Tándem Juri-Austin va por universidades populares

El rector de la UNC y la diputada radical buscan aprobar una ley nacional que permita crear centros de formación y capacitación en convenio con municipios y sindicatos.

juri-austtinEn los próximos días, la diputada nacional por el radicalismo cordobés, Brenda Austin, presentará en la Cámara Baja del Congreso un proyecto de ley que promueva y reglamente la existencia de las universidades populares.
Austin no está sola en dicha cruzada, ya que cuenta con el completo apoyo de su correligionario y titular de la UNC, Hugo Juri, quien viene promoviendo desde hace años el concepto de universidades populares, y pretende vincularlo con algunos ejes de su gestión al frente de la Casa de Trejo.
El proyecto del tándem Juri-Austin fue puesto expuesto en el foro Argentina 2030 que la Jefatura de Gabinete de la Nación organizó en conjunto con la UNC esta semana. Además, Las universidades populares son vistas con buenos ojos por referentes del radicalismo cordobés, que ve en estos centros de formación continua una oportunidad de vinculación entre sus municipios y el mundo universitario.

Universidades populares
El concepto de universidades populares nació entre fines del siglo XIX, cuando comenzaron a surgir en distintos países de Europa, e inicios del siglo XX, cuando se fundaron las primeras de este tipo en el continente americano, más precisamente en nuestro país.
La evolución de las mismas en Argentina fue in crescendo a lo largo del siglo pasado, en términos cuantitativos y de distribución geográfica, tanto de la mano de organizaciones políticas (especialmente de izquierda) como de asociaciones de la sociedad civil.
En la década de 1960, el presidente Arturo Illia las autorizó oficialmente a usar la denominación de “universidad”, en un acto de reconocimiento posteriormente ignorado por la última dictadura militar, que las bautizó como “Institutos Argentinos de Capacitación”.
Sin embargo, la poca normativa existente para este modelo educativo provocó que instituciones de muy distinto tenor terminasen usando la misma denominación. Por ello, Juri y Austin pretenden ordenar el panorama de las universidades populares y promover su expansión en todas las provincias.
Para esto, los universitarios tienen la mira puesta en el sistema español que desde hace tres décadas ha tenido un desarrollo constante. En particular, los radicales han estudiado el sistema de la comunidad autónoma de Extremadura, región con la que Juri estableció fuertes lazos en su primer paso por el Rectorado de la UNC y su posterior gestión en la cartera educativa nacional.
Allí, el trabajo de las universidades populares está directamente relacionado con la tarea extensionista de las universidades públicas, modelo que Juri y Austin pretenden replicar en Argentina.
Además, de manera análoga a la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (Aupex), el proyecto que presentará Austin contempla la creación de una Red Argentina de Universidades Populares (RAUP).

Gestión y territorio
La radical Austin prestó juramento en su escaño hacia fines de abril del año pasado, tras el deceso de su correligionario Gerardo Bellocq. En los próximos meses se develará si Austin vuelve a formar parte del elenco de candidatos radicales, esta vez dentro de la alianza Cambiemos, para renovar su escaño por cuatro años.
Desde entonces, ha presentado varios proyectos de ley en los que su equipo viene trabajando. Entre otros, la extensión de los días de clases obligatorios a 190 (con media sanción del Congreso), una ley nacional de albinismo, una ley de transparencia en la obra pública y la creación de defensores de la comunidad universitaria en cada casa de altos estudios.
Su experiencia previa como militante universitaria (fue la primera mujer presidenta de la FUC, por Franja Morada) y en educación (fue secretaría de dicha área en la gestión municipal) han marcado el sesgo de muchos de sus proyectos, incluyendo a las universidades populares.
En el caso de Juri, el rector se entusiasma con la posibilidad de implementar su política de reconocimiento de trayectos académicos (créditos) en coordinación con universidades populares.
En concreto, el Rectorado de la UNC ya ha firmado convenios con municipios y sindicatos (incluyendo la CGT Regional Córdoba) y este proyecto podría darles la figura legal para comenzar a dictar capacitación en oficios y competencias en toda la provincia.
Este último punto entusiasma también a muchos dirigentes radicales del interior, que ven en las universidades públicas una oportunidad para potenciar el trabajo territorial de cara a la batalla electoral de 2019.



Dejar respuesta