Interna CGT divide a la familia Tosco

El 5 de noviembre se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento del líder lucifuercista. Hay tironeos entre sectores de la central obrera de la calle Rodríguez Peña por los actos conmemorativos.



dsc_0126La figura de Agustín Tosco siempre estuvo asociada a la mejor tradición del movimiento obrero cordobés y el Cordobazo fue sinónimo de unidad de los trabajadores. Sin embargo, este año parece ser el motivo de una pelea entre facciones de la CGT Rodríguez Peña que tiene como trasfondo el posicionamiento político de sus dirigentes.
El 5 de noviembre se cumple un nuevo aniversario de la muerte del legendario dirigente del sindicato de Luz y Fuerza. Como todos los años, la dirigencia sindical cordobesa tiene en su agenda de efemérides la realización de actos recordatorios de la vida y la trayectoria del líder fallecido en 1975.
Tradicionalmente, los eventos conmemorativos estuvieron a cargo la dirigencia lucifuercista ya que Tosco fue secretario general. Además, el peso específico del sindicato de EPEC justificaba que la organización y, por lo tanto, las invitaciones al palco estuvieran a cargo de su comisión directiva.
Pero en esta oportunidad la exclusividad en la organización parece estar cuestionada. Malvina Tosco planteó diferencias con la lista de oradores que pretende la dirección de Luz y Fuerza. La hija del histórico dirigente pretende incluir en el palco a una multitud de referentes sindicales de todas las centrales.
En el otro rincón, la dirigencia lucifuercista se mantiene intransigente. Si bien admiten las adhesiones de todos los espacios pretenden que su secretario general sea el protagonista excluyente de la jornada. En esa posición se encuentra, Héctor Tosco, otro vástago del líder del Cordobazo quien mantiene su enrolamiento orgánico con el sindicato.
Malvina, de reconocida filiación kirchnerista, es una dirigente cercana a la dirigencia del Sindicato Único de Recolectores de Residuos y Barrido de Córdoba (SURRBAC). Además, en los comicios realizados el año pasado, el nombre de Malvina Tosco figuraba entre los candidatos por la lista de Córdoba Podemos, marca local del Frente para la Victoria.
Hasta el momento, las relaciones entre el gremio de los recolectores y la dirigencia de Luz y Fuerza habían sido de convivencia pacífica. Ambos sindicatos están enrolados en la CGT Rodríguez Peña y, mientras Mauricio Saillén se desempeña como secretario general de la central obrera, el lucifuercista Gabriel Suárez es su secretario adjunto.
Aunque las organizaciones más cercanas al kirchnerismo se alinean con la propuesta de Malvina Tosco, el grueso de los sindicatos se mantiene expectante. Sostienen que lo ideal sería una convocatoria consensuada y se colocan en una posición equidistante entre los bandos. Esa es la mirada de gremios importantes como el SUOEM, que conduce Rubén Daniele o el de los gráficos de Hilda Bustos.
La mayoría de las agrupaciones políticas ceden la iniciativa a los sindicatos y esperan una resolución pacífica del conflicto. También se mantienen distantes los gremios que, aunque no están enrolados en la CGT Rodríguez Peña, comparten espacios de coordinación con motivo de la serie de acciones que vienen desarrollando en conjunto los distintos sectores sindicales de Córdoba.
Por estos días, la decisión sería que cada uno de los sectores encabece un acto conmemorativo propio. El resto de los actores involucrados espera que la sangre no llegue al río para no verse involucrados en una pelea que parece adelantar los tiempos en la puja por la dirección del sindicalismo cordobés.



Dejar respuesta