Topada por reciclar la basura entre cinco grandes

Urbaser, Solvi-Caputo, Veolia, Cotreco y Roggio.

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

basuraFinalizada la precalificación que prácticamente sortearon todos los grupos potencialmente oferentes, se abre ahora el tramo final de la licitación que deberá terminar, primero, en la presentación formal de ofertas económicas y técnicas y, después, en la adjudicación del procesamiento de reciclado de la basura que generan la ciudad de Córdoba y otras 14 localidades de la provincia. Se trata del mayor negocio que generará la Municipalidad capitalina que se tenga memoria. Formalmente, es un ente intermunicipal el que licita y adjudica, y que está integrado por 15 municipios, pero es la administración de Ramón Javier Mestre la que tiene la llave de la decisión: el 51% de las acciones de CORMECOR. (Hasta podría decirse que se trata de una mayoría un tanto exigua si se tiene en cuenta que la ciudad de Córdoba genera 1.700 toneladas diarias de basura y los otros municipios sólo aportarán un 6% adicional a ese volumen).
Es por ser un ente supramunicipal que la adjudicación será por 30 años, ya que ni la Carta Orgánica de Córdoba, de los otros municipios que la integran, ni tampoco la Ley Orgánica Municipal permiten ir más allá de un contrato de 10 o 12 años, en el mejor de los casos. Las razones invocadas son que el negocio es de escala y, en la misma línea, las inversiones necesarias obligan a plazos largos de amortización. (Algo parecido a lo que sucedió cuando en los ’90 la Provincia licitó y adjudicó la potabilización y distribución del agua en Capital, servicio no transferido a la Municipalidad de Córdoba por esa razón, como sí sucedió con el cloacal).
En contrato cruzará las próximas siete administraciones municipales. El proceso es de una complejidad sin precedentes, al menos en esta provincia: reciclado de sólidos, generación de biogás con ganancia adicional de Naciones Unidas por no ventear el gas de la descomposición, producción de abono o compost y enterramientos de desechos sin posibilidad de reciclado (mucho menos que lo actual).
Las pretensiones del proyecto quedan en evidencia por la importancia de los oferentes que ya se asoman, principalmente cinco grandes, como la española Urbaser, una de las empresas más importantes en la materia en el mundo; Solvi-Caputo; la francesa Veolia; la peruana Petramas con Cotreco, la actual prestadora de la zona sur de la ciudad y el Centro; y Roggio, prestadora en Córdoba hasta 2009 cuando el ex intendente Daniel Giacomino resolvió municipalizar el servicio creando la Crese.
Junto a este proceso licitatorio también está en marcha otro concurso -atrasado en los planes de Ramón Mestre-, que es el de recolección de la basura, con los pliegos estacionados en el Concejo Deliberante. En conjunto, también es un proceso de reorganización de todo el servicio de recolección y procesamiento, porque el primero, tras la desaparición de la Crese, se ha atomizado en un sinnúmero de subservicios a cargo de distintos organismos y empresas: Cotreco recolecta en zona sur y centro; Lusa, en el norte, Crese Residual limpia los basurales a cielo abierto y Esop está a cargo del barrido.
Los potenciales oferentes para la pulseada muestran, en algunos casos, fortalezas y debilidades.
Un caso es de Solvi-Caputo. El segundo término de esta sociedad está vinculado al presidente de la Nación Mauricio Macri, a su vez socio electoral de Ramón Mestre.
Para el Grupo Roggio, esta dedicación fue intensa en el país hace algún tiempo, pero se ha ido replegando. Suma a esto su salida “desprolija”, al menos para el Surrbac, de la prestación cuando resolvió no pagarle la indemnización a los operarios y debió ser Giacomino el que salió a apagar el incendio. Además, una de las diseñadoras de los pliegos es Gabriela Faustinelli, ex ejecutiva de Roggio.
Veolia, por un lado, es una de las prestadoras en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y, por el otro, tiene vínculos con el moyanismo, grupo sindical/empresario que hasta tiene su propia empresa para este servicio, Covelia, que actúa como subcontratista para algunos subservicios. Es seguro que sobre esto tiene su opinión formada el gremio de los recolectores, Surrbac, cuyo titular, Mauricio Saillén, retiene Córdoba como coto propio y está muy enfrentado al zar del gremialismo argentino.
Aunque este complejo proceso de doble licitación no aparezca aun en la superficie y en la vidriera pública, pronto aparecerá. Y en la suerte del resultado Mestre puede estar jugándose su futuro político. Sabe con claridad que, con este servicio, la Municipalidad pasa una sola vez pero “todos” los días por la casa de “todos” los vecinos.



No hay comentarios

Dejar respuesta