Sesma culpó a Mestre por Acosta (pero la votó ella)

La ex socialista complicó a la UCR al salirse del bloque Juntos por Córdoba. Cuestionó a Labaque y a la presidente provisoria del Concejo Deliberante.



sesma-1Laura Sesma volvió a romper el acuerdo político que tenía con el radicalismo, como es su costumbre, y dejando en evidencia que la UCR cordobesa tropieza una y otra vez con la misma piedra. Ahora, la salida de Sesma ha sido más traumática que en anteriores ocasiones, causando daño a sus ex aliados, que ahora tienen 15 concejales, al igual que la oposición (Sesma, al medio).
A pesar de que a su título de abogada le agregó el de mediadora, Sesma no mostró ayer demasiados atributos para la conciliación. Después de quedar en evidencia como una de las concejales que faltó la semana pasada (estaba en China), la ex socialista aprovechó el río revuelto para salirse del bloque Juntos por Córdoba, que compartía con radicales y macristas. Ahora, quiere formar la bancada unipersonal Social Demócrata, pero funcionando en interbloque con la Unión Cívica Radical y con el PRO.
De esta manera, cada decisión de la administración de Ramón Mestre que deba pasar por el Concejo exigirá su venia. Parece, así, querer colocarse en el rol que se otorga Elisa Carrió con el gobierno de Macri; el de quien bendice las iniciativas del gobierno.
Sesma aseguró que ella había anticipado correctamente su ausencia y criticó la decisión de la presidente provisoria del Concejo Deliberante, Miriam Acosta, de decretar un asueto de dos días para evitar que el oficialismo encare una sesión en minoría.
Entre otros calificativos, llamó “infantiles” a los radicales, a los que, también, acusó de “falta de profesionalismo”. Señaló, además, que “el error del intendente ha sido poner gente que no está en condiciones políticas de presidir un cuerpo legislativo”. Curiosamente, Sesma fue una de las concejales que, en la sesión preparatoria del 30 de noviembre del año pasado levantó la mano para que Acosta sea presidente provisoria, por lo que más que a Mestre el error le corresponde a ella misma.
Sobre Acosta, dijo Sesma que “es una excelente militante, una persona trabajadora, pero que no tiene condiciones para presidir el Concejo”. La bronca tenía por blanco principal a Acosta, a la que acusó de “mala praxis”, pero no se salvó el viceintendente y presidente del Concejo, el macrista Felipe Labaque: “No ha participado mucho”, lo acusó.
En su réplica, la mestrista recordó que “para la Presidencia fui elegida por todos”. “No sé cuales son las condiciones que cree que debo tener, porque tengo honestidad, idoneidad y trayectoria”, recalcó. Un importante miembro del bloque radical aseguró que es el tercer viaje de Sesma al exterior en lo que va del año, que tiene ocho faltas en 29 sesiones y que en las comisiones registra un 70 por ciento de inasistencias.

Sesma siempre gana
Sesma tiene con los radicales cordobeses una larga historia, que siempre resulta ventajosa para ella, por lo que llama la atención la fascinación que sienten por la ex socialista. En diciembre de 1997 aceptó la designación como directora de Cooperativa y Mutualidades del gobierno de Ramón Bautista Mestre. Renunció en noviembre de 1998, cuando la campaña electoral de la UCR estaba en crisis y faltaba apenas un mes para que el peronismo ganara por primera vez la Gobernación con José Manuel de la Sota.
En 1999 llegó al Concejo por la lista de la Alianza (que en Córdoba se alimentaba con los votos de la UCR), y de inmediato formó el bloque del Frepaso, por fuera del radicalismo, con María Eugenia Taquela. En 2005 volvió a ser beneficiada por la UCR. Esa vez, Oscar Aguad la colocó como número dos de la lista de candidatos a diputados nacionales; al sentarse en una banca con los votos radicales, formó parte del bloque del Partido Socialista.
Ramón Mestre la convocó más tarde para que sea subsecretaria de Recursos Humanos de la Municipalidad en el período 2011-2015, y en la lista de concejales 2015-2019 también encontró un lugar para ella.



Dejar respuesta