Franceschi, elegido por Pérez para suceder a Pérez

Armando Pérez, presidente de Belgrano, confirmó los comicios en el club para el 29 de abril, además de ponderar a Jorge Franceschi como candidato del oficialismo. Antes de esa fecha, habrá un clásico contra Talleres. Razones de dicha designación.

Por Federico Jelic

A la salida de la cancha de Instituto, en la zona mixta, Armando Pérez caminaba contento y sonriente tras la victoria 2 a 0 sobre Racing Club. Portaba una camisa celeste claro, a tono con la situación, en el aniversario 112 de la fundación del club de Alberdi. Más allá de las preguntas lógicas de fútbol y sobre el futuro, lo más trascendente fue cuando dejó subrayado el título más importante en lo institucional. “Las elecciones en Belgrano se van a realizar el 29 de abril, está confirmado”, refrendó, abriendo un par de interrogantes con relación a otros detalles.
Lo que no se escapó y lo que tampoco quiso obviar es a su “bendecido” para dicha función, por parte del oficialismo. Quien encabezará la lista oficial es quien se presumía en la antesala: Jorge Franceschi, actual vicepresidente del “Pirata”. Casi por imposición y decreto, la “Torta” tuvo que aceptar la postulación que le fue asignada, sin chistar, por la lista de “Resurgir Celeste”.

Clima electoral en Alta Córdoba
Contexto ideal. Armando Pérez, titular de Belgrano y de la Comisión Normalizadora de AFA, continuaba su caminata estilo paseo por los pasillos de Alta Córdoba con autoridad y también con signos de buen humor. Posaba para fotos, emitía declaraciones en alguna radio cuyo intrépido cronista se animaba a buscarlo a pesar de no ser muy amigo de hablar en la previa. Sonreía y no mostraba muchos signos de preocupación, sin saber que su equipo ganaría. Caso contrario, quizás la reacción hubiera sido diferente.
En uno de los que pueden ser sus últimos actos políticos, fue homenajeado por el presidente de Instituto, Gastón Defagot, con una plaqueta, por el cumpleaños 112 del “Pirata”, antes del partido, bajo el aplauso de los presentes, pintando de celeste las tribunas en un escenario albirrojo. Eso marca la buena sintonía entre ambos: Defagot nunca se plegó a huelgas con los del ascenso, y solo le cobró 250 mil pesos de alquiler por su localía.
En la platea baja, Juan Carlos Olave se convertía en un hincha más, acompañando a sus ex compañeros, a pesar de que meses atrás era capitán del equipo.
En este mes se esperaba una nueva celebración de la asamblea ordinaria de socios en donde estaba previsto que se oficializara el candidato, además de otro orden del día que tienen que ver con aspectos netamente institucionales. Pérez aprovechó esta movida y también la victoria ante Racing (cinco meses sin ganar era la racha maléfica del celeste) para anunciar lo que todos estaban esperando con ansiedad. Para esa fecha, directamente habrá comicios.
El estatuto de Belgrano indica en su artículo 49, inciso B, que en dicha asamblea habrá que “Resolver sobre balances, inventarios y memoria de la Comisión Directiva y el informe de la Comisión Fiscalizadora correspondientes al ejercicio económico social, comprendido entre el primero de enero y el treinta y uno de diciembre, los que deberán estar a disposición de los socios con 15 días hábiles antes de la Asamblea”, en el caso de las que son ordinarias. Las extraordinarias requieren voluntad de la comisión o por una solicitud de no menos de sesenta socios. Entonces, para estos días o mitad de abril debería estar este informe por parte de la dirigencia, porque la fecha fijada para ir a las urnas es el 29 de abril, como anunció Pérez en Alta Córdoba.

Franceschi, el sucesor
“No va a haber muchas sorpresas, el candidato a presidente va a ser Franceschi”, comentó Pérez. Los vaticinios no fallaron. Es uno de sus hombres de máxima confianza en la toma de decisiones, miembro permanente de su círculo íntimo dentro del seno de la comisión directiva. Desde que el propio empresario de los cosméticos entendió que no podría apostar a una nueva reelección (el estatuto solo permite una, salvo que haya modificación en el artículo puntual con Asamblea Extraordinaria) empezó a perfilar un sucesor. Desgastado por la crisis de AFA, visiblemente deteriorado en su salud y ya con casi 12 años al frente de Belgrano entre gerenciamiento y club social, no vio con malos ojos salir un poco del ruego en función de dar espacio a sus nuevas generaciones. Pero ojo, tan lejos no se va a ir, a pesar de que no podrá estar en la lista oficial, seguro que alguna participación tendrá. Se cae de maduro.
Más allá de eso, solo había dos opciones claras y serias para ser presidente de Belgrano del lado del oficialismo: Jorge Franceschi y Abraham Rufail, los vices actuales. Formaron en esta “década ganada” un triunvirato fiel e incondicional, siempre respetando a Pérez a la cabeza, como líder supremo. Hubo desgastes y roces como en todos los ámbitos, donde la convivencia no cuenta con la tolerancia a flor de piel, de acuerdo a los momentos, y sobre todo, cuando los resultados deportivos no acompañan.
Más allá de eso, la figura de Franceschi (también le dicen la “Torta”) prevaleció sobre el “Turco” para ese cargo, a pesar de no estar siempre involucrado en las cuestiones deportivas. Al contrario, su aporte en la gestión tuvo que ver con los aspectos administrativos e institucionales. Pérez le fue tajante en una reunión privada: “El candidato a presidente vas a ser vos, o vos, o sino vos”. Sin opción a elegir, el actual vice se acogió a la voluntad de Pérez.
¿Y Rufail? Algunos rumores indican que no sería vicepresidente, e incluso que no estaría en la lista. El año pasado mantuvo una manifiesta pelea con el propio presidente, puso su renuncia a consideración de la comisión directiva, solicitando además 45 días en carácter de licencia. Después habrán limado asperezas o vaya uno a saber, Pérez no permitió su salida. Tenía mucho más para perder que para ganar sin el “Turco” en su bloque. Representa un escudo demasiado impenetrable en la opinión pública y en lo mediático. Igual, no se sabe con certeza su futuro político.



Para abril con un clásico
Para el 29 de abril falta poco menos de un mes, es decir, cuatro partidos del fixture, pero uno sobre todo, es fundamental. Su resultado puede llegar a influir en el ánimo del sufragante, del socio temperamental, que no se banca la campaña actual y que pide renuncia de todos. De esos hay en todos lados, tanto en la tribuna caliente como en la cancha.
Resulta que el primer clásico con Talleres, desde que vuelven a unirse sus destinos en Primera División después de 15 años, está programado para el 16 de abril, es decir, dos semanas antes de los escrutinios. El restante derby será ya con nuevas autoridades, para mayo. ¿Cuánto puede influir un resultado positivo o negativo contra el más acérrimo rival?
Vale recordar que siempre Pérez evitó jugar amistosos contra el albiazul. Lo hizo excepcionalmente cuando fue obligado por el Gobierno de Córdoba. Razones políticas. Es decir, siempre entendió que hay más para perder que para ganar. En este contexto, ¿Podría influir en la decisión de un votante?
Las gestiones no deberían ser calificadas solamente por el proyecto deportivo, pero se trata de un ambiente tan pasional y tan político en muchos casos, que para muchos es mejor tomar recaudos en ese sentido. Por lo pronto, el oficialismo ya mostró las cartas: elecciones el 29 de abril. Y Franceschi, el elegido por Pérez para continuar el legado de Pérez.



Dejar respuesta