PTS estrena interna en el FIT

La coalición trotskista ya palpita sus tensiones de cara a las legislativas. La renovación, uno de los ejes del debate.

Por Juan Pablo Carranza
jpcarranza@diarioalfil.com.ar

fitEn 2013, cuando Nicolás del Caño, el crédito del PTS, se presentó en las PASO para enfrentar al histórico dirigente del PO, Jorge Altamira, por la candidatura presidencial, nada hacía pensar que el joven referente saldría victorioso de aquella empresa. Inclusive, desde el seno de su partido aseguraban que la intención era solamente posicionar su figura para las próximas elecciones.

El discurso de la renovación fue la estrategia a la que apeló Del Caño para obtener su impensado triunfo y ubicarse como la cara joven del FIT. Ese mismo recurso ya comenzó a desplegar el PTS cordobés para mejorar la cotización de sus candidatos de cara la discusión interna.

Con un remozado spot, los dirigentes tomaron la delantera en la disputa interna -de hecho se anticiparon a todo el arco político en este sentido- y salieron a predicar la renovación generacional. El speach que les dio tanto rindes a nivel nacional, ahora tendrá su testeo en la arena local.

El escenario tiene algunos condimentos parecidos al de las primarias del 2013: los otros dos socios de la coalición trotskista, Izquierda Socialista y el Partido Obrero, está referenciados con dos dirigentes de larga trayectoria, Liliana Olivero y Eduardo Salas. Su conocimiento público es también su principal hándicap.

En el aviso se puede ver a la troika de dirigentes del PTS, Hernán “Bocha” Puddú, a la legisladora Laura Vilches y a Javier Musso junto a Del Caño planteado una renovación, además de su programa político enfocado, como siempre, en los trabajadores, la mujeres y la juventud.

Los otros dos partidos también comenzaron su oxigenación generacional, dándole espacio a sus aspirantes más jóvenes, como Cintia Frencia (PO) y Ezequiel Peressini (IS); pero el PTS juega con aquí ventaja.

El trotskismo inauguró temprano la temporada de internas. En medio de un año electoral, el PTS no se tomó muchos días de vacaciones. Este primer paso anticipa lo que seguramente será una batallas permanente con sus otros dos socios hasta llegar a las PASO, que seguramente vendrá acompañada de escaramuzas distribuidas en varios capítulos en los periódicos de cada partido.

En las elecciones de medio término, las acciones de la izquierda siempre cotizan en alza. El voto suele ser más disperso, su performance mejora considerablemente y aumentan sus chances de incluir nuevos legisladores en la Cámara de Diputados.

En la edición del 2013, el FIT arañó la novena banca cordobesa, que finalmente quedó para el radical, Diego Mestre. En aquella oportunidad montó un acting y denunció un incomprobable fraude. Pero lo concreto es que quedó a un puñado de votos de lograrlo.

Con un escenario que en principio asoma polarizado entre Unión por Córdoba y Cambiemos. Y ya sin la presencia del kirchnerismo. Las chances de la izquierda de hacer historia y conquistar por primera vez un escaño mejoran considerablemente.

El video ya está circulando por internet y si hay algo que hay que reconocerle al FIT en general -y al PTS en particular- es su buen uso de las redes sociales y las piezas audiovisuales para publicitar a sus candidatos. De hecho su campaña en el territorio digital contribuyó a sus logros electorales. Como olvidar el célebre hastag #UnMilgaroParaAltamira, ahora en la historia del archivo de internet.



No hay comentarios

Dejar respuesta