmatch sonriendo a las cámaras y al lado, el ex Talleres Julio Buffarini, como representante cabal de la obtención del máximo torneo continental, esquivo en las vitrinas del “Ciclón” desde su nacimiento.
Bueno, el “Patón” fue el artífice deportivo, le guste a quien le guste. Además, puso voluntad y cedió dinero en rigor de poder agarrar las riendas de la Selección, rescindiendo su convenio con Sao Paulo de Brasil, y sin poner condiciones económicas de ninguna naturaleza en la negociación.
Esa fue una de las razones por la cual Armando Pérez lo designó para liderar desde el banco de suplentes a Lionel Messi, Ángel Di María y al resto de la tropa en las Eliminatorias, con Rusia 2018 en el horizonte. El tema es que el horizonte está cada vez más lejano y entonces, la nueva cúpula directiva entiende que es el momento de cambiar de timón. Tinelli se opone pero conoce las reglas del juego. No debe existir algo más anti-popular en este momento en Argentina que respaldar a Bauza, como si fuera el único responsable de este temeroso presente deportivo.

Tapia y Sampaoli
Y claro, la demagogia indica que si se despide a Bauza y se contrata al DT del momento (Diego Simeone no, pretende cumplir lo pactado en Atlético de Madrid) Jorge Sampaoli, servirá de paraguas para evitar las dolorosas críticas, además de garantizarse cierto respaldo popular. Algo de gobernabilidad.
La lectura es que Tapia estaría respondiendo a lo que demanda la gente, del hincha argentino en general, ese de paladar fino que no aplaude resultados, que le gusta el fútbol lírico y la estrategia ofensiva. Y que piensa que todos es fracaso si no se sale campeón. Encontró en Sampaoli el espejo de sus ambiciones, como el técnico del momento. En Argentina siempre se aplaudieron las “primaveras” y la demagogia, y entonces suma mucho que se contrate al que viene de salir campeón con Chile en la Copa América 2015 (precisamente batiendo a los albicelestes en la final).
De todas formas, una señal de alerta el paseo que le metió Barcelona el miércoles pasado. 3 a 0 en solo media hora de juego. Igual, es el elegido para ese cargo. Su fútbol vertical, sus métodos innovadores y sus coloridos discursos en las conferencias de prensa son suficientes como para aplaudirlo y ganarse adhesión.
Además, parece que los gallegos no le tienen mucha paciencia. Eliminado de la Champions League, ahora en la cuarta posición en la Liga Española, las autoridades de Sevilla le pidieron enfáticamente al “Zurdo” que oriente su cabeza y se defina de una vez: Sevilla o la Selección Argentina.
¿De cuánto es la rescisión económica para legalizar su salida del club español? Un millón y medio de euros. La misma cláusula hablaba de 5 millones de la misma moneda en agosto pasado, cuando Gerardo Martino dio un paso al costado tras perder la final de la Copa América Centenario 2016 en Estados Unidos.

Anuncio dilatado
Ya dejó de ser un secreto a voces en los pasillos de la calle Viamonte. La semana venidera comunicarán a Bauza que no seguirá dirigiendo a Argentina. Para colmo de males, se ofreció voluntariamente el conductor del último campeonato del mundo obtenido, Carlos Salvador Bilardo. Si el elegido es Sampaoli y la mayoría no lo quiere más al “Patón”, ¿Por qué dilatan innecesariamente un anuncio inminente, conocido, esperado y lógico? Son razones políticas: el “Chiqui” quiere todo el consenso de las bases, evitando arrancar su ciclo en AFA con una decisión que pueda traerle inconvenientes. Por el momento, la única cara recia que encontró en los escritorios es la de Tinelli, hoy su aliado necesario, tras esa confección por conveniencia de la lista oficial. Tinelli no define porque no es miembro del Comité Ejecutivo, pero igual sus impredecibles influencias pueden traerle incómodos momentos y lo sabe perfectamente.
Por lo pronto, el otro frente a resolver es la apelación al duro castigo para Messi. La intención es acompañar al escrito con el descargo de Messi sea en persona en Zurich, en la sede de FIFA, con el objeto de alivianar la dura y desproporcionada sanción de cuatro partidos recibida por maldecir al juez de línea ante Chile. ¿Tapia lo podrá convencer? ¿O para eso está Tinelli? Ahí se puede apreciar la competencia del vice de San Lorenzo, por más que a Maradona no le guste.