Cambiemos no para: UCR y PRO comienzan a negociar la lista

Hoy se reúne la Mesa Provincial de la alianza. La lucha es por el 1 y por la cantidad de diputados para cada uno.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

La mayoría de las principales figuras de la Unión Cívica Radical, del PRO y del Frente Cívico, comenzarán a discutir hoy, oficialmente, la conformación de la lista de candidatos a diputados nacionales de la alianza Cambiemos para la elección de octubre. Sobre la mesa común podrán decirse mucho de lo que ya se han adelantado por los medios y en cafés bilaterales.
La Mesa Provincial de Cambiemos no hace paro, lo cual es lógico, y citó a sus miembros a la primera reunión del tironeo preelectoral, que dará inicio con sonrisas, seguirá con atalonamientos y tensión y, seguramente, terminará con promesas de acercar posiciones la próxima vez.
La tarjeta de invitación le llegó a los radicales Alberto Zapiola, Ramón Mestre, Orlando Arduh y Mario Negri, a los macristas Darío Capitani, Nicolás Massot, Javier Pretto y Gabriel Frizza, y a los juecistas Ernesto Martínez y Daniel Juez.
No hay una agenda de temas escrito con precisión, pero todos quieren hablar de lo mismo: la lista. Seguramente por tratarse del 6 de abril harán consideraciones sobre el resultado del paro y sus efectos en la opinión pública, pero bastante pronto lidiarán con las ambiciones y sus límites.
Los radicales y los macristas plantean que merecen el primer lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales de Cambiemos y tres espacios en los primeros cuatro (que son los que tienen expectativas reales de conseguirse, sobre un total de nueve que le corresponden cada dos años a la provincia de Córdoba en la Cámara Baja).
Desde la UCR argumentarán que en Córdoba nunca fueron invisibles en una elección, lo que les sucedería ahora si la cabeza de la lista, o sea el que tracciona la campaña, es un macrista. Dirán que es incomparable la estructura provincial del radicalismo, que alcanza a cada comuna y garantiza un despliegue territorial clave para cualquier ingeniería electoral, con la del macrismo. Asimismo, los radicales (o casi todos, porque no es un asunto de Negri) abogarán porque Diego Mestre sea el hombre a la cabeza de la lista, como un aperitivo de la aventura gubernamental del actual intendente para el 2019. Y hasta podrán agregar que la Convención Nacional del partido concluyó que el primer lugar de las listas, en cada distrito, le corresponde a la UCR.
Los macristas también tienen sus razones para pretender el primer lugar. Una es muy poderosa: Héctor Baldassi es el aliancista con mejor imagen en todas las encuestas que miden a los precandidatos a diputados nacionales. Y para un macrista no hay nada mejor que una buena encuesta. Pero, además, ellos ven a la elección como un examen de la gestión presidencial, de modo que creen que deben exponerse con un hombre propio, y no tercerizar la cosecha de alientos y reproches en un dirigente de otro partido.
Si en la UCR reclaman tres lugares en los primeros cuatro de la lista, el PRO hace lo mismo. Y tres más tres es seis, lo que vuelve imposible que todos salgan satisfechos. Además, los juecistas -que no tienen para jugar por el número uno después del deslucido intento de su jefe por agitar la anticuada dicotomía “De la Sota vs Juez”- querrán por lo menos ocupar un renglón en el cuarteto inicial.
Esto no se resolverá hoy, por supuesto.
Tampoco, si habrá una lista única o si Cambiemos dirimirá sus diferencias en las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias).
Los radicales quieren la unidad, mientras que los macristas, que hasta imaginan travesuras como listas mixtas con candidatos de ambos partidos -lo cual conduce a imaginar que Diego Mestre debería competir contra el PRO y muchos radicales trasvasados temporariamente, como Oscar Aguad,- promocionan las ventajas de las PASO. En el PRO, quizás se trate de una amenaza, ya que las sutilezas no son la característica predominante de las negociaciones por candidaturas escasas. Igual, así tambalea la mesa.

En Río Cuarto
En Barrio Obrero se presentó ayer la Mesa Cambiemos de la ciudad de Río Cuarto. Hace un par de semanas había sido el turno de la Mesa departamental.
Barrio Obrero fue elegido como sede del evento aliancista porque, explican en Cambiemos, allí el gobierno nacional se comprometió a realizar un plan habitacional por 35 millones de pesos. “El intendente (Juan Manuel) Llamosas preinauguró las obras como propias -se quejan en el trío UCR/PRO/FC-, a pesar de que ya se envió el 25 por ciento del dinero desde la Nación”.

El cierre de listas será el 14 J

El Gobierno oficializó ayer el llamado a elecciones legislativas y estableció que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se realicen el domingo 13 de agosto, mientras que las generales se llevarán a cabo el 22 de octubre.
Entre los fundamentos del Decreto 227/2017, publicado en el Boletín Oficial, se recuerda que este año “finalizan los mandatos de 127 miembros de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y los Senadores de las Provincias de Buenos Aires, Formosa, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan, San Luis y Santa Cruz”.
“El Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas, a través de la Dirección Nacional Electoral, adoptará las medidas necesarias para la organización y realización de los comicios objeto de la presente convocatoria”, agrega la norma en su artículo 4.
Según el cronograma electoral, el próximo 25 de abril es el cierre del padrón provisorio para las PASO, que será publicado el 5 de mayo.
Hasta el 14 de junio habrá tiempo para el reconocimiento de las alianzas electorales que participarán de los comicios, mientras que el 24 de junio vencerá el plazo para la presentación de las listas de precandidatos.
En tanto, el 14 de julio se publicarán oficialmente los padrones definitivos y comenzará formalmente la campaña electoral para las PASO, mientras el inicio de los actos proselitistas para las generales será el 17 de septiembre.



Dejar respuesta