El arte como un puente entre almas

El músico Osvaldo Brizuela (O-Bri) describe su pródigo momento artístico, resonando en una ciudad que para él ofrece una “escena bellísima” en el plano creativo.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

 Retrato de Osvaldo Brizuela por Toty Cáceres.
Retrato de Osvaldo Brizuela por Toty Cáceres.

Osvaldo Brizuela es un artista sonoro independiente, guitarrista docente y compositor cuya actividad se destaca por la permanente apuesta que realiza proponiendo proyectos experimentales, participando de experiencias colectivas junto a músicos de su misma generación o más jóvenes, grabando discos, produciendo conciertos con importante puesta sonora y visual. Ova, u O-Bri -como suele firmar sus producciones- termina 2016 con buenos frutos de algunas de sus iniciativas recientes. Hace muy poco presentaron en Cocina de Culturas, su segundo álbum junto al reconocido guitarrista y compositor Juampy Juárez. Desde 2011 ambos brindan conciertos conjuntos y en 2012 grabaron Espacios, primer disco que retrata el “vivo” de sus presentaciones.
“Hace un par de meses editamos Líneas –señala Ova- el segundo cd de Juárez & O-Bri, dúo de jazz contemporáneo que comparto con este gran guitarrista y amigo oriundo de Buenos Aires. El nombre de este álbum deviene de concebirnos como melodías que conviven, se preguntan y responden, armonías que se despliegan siendo melodías que superpuestas generan otros espacios y armonías compartidas.”
Informa el guitarrista cordobés que el álbum fue grabado en vivo “en el estudio Cybernube de Dani Kogan. Fueron momentos muy intensos –recuerda Brizuela- cuentos cortos, retratos de alquimia. Una música que no pretende y solo es. A este cd se lo puede escuchar en Spotify y en otras plataformas.”
Y hay otra satisfacción reciente para él: “En estos días tuve la fortuna de editar en disco físico mi trabajo solista Airesuenaenpiel, gracias a ser elegido por el Inamu (Instituto de la Música) y beneficiarme con las réplicas de este trabajo. En este disco de canciones presentado en formato digital en diciembre del 2014 participaron más de veinte artistas, un sueño, un lujo.”
Trazando un panorama de este año, comenta que “en 2016 volví a presentar Ausencias, una obra multidisciplinaria con canciones, arte sonoro, visual y danza teatro en la bella sala de teatro de Medida x Medida. En la segunda parte del año decidí retomar el pop y rock más crudo, un nuevo aire muy fresco y directo por cierto con O-Bri & Los que habitan el silencio.”
A Ova le gusta avanzar rodeado de amigos en la música, y defiende esas complicidades básicas en el plano creativo: “Tengo la fortuna de que se van armando familias abiertas con tantos artistas inmensos como humanos. A veces compartir proyectos nos deja la estela del afecto y hermandad y así nos vamos cruzando nuevamente. Sergio Pezzoli, Ger Reccitelli, Cci Kiú, Fede Gaumet; Caro Merlo, Gabriela Beltramino, Maru Aparicio, Pablo Sosa Caba, Juampy Juárez, son algunos nombres pero la lista es larga con grandes talentos pero sobre todo con una gran capacidad de ser humanos que para mí es lo único que vale; el arte es solo puente.”
La actividad que ve desplegarse en la producción artística de Córdoba lo nutre de entusiasmo. Para él, Córdoba luce “una escena bellísima, poblada no solo de sueños sino de increíbles realidades. Diversos estilos, solidaridad entre artistas, discografía que brota; la canción es nuevamente el diario íntimo de un pueblo, los artistas son una suerte de escribas. Frente a las letras o propuestas de bajo contenido muchos alimentan al lobo bueno construyendo realidades de calidad, amor y alto nivel artístico. Muchas veces me emociono al disfrutar de Fly Fly Caroline, Sir Hope, Viaje a un minúsculo planeta, Cci Kiú, La Madre del Borrego y tantos otros”, confiesa el artista.”
Su propia obra encuentra el marco adecuado en su percepción de la movida local. “En Córdoba hay producciones, de las más variadas y en diferentes disciplinas, basta con ser curioso y salir a descubrir. En cuanto a los espacios hay de todo, los adecuados o no, pero a veces los artistas somos como flores que crecen en la vereda entre tantos que caminan, basta con detenerse y ver. Creo que en mi caso generar conciertos, shows, muestras, obras multidisciplinarias y diferentes tipos de aproximación entre la obra y el público, responde a un cierto intento desesperado de crear un mundo que deseo habitar; donde el arte sea canal y puente entre almas.”
Entretanto, no es sencillo contar con la llegada a ese público, con una propuesta que tiene un fuerte sello personal: “El tema público es complicado sobre todo en estos días, donde el poder adquisitivo está seriamente dañado. Mi música genera ambientes y las letras intentan codearse con la poesía más sincera, desde ese lugar, no es sencillo, ya que requiere un espacio adecuado para ser escuchada y disfrutada, siempre digo que intento que mi obra sea como espejos que se reparten para que nos veamos y el río alocado de lo cotidiano se calme.”
Hacia adelante, la proyección de Osvaldo Brizuela ya tiene una agenda precisa: “Para lo que resta del año solo un par de fechas; una con O-Bri & Los que habitan el silencio y otra un concierto que llamamos Encuentro de amor y música compartido con Ger Reccitelli, algo así como un intento de aquietar la vorágine de los días para mirarse a los ojos, encontrarse en el otro mientras se comparten canciones en un formato austero de voz y guitarra. En el 2017 comenzará la preproducción del disco que se viene de O-Bri & LQHES y de mi segundo disco solista; una nueva obra multidisciplinaria 3+Infinito=1 y junto a Ger Reccitelli, cantante y compositor de la banda Sir Hope y Sergio Pezzoli, guitarrista y sideman en muchos de mis proyectos, y el nacimiento de un estudio y productora que acompañe desde nuestra experiencia de tantos años a otros artistas que se animan.”