Banda sonora de las retretas

Los diarios de época permiten reconstruir parcialmente los programas que ejecutaba la banda local en las plazas y paseos de fines del siglo 19.



Por Víctor Ramés
[email protected]

Lo que tocaban las viejas bandas en el Paseo.

La presencia de las bandas de música que animaron el aire de la ciudad, con mayor asiduidad los días de clima amable de primavera o verano, ya ha sido indicada en esta página. Es importante para los lectores contemporáneos -que muchas veces no pueden defenderse de la invasión de música reproducida en todas partes- hacer un esfuerzo para imaginar una ciudad donde ésta sonaba sólo de tanto en tanto, motivando por eso mismo disputas por la presencia de la banda en tal o cual paseo o plaza, como únicas ocasiones públicas donde se podía oír música fuera de las salas de teatro. La música era apetecida y formaba parte de los atractivos de aquellos encuentros sociales, adonde se concurría a “tomar el fresco” luego de una jornada ardorosa, a cruzarse y encontrarse con conocidos, a ejercitar los jóvenes y las jóvenes las primicias del galanteo y las “inspecciones eróticas” que menciona algún cronista. Eran ocasiones, según el mismo redactor de un periódico, donde “las niñas que paseaban por la plaza eran encantadoras, los mozos galantes y las suegras incómodas”.
La música de estos conjuntos sonaba por supuesto también en actos oficiales, en festividades patrióticas, en ceremonias públicas, en las que era posible escuchar los vientos y la percusión (tubas, trompetas, trombones, flautas, clarinetes, saxofones, fagotes, tambores, platillos y bombos).
En relación al repertorio que llevaban consigo las bandas a dichos encuentros, los periódicos cordobeses permiten conocer un poco más sobre esos sones tan pronto disipados por el viento y por el tiempo. A través de información salpicada en las páginas periodísticas, es posible saber que a veces la banda tocaba una que otra pieza original de compositores locales, de los que en contadas oportunidades se conocía el nombre. Por ejemplo en esta breve mención de 1876: “Esta noche en la retreta, la primera pieza que ejecutará la Banda va a ser El Porvenir, magnífico pasodoble trabajado por el Sr. Amavet”, u otra que se refiere a “la bonita mazurka del señor Amavet”, ambas referidas a un compositor de quien trascendieron otras piezas de interés, y que fue director de la banda de Córdoba. También se puede deducir la autoría local a partir del título de algunas piezas, como las que menciona en 1872 el diario El Progreso: “Introducción y valze, obligado de cornetín, «una tarde en el Paseo»”, o bien “«Las delicias del paseo Sobremonte»”; o esta otra: “Introducción y valze, «una noche de luna en el Lago Sobremonte»”.
Durante la Exposición Nacional de Córdoba, cuando ésta estaba próxima a concluir en 1872, según ya fue anotado en un artículo anterior, sonaron dos bandas en la ciudad para cubrir los actos que multiplicaba el gran evento. Allí, El Progreso hacía mención a “las dulces melodías de las óperas de los grandes maestros”, anunciando de esa manera otra fuente principal de repertorio para las bandas. Precisamente el mencionado diario franquea muy buena información durante algunas semanas de enero y febrero de 1872, de las piezas que serían ejecutadas en las sucesivas retretas en el Paseo, a partir de una hoja semanal que seguramente recibía del organismo. La transcripción de aquellos programas permite confirmar al detalle la presencia determinante, en el repertorio de esa época, de una música originada en partes de ópera arregladas para banda.
Esto señalaba el acercamiento –o la división- entre la música de concierto y la “música popular”, ya que trasladaba a un formato portable a los lugares de esparcimiento público fragmentos que habían sido compuestos para el gran teatro y la gran puesta lírica, y que seguramente los propios maestros de la banda adaptaban para dotar de música variada el desempeño de conjunto de vientos y percusión. Incluso figuran en esos listados varias melodías de arias de ópera cuya parte vocal era asignada a un instrumento cantante de la banda. En la mayoría de las ocasiones se trataba de la reducción de secciones operísticas instrumentales a un formato más reducido.
Así queda ilustrado el arco del repertorio en 1872, en la muestra de diferentes obras incluidas en una cita de El Progreso, del “Programa de las piezas que ejecutará la Banda en la retreta del día 6 de enero”. En esta como en otras citas, es inevitable pasar por alto algunos errores, datos perdidos o desconocidos:
“1° Gran marcha, La gratitud.
2° Fantasía de la Opera, Sonámbula, de Bellini.
3° Introducción y Valze, obligado de cornetín, una tarde en el Paseo.
4° Scena Aria y Coro de Sgherri, de la Ópera, Lombardi, de Verdi.
5° Gran fantasía de la Ópera, Il Trovatore, de Verdi.
6° Scena y Aria de la Ópera L’Ebreo en Ferrara, de Mercadante.
7° Mazurka Ermione.
8° Paso doble, Faraon.”

Así transcribe El Progreso el programa de la retreta del 13 de enero de 1872:
“1° Gran Marcha Triunfal, Céres.
2° Gran Fantasía de la ópera Luisa Miller, de Verdi.
3° Introducción y vals, vigarolo.
4° Cavatina obligada de flauta, de la ópera, Barbero de Sevilla, de Rossini.
5° Gran duetto, de la ópera, I dui fóscari, de Verdi.
6° Duetto de Tenor y tible, de la ópera, Los mártires, de Donizetti.
7° Mazurka, Helma.
8° Paso doble, passe partout.”
Y en la cita que sigue, la del 2 de febrero:
“1° Gran marcha «Diana»
2° Gran fantasía de la ópera “Anna Bolena” de Donizetti.
3° Introducción y walse «Las delicias del paseo Sobremonte».
4° Gran sinfonía de la ópera «Nabucodonosor» de Verdi.
5° Gran fantasía concertante de clarinete de la ópera «Lucrecia Borgia» de Donizetti.
6° Gran Fantasía concertante de barítono de Devasini.
7° Mazurka «Florentina»
8° Paso doble «Los granaderos»”.

Para no sobreabundar con citas, se pueden mencionar otras obras que ejemplifican el repertorio, como “Gran Marcha la exposición Argentina”, “Gran Duetto, de la Zarzuela Juramento, de Gastambide”, “Introducción y wals Los ruiseñores, dedicado a las bellas cordobesas”; o “Cavatina obligada de flauta, de la ópera Barbero de Sevilla, de Rossini”; “Mazurka Florentina”, “Paso doble Los granaderos”, o “Paso doble Las bayonetas de los turcos”.



Dejar respuesta