UTA habilita elección de delegados como test de clima interno

El próximo jueves, los choferes de Autobuses Córdoba elegirán a sus nuevos representantes. Habrá media docena de listas. La cúpula sindical espera que los activistas aprovechen la nueva oportunidad para legitimarse y adaptarse al nuevo orden.

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

utaEl delegado que no respete el estatuto de la UTA seguirá la suerte del removido secretario general, Ricardo Salerno”. La sentencia fue pronunciada por una influyente fuente de la cúpula sindical que reporta a la central nacional de los choferes, segundos después de confirmar la elección de delegados en la empresa de transporte Autobuses Córdoba.
El jueves 23 de marzo, 697 choferes estarán habilitados para elegir a su nuevo cuerpo de representantes. Los aspirantes están avisados: el acto eleccionario y su comportamiento futuro deberá ajustarse al nuevo orden.
El interventor Luis Arcando habilitó la compulsa electoral que tendrá sus siguientes capítulos en Ersa los últimos días de marzo; y en Tamse, en abril. Será un test del clima interno de la delegación cordobesa, pero también una oportunidad para que los dirigentes que deseen comenzar o continuar en la política interna del gremio logren legitimarse en base al respeto de las reglas del organismo, pero también en función de un trabajo mancomunado con la conducción general en pro de los derechos de los trabajadores.
Pero como aún reina la desconfianza en la triada compuesta por interventores, delegados y bases, se optó por acotar a su mínima expresión los tiempos electorales. Una semana debería ser suficiente para desplegar la campaña en la empresa que el grupo empresario encabezado por Agustín Rossi cedió al directorio de la correntina Ersa. La decisión de los cabecillas de UTA Córdoba respondió a la necesidad de evitar choques internos o demostraciones de fuerza que se traduzcan en asambleas o paros.
El pasado reciente impregna de lógica la determinación. Basta con repasar las acciones proselitistas en épocas de Alfredo “Cuchillo” Peñaloza o el propio Salerno. Los usuarios terminaban siendo rehenes de una compulsa sectorial que les era totalmente ajena.
La cantidad de postulantes para representar a una dotación de empleados relativamente chica –si se la compara con la plantilla de personal de las otras prestadoras- es un recordatorio de la atomización política de un sindicato que perdió su norte y su autonomía, en virtud de malos manejos internos y paros salvajes que desprestigiaron la institución, haciéndose acreedores de la condena social.
Si bien resta esperar la oficialización de listas este lunes, al momento existe media docena de agrupaciones de candidatos dispuesta a ganar la representación de las bases. Claudio Tórtolo, Pablo Farías, Jorge Pineda, Ariel Juárez, Martín Avendaño y Marín, serían los cabecillas de las papeletas que se medirán en las urnas.
Teniendo en cuenta la polarización electoral y el pequeño padrón electoral (comúnmente, participa sólo un 70 por ciento de los choferes en condiciones de votar), la lista ganadora no será representativa de las bases. En un contexto de descontrol, el pronóstico no sería favorable. Lo cierto es que desde la remoción de la mayor parte de la cúpula que asumió en enero de 2015 y el desembarco de hombres de confianza del mandamás de la UTA Nacional, Roberto Fernández, redundó en un ordenamiento de la cadena de mandos.
La elección en Autobuses Córdoba será una prueba piloto para Arcando. Si los comicios se realizan sin sobresaltos, será el turno en Ersa, donde Alfredo “Cuchillo” Peñaloza ya está moviendo sus piezas, deseoso de recuperar el protagonismo que perdió por 66 votos una noche de noviembre de 2014.



No hay comentarios

Dejar respuesta