Municipio apuesta a arrancar 2017 con nuevo orden vecinal

El Ejecutivo espera concretar la reforma de la ordenanza de Centros Vecinales para diagramar el calendario electoral.

municipioLos pendientes del 2016 pasan, sin escalas, a convertirse en una de las prioridades del 2017. A fines del año pasado, la Municipalidad había logrado compaginar un nuevo proyecto para modificar el régimen de los centros vecinales, que con el vértigo de las sesiones extraordinarias quedó relegado.

Con el proyecto ya listo, pulido y presentado ante las autoridades vecinales, el Ejecutivo descuenta que será una de las ordenanzas que inaugurará el año legislativo. Aunque, un detalle, todavía resta pasar por el filtro de la oposición. Desde la Dirección de Políticas Vecinales aseguran – y esperan- que sea una de las primeras iniciativas que apruebe el Concejo Deliberante cuando retome el período de sesiones, ya de manera ordinaria o extraordinaria.

El objetivo del Ejecutivo es no perder tiempo y arrancar marzo con el nuevo marco normativo vigente. Si se aprueba tal como está el proyecto, las actuales conducciones se extenderían en sus cargos un año más, por lo que el calendario electoral vecinal se vería acotado.

La reforma contempla la creación de mandatos de tres años en lugar de los dos que actualmente indica la ordenanza 10.713. La intención del oficialismo es que esta prolongación se aplique de forma retroactiva para todas las comisiones directivas con la excepción de los que hayan finalizado su mandato. Un punto que posiblemente genere resistencia de los sectores opositores.

Desde la Municipalidad están dispuestos a habilitar nuevas instancias de diálogo y hasta ven factible realizar algún tipo de audiencia pública para generar una ordenanza que surja del consenso. Inclusive, el intendente Ramón Mestre la presentó junto a sus funcionarios ante un centenar de autoridades vecinales en las primeras semanas de diciembre. No descartan repetir la convocatoria y ampliarla.

“El espíritu de la ordenanza es ampliar la participación de los ciudadanos, queremos una normativa que dure, que trascienda la gestión”, apuntó el Director de Políticas Vecinales, Jaime Juaneda, quién señaló que el nuevo marco propuesta buscar evitar la discrecionalidad de las autoridades municipales a la hora regular los procesos electorales.

La ordenanza también contempla otras modificaciones como la reducción de miembros de la Comisión Directiva, que pasaría a de 19 a 15 miembros, y el sistema de lista única, que supone otorgar la totalidad de conducción a la nómica ganadora y dejar la Comisión Revisora de Cuentas en manos de la segunda minoría (antes los tres miembros se repartían entre el ganador y la oposición).

El año pasado la Municipalidad realizó más de 150 procesos electorales y desde la segunda mitad del año comenzó a utilizar la Boleta Única, una notable mejora que repercutió en la cantidad de votantes en cada elección.

Si el oficialismo logra concretar su iniciativa y extender los mandatos de los Centros Vecinales, la cantidad de elecciones ser verá reducida. Pero calculan que por lo menos habrá 50 votaciones en lugar de las 150 por año. Las estrellas del próximo seguramente serán Barrio Jardín, Alta Córdoba y General Paz. Una triada de centros importantes donde las fuerzas políticas seguramente jugarán fuerte.

La micro política de los centros vecinales cobrará en este año electoral otra relevancia. Las apuestas en la liga amateur de la política seguramente tendrán otro condimento.



No hay comentarios

Dejar respuesta