La lluvia, enemiga de Dertycia

El titular de la Agencia Córdoba Deportes lamenta que las precipitaciones no permitan el avance de las obras de remodelación del césped del Kempes, que recién quedaría óptimo a mitad de febrero. Por suerte, el inicio del torneo se sigue demorando…

Por Federico Jelic

2016-01-22_DERTYCIASi hay algún motivo que mantiene despierto con insomnio por las noche a Oscar Dertycia, titular de la Agencia Córdoba Deportes, es el estado del campo de juego del Mario Kempes. Es como su karma, y a pesar de que sigue en pleno proceso de remodelación del piso desde mediados de diciembre, todavía no se puede vislumbrar una fecha precisa de culminación de las obras. De todas formas, persisten los trabajos a destajo, a contrarreloj, en procura de llegar a tiempo con los plazos previstos.
¿inconvenientes? Desde la lluvia intensa y continua hasta la poca certeza de inicio del torneo de Primera División. Estos son algunos factores que aún no se saben si inciden favorablemente o negativamente. Mientras, continúan las pulseadas de AFA con el reparto de los dineros de los derechos de TV, con la salida de “Fútbol para Todos”, y como todavía no hay inversor concreto hasta el día de la fecha, se estira el puntapié inicial. ¿Es bueno o malo eso? Entonces, esa dilación en los escritorios es un aliado para la gente de la Agencia, porque hoy a ciencia cierta no hay ni certezas de cuando estaría dado “de alta” el terreno ni cuando se reanudaría el campeonato. Asimismo, se depende de las precipitaciones para poder avanzar…

Manos a la obra
Hubo que actuar rápidamente. Las críticas tras mal estado del campo de juego del coliseo mayor cordobés en la final de la Copa Argentina, entre River Plate y Rosario Central, fue como un azote en la espalda para el “Cocayo”. Desde todo el país llovieron críticas (hablando de lluvias justamente, valga la redundancia), con móviles en vivo pidiendo la renuncia de las autoridades, como si conocieran la situación en profundidad. Es cierto que hubo demoras de agenda, claro está. Pero vale destacar que el torneo de Primera División empezó más tarde de lo habitual este segundo semestre, porque la Comisión Normalizadora con Armando Pérez a la cabeza, negoció como pudo las huelgas en AFA, por la distribución de los últimos seis meses de la participación estatal en el fútbol argentino. Entonces, los torneos terminaron una semana más tarde. Y se notó en el césped.
Ese detalle le valió críticas impensadas. Ya nadie se acordaba que en octubre, Argentina-Paraguay en septiembre tuvo un césped impecable, y que después de 10 años, se logró borrar las huellas casi indelebles que quedaron como saldo en el campo de juego, tras aquella locura innecesaria de que un tramo del Rally Mundial se desarrolle en el ex Chateau Carreras.
Las consecuencias de aquella ocurrencia automovilística se siguen pagando. Pregunten sino a Dertycia y su séquito. Por eso, con mucho tino, desde el panal consensuaron junto a la Agencia la remodelación que nunca se llevó a cabo en casi cuatro décadas de existencia del escenario cordobés por excelencia.
Tiene que ver con el levantamiento del suelo, de romper la superficie de cemento, facilitar al drenaje del agua, colocar riegos por aspersión, y otros detalles en procura de conseguir la mejor fisonomía indicada para un campo con las normativas FIFA vigentes. Y acorde para albergar a los dos equipos cordobeses de la máxima elite nacional: Talleres y Belgrano. Más alguna que otra fecha de Copa Argentina y final improvisada. El trajín de partidos que tiene el Kempes es superior a casi el doble de los demás estadios del país, esa es la realidad. El total del presupuesto para las acciones de recuperación rondan los dos millones de pesos.

Entre lluvias y plazos estirados
La cuestión es que una vez iniciada las obras, el propio Dertycia se aventuró a anunciar que no habría fútbol de verano, ya que el plazo estimado era de un mes. Por eso se echó por tierra el clásico que había mentado el Gobierno de Córdoba. El primer vaticinio indicaba que el fin de semana del 5 de febrero, cuando el albiazul reciba a Independiente por la 14° fecha, podría estar el césped en condiciones.
Pero no. Fundamentalmente la lluvia fue el enemigo principal en el progreso del trabajo, demorando algunos avances en el terreno para la aplicación de herramientas pesadas y maquinaria especializada.
Entonces, la fecha límite que no es tan límite, se postergó para el 12 del mismo mes, de acuerdo las estimaciones de los ingenieros agrónomos y del encargado responsable del mantenimiento de la hierba, Ernesto Riera. El proceso indica la necesidad de rolar la cancha (técnica para aplastar y cortar la vegetación existente) y después re-colocar las planchas de césped. En total, restarían 60 días más en pos de conseguir el estado ideal, aunque lo mismo en febrero o fines de ese mes, el estado del césped sería más que aceptable.
De todas formas, como los interrogantes en AFA siguen sin descifrarse, la Agencia Córdoba Deportes gana tiempo. El reloj y el almanaque vuelven a ser sus aliados, porque sólo el tiempo y el clima pueden asegurar la mejor recuperación de la superficie de juego. Siempre y cuando, la lluvia lo permita. No olvidar que este enero no fue muy clemente en ese sentido.

Pagando por el suelo…
Dertycia tuvo un arranque de 2016 con muchos obstáculos, con el “decreto de estado” de AFA de que se juegue improvisadamente en Córdoba Argentina-Bolivia, porque la Selección necesitaba salir de Buenos Aires tras un mal arranque deportivo y una oleada de críticas. Ocurrió que evidentemente no previeron que ya estaban firmados los compromisos artísticos musicales de los grupos Maná e Iron Maiden. El terreno de juego no fue el óptimo, pero tampoco el “patatal” que acusaron desde Barcelona, en procura de cuidar a su estrella, Lionel Messi. Nadie le supo reconocer a esta gestión el esfuerzo para recuperar al campo con el poco margen de tiempo. El elenco de Gerardo Martino ganó y todo quedó en el olvido. Pero las balas llegaron y el reconocimiento, no.
19 de febrero podría ser la fecha de punto de partida, con Belgrano recibiendo a Racing Club. El “Cocayo” quiere olvidarse de una vez por todas de ese sufrimiento con el césped y eligió ocuparse, con la anuencia del Gobierno Provincial. Y para que el proceso avance, necesita dos cosas: que en AFA siga el conflicto y decrete el inicio del torneo en conjunto con los clubes para fines de febrero o que la lluvia se mantenga ausente por un tiempo. Ya se postergó el inicio de la Copa Argentina por dicha problemática. Como Dertycia no quiere soportar más críticas, uno lo imagina caminando por el campo del Kempes, haciendo una cruz de sal en cada sector o en el rincón del córner, apelando a la ayuda divina del cielo, que cesen las problemáticas gotas de lluvias, en función de que la remodelación se lleve a cabo en tiempos adecuados. A esta altura, es un ruego.