Ecos tucumanos de la “gesta” juecista

El informante juecista estaba insistente. Cada 15 minutos, una llamada al teléfono del periodista. Finalmente, éste se decidió a devolverle la llamada.

El informante juecista estaba insistente. Cada 15 minutos, una llamada al teléfono del periodista. Finalmente, éste se decidió a devolverle la llamada.

Periodista: Estimado, ¿cómo le va? Veo que tenía una urgencia.

Informante Juecista: No me relaje, amigo, que cuando no le doy la información fresca, se termina ofendiendo.

P.: Por favor, nunca más rechazaré sus llamadas, pero prosiga y cuénteme qué novedades tiene… ¿su jefe volvió a mandarse una de las suyas?

I.J.: El compañero Luis (Juez, embajador en Ecuador) ha estado tranquilo, hizo lo que correspondía la semana pasada, y ahora continúa con su trabajo.

P.: ¿Entonces?

I.J.: Sin embargo, seguimos teniendo repercusiones de sus acciones.

P.: ¿Otra vez? A ver, cuénteme.

I.J.: Hoy sesiona la Legislatura tucumana…

P.: Ajá, ¿y?

I.J.: “Luisito” va a ser declarado personaje ilustre de la provincia, por toda su ayuda a Atlético Tucumán.

P.:¿No le parece mucho?

I.J.: Los tucumanos están orgullosos y agradecidos con Juez, está bien que así lo expresen.

P.: Entiendo. Bueno, cuando el embajador reciba su premio podrá aprovechar el trámite.

I.J.: ¿Qué trámite?

P.: De cambio de domicilio. Me parece que allí puede tener más chances de ser candidato.

I.J.: ¡Pero no me tome el pelo!



Dejar respuesta