Olguismo denuncia pacto electoral De la Sota-Siciliano

Aseguran que hay un acuerdo político entre el ex mandatario provincial y el ex concejal para sacar a Riutort de la contienda municipal en 2019.

Por Yanina Soria
ysoria@diarioalfil.com.ar

concejo-olguismo-llarena
Martín Llarena, presidente del bloque Fuerza de la Gente.

La novela política dentro del peronismo cordobés promete varios capítulos en este año electoral. Claro está que el horizonte de las estrategias y jugadas trasciende las legislativas de octubre próximo y el objetivo es, en realidad, 2019. Y si bien hasta entonces pasará mucha agua bajo el puente, las negociaciones y pujas ya comenzaron.
En Capital, el olguismo dio la señal de largada cuando a finales del año pasado trasparentó la fractura dentro del espacio. Olga Riutiort apartó de la presidencia del bloque de concejales Fuerza de la Gente a su hija, Victoria Flores, por trabajar activamente junto a su marido, Miguel Siciliano, en la carrera por la precandidatura a la intendencia de la ciudad. El ex alfil olguista rompió con su suegra cuando le planteó la necesidad de un recambio generacional dentro del sector que integra hace más de una década y se colocó como su rival en la contienda hacia el Palacio 6 de Julio. Aspiración que Riutort dijo tener por “vocación para gobernar la ciudad”.
“Esperamos que ella nos acompañe”, señaló Siciliano ante los suyos a lo que del otro lado le respondieron: “Olga jugará como protagonista y no como actriz de reparto”. Claro, tras la paliza electoral de 2015 la ex edila reconoció que fue un error político haber dinamitado sus votos como resultado de la epopeya encarada con Luis Juez. Desde su entorno aseguran que, después de eso y sin ostentar un cargo público, la dirigente mide hoy 20 puntos por lo que “no necesita acompañar a nadie”.
Pero volviendo a la actualidad, el titular de la Fundación Pensando Córdoba -la plataforma institucional desde donde Siciliano construye políticamente- busca aterrizar dentro del PJ oficial y no descartó jugar dentro del peronismo en la próxima parada electoral con miras claro está al 2019. Y al respecto, el olguismo ya tienen su propia teoría: aseguran que se trata de una nueva maniobra del ex gobernador José Manuel de la Sota para evitar que su ex esposa compita en los comicios municipales. El vector para lograrlo es Siciliano, dicen.
Concretamente denuncian un pacto político entre ambos; un lugar en la boleta de octubre para el joven dirigente a cambio de soslayar a Riutort en la puja electoral dentro de dos años.
Vale recordar que esta acusación al PJ cordobés tiene dos antecedentes idénticos que, casualmente, también lo tuvieron a Siciliano como principal denunciador. Primero en 2011 y luego en 2015 cuando desde el riutorismo sostuvieron que existía un acuerdo electoral entre el PJ y la UCR para que Ramón Mestre se quede con la capital cordobesa.

El nuevo alfil
Hasta ahora Martín Llarena, presidente del bloque olguista en el Concejo, había sido el encargado de poner paños fríos a la situación y de mantener la armonía política dentro del espacio en el recinto capitalino. Sin embargo, el ex vocal del Tribunal de Cuentas salió a respaldar a la dirigente y a marcar diferencias con Siciliano con quien reconoce tener “una muy buena relación”.
“Quiero dejar en claro que estoy de acuerdo con la renovación de la política pero no coincido que necesariamente deba ser desde lo generacional. Creo que nos debemos un debate para que el recambio sea de actitudes, ideas y valores, eso nada tiene que ver con las edades de los dirigentes”, aclaró Llarena.
El abogado y contador consideró que el escenario del peronismo cordobés de cara al 2019 será distinto al de los últimos años. “Los intereses políticos cambiaron y en dos años ya no van a poder separar las elecciones provinciales de las municipales. Por eso Olga sigue representando un problema para De la Sota, sigue siendo la dirigente peronista que puede suceder a Mestre”, agregó.



2 Comentarios

Dejar respuesta