Grahovac no negocia con paro y UEPC admite desgaste

El ministro de educación se refirió al estado de las conversaciones con el gremio docente y consideró que los paros fueron inoportunos. Sostuvo que la negociación se reanudaría el lunes. Juan Monserrat admitió que existe fatiga entre sus representados.

Por Marcos Duarte

uepc-paroEn este año arrancamos el dialogo y después de la primera reunión ya teníamos paro de 48Hs”, sostuvo el titular de la cartera educativa del gobierno provincial para graficar el diagnóstico oficial sobre el conflicto docente.
Sin estridencias, Walter Grahovac cumplió a rajatabla la máxima proveniente del El Panal: no se negocia con paros convocados. De nada valieron los malabares conceptuales de la dirigencia sindical que sostuvo que las huelgas convocadas eran “nacionales” para intentar profundizar la discusión salarial sin poner en debate la adhesión a las medidas de fuerza.
“No es así como se discute, no ha sido así en otras oportunidades siempre hemos aprovechado al máximo las instancias de diálogo” sostuvo el ministro apuntando a la dirigencia de los sindicatos docentes. Además, comparó la situación actual con la de años anteriores: “la virulencia de las acciones que no son propias de las relaciones que hemos tenido en Córdoba. Siempre hemos agotado primero las instancias de diálogo hasta las medidas de fuerza, en este caso es lo contrario” afirmó.
“Ojalá después de esta medida (el paro de martes y miércoles) acordemos una reunión. Pero esto no es una decisión unilateral nuestra, sino que se trata de llegar a un acuerdo” continuó Grahovac. Sugirió que la instancia tendría lugar el lunes próximo ya que la dirigencia sindical tiene prevista su asistencia a una marcha en la Ciudad de Buenos Aires.
Luego ponderó la propuesta oficial y deslizó que la negativa rotunda de los gremios tiene motivaciones de índole política. “No es cierto que no hay una propuesta, lo que pasa es que no tuvo un desarrollo porque no tenemos oportunidad ni tiempo para hacerlo” afirmó responsabilizando a los gremios por las interrupciones del diálogo.
El acuerdo alcanzado con el Sindicato de Empleados Públicos a partir de un ofrecimiento idéntico al que se realizó a los docentes, fortaleció al gobierno provincial en la negociación con UEPC. Con ese activo piensan retomar la discusión.
“Ofrecemos pagar un adelanto de inflación, creemos que no es malo” afirmó el ministro en referencia a la posición del gobierno provincial y luego delimitó los márgenes de negociación a los incrementos acordados con el resto de los estatales. Por otro lado, se mostró firme en los límites a las pretensiones sindicales: “No hay tantas posibilidades, la provincia tiene su política salarial para todos sus empleados” sostuvo.
Este punto no parece ser menor para la estrategia del ejecutivo provincial. Si bien admiten alguna flexibilidad en función de darle un corte al conflicto, los voceros oficiales no están dispuestos a consagrar excepcionalidades en la discusión con los gremios docentes.
Esta decisión tiene que ver centralmente con la salud de las cuentas públicas en la provincia, pero también hace a la política que pretende establecer Juan Schiaretti en su relación con los sectores sindicales. Cualquier concesión extraordinaria motivada en la intensidad de las medidas de fuerza podría ser un incentivo a incrementar la conflictividad social en Córdoba.
La apuesta del gobierno provincial tiene que ver con lo que, según sus cálculos, es un notable desgaste en la protesta que fogonea la UEPC. El ejecutivo estima que la adhesión a la jornada de paro realizada el día de ayer no alcanzó al 20% del personal docente.
Además, hacen una evaluación política del desarrollo del conflicto. En la lectura oficial, el paro de la UEPC tiene más que ver con la beligerancia de los sectores más ligados al kirchnerismo que con un desacuerdo en los números. Es por esto que Grahovac sostiene que “la cuestión nacional” incidió en la realidad provincial.
Por el lado sindical parece aflorar un reconocimiento del declive en la intensidad de la medida de fuerza. En línea con Roberto Baradel, titular de SUTEBA y principal referente del conflicto, Juan Monserrat afirmó que están evaluando medidas alternativas de protesta con los alumnos en las escuelas.
“Hay mucha fatiga entre los docentes. Pero vamos sumando voluntades para derrotar una de las facetas que tiene el plan de ajuste, que es quitarle la ciudadanía argentina al derecho social a la educación” afirmó el titular de UEPC en el día de ayer mientras asistía al capítulo local de la llamada “Marcha Federal Educativa” que culmina hoy en la Ciudad de Buenos Aires.
Con respecto al acuerdo del gobierno provincial con el SEP, se mostró parco y solo hizo una declaración de compromiso: “Nosotros somos muy respetuosos en las decisiones que toma otro sindicato”.
Finalmente, tuvo algunas declaraciones en torno a las demandas concretas que, en su opinión, justifican los días de paro. “A nivel nacional hay que convocar a la paritaria nacional y a nivel provincial, con la convocatoria que tenemos en Córdoba, cumplir con lo que tiene que cumplir”. La críptica alusión parece dirigirse a las cuotas del blanqueo de material didáctico y el aumento del adicional por categoría que, según UEPC, el gobierno provincial adeuda. Esto podría ser la clave del acuerdo.