Maradona-Tinelli, nuevo round

El astro mundial sigue disparando munición gruesa contra el conductor de TV, ahora a cargo de las Selecciones Nacionales, puesto al que siempre aspiró el 10. Lo tildó de “traidor”. Y sabe además que es el inminente presidente de la Superliga.

Por Federico Jelic

tinelli-maradona¿Se acuerdan de aquellos partidos de Maradona en Fútbol 5, los domingos  a la noche, en “Ritmo de la noche”? El primer equipo que le dio cobijo al astro tras su sanción por antidoping en Italia fue precisamente el ciclo televisivo que consagró a Marcelo Tinelli. Un torneo entre programas de TV de Telefé, como “Brigada Cola”, “Jugate conmigo” y los “Benvenuto” por ejemplo, por puntos y por fecha, cada equipo acompañado de alguna figura, como por ejemplo Claudio García, Norberto Alonso, etc.
Bueno, de aquella relación no queda nada. Maradona tiene un encono personal con el ahora vice de San Lorenzo, por razones políticas a nivel AFA y FIFA, y cada vez que tiene oportunidad ante un micrófono, lo denosta con crueldad. Antes, en la TV, en horario pico de los domingos, ya con “Videomatch” al tope del rating nacional, era frecuente alguna visita, alguna cámara cómplice, algún sketch desopilante, pero en la actualidad, lejos del terreno de la cordialidad y la armonía, intercambian munición gruesa. Pero a decir verdad, es el Diego de la gente quien lo ataca sistemáticamente, aprovechando ahora su traje de embajador de  la FIFA. Y como no podía faltar, cuestionó al “Cabezón” por su nuevo rol de Secretario de Selecciones en AFA. Cualquier motivo es bueno para el fuego cruzado.

De amigo a traidor
Maradona aparece ahora portando cierta credencial de ética y moral, con su nueva investidura otorgada por parte del presidente de FIFA, Gianni Infantino. Es el embajador del ente mundial del fútbol, responsabilidad que le fue conferida sin licitación, solo con su prestigio como futbolistas y como aliado de la pelota en contra de las corporaciones. Algo contradictorio, pero al sucesor de Joseph Blatter le sirve y mucho. A Maradona también.
La cuestión es que la situación de AFA disparó un nuevo foco de conflicto. Está claro que, en busca de cierta gobernabilidad y “pax romana”, el futuro e inminente presidente de AFA Claudio Tapia, en el contexto de una tregua, le ofreció al presidente de River Plate Rodolfo D’Onofrio la vicepresidente en su lista, pero en la misma candidatura que lo proclamará oficialmente el 29 del corriente, no podía dejar afuera a Tinelli. No era conveniente.
El vice de San Lorenzo, quien ya dejó de mostrar apetencias de ser conductor de la casona de la calle Viamonte después del bochornoso y frustrante empate en 38 con 75 asambleístas, en las elecciones de 2015 cuando competía con Luis Segura, ahora mostró otro perfil. Pero, sin embargo, nunca abandonó el barco del todo.
El “Chiqui” le concedió directamente la Secretaría de las Selecciones Nacionales, cargo que ocupaba anteriormente el presidente de San Martín de San Juan, Jorge Miadosqui y su antecesor era nada menos que Carlos Salvador Bilardo. Maradona recogió el guante, se la dejaron picando. Y desde Corea del Sur, donde fue invitado a participar del sorteo del mundial Sub 20, repartió balas para el vice de San Lorenzo.
“Me enteré que hay gente nueva que asumió el cargo sin que lo nombrara el presidente de la AFA. ¿Las elecciones no eran el 29 de marzo? Este señor (por Tinelli) arrancó con las reuniones y llamados por su cuenta. ¿Ese es el cambio que piden en la AFA? ¿Esa es la organización? ¿Cortarse solo y hacer la tuya dejando de lado a tu gente?”, expresó el astro, en referencia a la reunión que mantuvo Tinelli con el DT de la Selección Mayor Edgardo Bauza. Se conocen desde el paso del “Patón” por San Lorenzo.
“El cholulaje y las ganas de estar cerca de los jugadores de este personaje hacen que deje tirados a sus aliados. Es lógico, el que traiciona una vez, traiciona siempre”, siguió fustigando el ídolo mundial. Inteligentemente, en respuesta a esa grave acusación, el conductor de “Showmatch” optó por el silencio.

Resabios de AFA
En realidad, esto es una prolongación de aquella disputa a mediados de 2016, ya con AFA en medio del polvorín, y con una Comisión Normalizadora dando sus primeros pasos. Maradona llegó de parte de FIFA a la calle Viamonte, pidiendo una auditoría, buscando culpables y a su vez posicionando su imagen en algún cargo, como secretario de selecciones (el que ahora “detenta” Tinelli, según su óptica) o donde sea.
Luis Segura acababa de renunciar a su cargo y todo era mucho más que caos. Y Maradona aprovechó que el “Cabezón” podía ser un potencial enemigo o amenaza, y no tardó en lanzarle epítetos: “Con él estoy como el culo. Él me carga por televisión. Eso me hincha las bolas. Lleva a mi ex y ahora lleva a mi hijo. Me quiere tocar el culo pero no llega. ¿Sabes por qué? Porque a este gil le di de comer”, exclamó “El Diez”, mezclando relaciones personales con laborales. Todos en la bolsa. En el mismo lodo, todos manoseados, diría Santos Discépolo. Claro, se refería a la invitación a Rocío Oliva para ir a Showmatch. Diego no distingue de flancos a la hora de atacar.
Y continuó con su diatriba: “Por tener más rating que tenga, Tinelli es capaz de tirarse de un cuarto piso. El tiene problemas conmigo, no yo con él. Creo que la AFA le queda grande a Tinelli. Me gustaría que el presidente de AFA sea un dirigente que no haya robado. Todos los dirigentes que están ahora estuvieron al lado de Grondona y saben lo que robó. Infantino me dio la libertad absoluta para que hable con los dirigentes y salvar al fútbol argentino”. Su papel de salvador no podía faltar: esa es su arma fundamental, en función de contrarrestar algunos exabruptos que le trajeron más problemas que empatías.

La Superliga de Tinelli
Está claro que tras el pacto Tapia-Tinelli, la división es clara, como en la “Guerra Fría”: AFA para el “Chiqui”, Superliga para el vice de San Lorenzo. Estará a cargo de las Selecciones Nacionales solo como para que el vínculo entre ambos organismos (serán independientes y autárquicos entre sí) sea cordial, aunque necesita esta última la aprobación en parte del ente madre del fútbol argentino. Fue Daniel Angelici, presidente de Boca, quien acercó al conductor de TV a esta paz tensa y armónica, tras los riesgos de desafiliación por parte de FIFA. Maradona es testigo a la distancia de estos tejes y manejes y se sulfura. Pero no ve en Tapia algún potencial problema. En cambio, en Tinelli encuentra un bastión importante. Por eso, lo sale a buscar. Esta vez, el twitter del “cabezón” figura con el timeline en blanco. La mesura lo acompaña. Se siente ganador en esta disputa política y no quiere que ni el mejor jugador de todos los tiempos le arrebate su privilegiada posición.



No hay comentarios

Dejar respuesta