Macrismo busca sumar a gremios locales a la “era del diálogo”

Referentes de importantes sindicatos de la provincia participaron de una mesa de debate con el titular de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, Gustavo Morón.

bolsaLa danza amateur que protagonizó el presidente Mauricio Macri, el gobernador Juan Schiaretti y el intendente radical de Hernando, Gustavo Bottasso, fue icónica. En Córdoba, dirigentes de distintas extracciones partidarias se permitieron un momento recreativo y primitivo para celebrar la concordia institucional que reina en la provincia desde el 10 de diciembre de 2015.
El discurso se sostiene con hechos: el acuerdo por el déficit de la Caja de Jubilaciones de la Provincia con la Nación –que le reportó ingresos por dos mil millones- urdió una escenografía inmejorable para el último desembarco del mandatario nacional en el interior cordobés.
Así es como el poder central, el Ejecutivo provincial y referentes municipales apelan a las relaciones diplomáticas, con fuerte acento en el diálogo, para retroalimentarse en términos políticos y apuntalar las gobernabilidad en tiempos de crisis económica.
Para que el sistema fuera perfecto se requeriría la participación del sector gremial que, precisamente, se encuentra convulsionado por factores que afectan a la calidad de vida de los trabajadores como la inflación y el impacto en el poder de compra de los salarios.
Con la CGT recientemente unificada a nivel nacional, los ministros de Macri de las carteras de Trabajo y Economía tratan de evitar que rebalse la conflictividad contenida. Un bono de fin de año sugirieron. Parecía la salida paliativa al paro prometido antes de fin de año por el triunvirato, hasta que la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, pateó el tablero y anunció la reapertura de paritarias.
En Córdoba la situación se replica, pero el beneplácito que pareciera tener el macrismo en la provincia oficia de incentivo para ampliar aquella invitación dialoguista que, hasta el momento incluye al sector político de Córdoba y algunos grupos empresarios. Los sindicatos son la nueva presa de Cambiemos, por ahora, con fines de convivencia pacífica, de tender puentes de negociación directa con la Rosada. Si prospera la intentona, comenzarán a buscar aliados para la carrera electoral que siga.
Desde el PRO extendieron una invitación para comenzar a resolver problemas de manera conjunta. La senadora Laura Rodríguez Machado fue la artífice de la mesa de trabajo que sentó a dirigentes macristas, al superintendente de Riegos de Trabajo de la Nación, Gustavo Morón; y a sindicalistas (o enviados especiales) de Córdoba. La responsable de generar los primeros contactos con los gremialistas fue la abogada y ex secretaria general del PRO, Julieta Bellone.
La excusa fue discutir el proyecto de la nueva ley de riesgos de trabajo. Desde que asumió, Morón viene bregando por cambios en la legislación que evite la judicialización de los accidentes de trabajo por incumplimientos de las ART; para avanzar posteriormente en otra ley de prevención.
“A la fecha existe un stock de 300 mil juicios abiertos que representan, según cálculos de estudios privados, unos 5000 millones de dólares de deuda contingente. Este impactante el número de demandas pone en jaque al sistema de riesgos de trabajo”, explicó Morón.
En el edificio de la Bolsa de Comercio se dieron cita varios sindicatos de Córdoba, algunos opositores como es el caso del Suoem y otros que ya comenzaron a mostrar proximidades con el partido amarillo como es el caso de Suvico. Cabe recordar que en el gremio encabezado por Gustavo Pedrocca organizó un acto masivo para sus afiliados que tuvo como visita especial al presidente del PRO Córdoba, Javier Pretto.
El delegado del sindicato municipal Diego Bracamonte fue en representación de Daniele. En la mesa estuvo el citado referente de los vigiladores privados. También estuvieron miembros de la Regional luz y Fuerza; Gabriela Urdinea de Apops; Andrés Bellone de Sitracop; un representante de Rubén Castillo de los Informáticos; Sergio Fitipaldi de Soelsac; Cesar Godoy, titular de Upcn; Walter Franzioni, del gremio que representa a los trabajadores de call center; Oscar López y Alejandro Estrella de Apoc; Pablo Trapani (Fecotac); Aldo Rivas (Selc); y Horacio Lorandi por Uatre.



1 Comentario

  1. esta política de MACRI en CORDOBA de cooptar a algunos gremialistas le puede ser favorable, dado que hay gremialistas burócratas, que anteponen sus vida, sus ganancias al servicio de la corrupción. Entonces que hacemos?, es trabajar desde las bases, desde las masas para provocar y romper este acuerdo gorila.
    Compañeros proletarios, compañeros trabajadores, juntarnos con los estudiantes, con la masa trabajadora, con movimientos sociales y continuar con la lucha para liberarnos de todos estos traidores de clase.
    Basta de traidores de clase, de politicos, de energúmenos de solo ser sirven de la política en beneficio propio.

Dejar respuesta