¿Pax Romana a medias entre Quinteros y UPC?

El viaje de la delegación cordobesa a Roma con motivo de la canonización del Cura Brochero fue el escenario de encuentros políticos de todo tipo. El legislador juecista tuvo cruces de distinto tono con el gobernador y con su antecesor.

quinterosLa plaza San Pedro fue por unos días el punto geográfico que concentró a lo más granado de la dirigencia local. En ese piadoso escenario se produjeron conversaciones de todo tipo que todavía hoy se comentan en el mundillo político.
El “milagro” más comentado fue el que protagonizaron el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Ramón Mestre retomando un dialogo cortado hace tiempo. Más allá de mantener sus posiciones con respecto a la distribución de los fondos, el encuentro que mantuvieron sirvió para distender los animos.
Pero este encuentro no fue el único que se produjo bajo el aura papal. Algunos intendentes del interior de la provincia que fueron testigos todavía comentan el doble cruce que tuvo Juan Pablo Quinteros con los dos principales líderes de Unión por Córdoba.
Bien sabido es que el legislador juecista es una de las voces más críticas al gobierno provincial. Hasta su inclusión en la comitiva de políticos que viajaron al Vaticano para asistir a la canonización del primer santo cordobés estuvo envuelta en una polémica. Sus posiciones enfáticas lo convirtieron en uno de los principales blancos de la bancada oficialista en la Unicameral.
Sin embargo, el brioso legislador opositor también se dejó influir por el clima pontificio y, en los sendos recreos de actividad oficial, pudo conversar con José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti. Quienes presenciaron los encuentros destacan la diferencia del resultado.
En el encuentro con el ex gobernador no operó el espíritu brocheriano. Luego de un forzado saludo protocolar, De la Sota le habría reprochado las repetidas acusaciones que Quintero le dedicó en los últimos tiempos. Sin mencionarlas, imputó a Quinteros sus dichos con respecto a la polémica del Hotel Ansenuza y, más recientemente, las que hizo en relación a la adjudicación de los gasoductos troncales.
En relación a este último tema, la legislatura aprobó por una amplísima mayoría el decreto del gobernador aprobando el decreto del gobernador en relación a la obra. Incluso los bloques opositores acompañaron la propuesta oficial, con la excepción de Quinteros que realizó fuertísimas críticas a la gestión de De la Sota. Lo acompañaron los legisladores Montero, García Elorrio y el bloque del FIT.
Pero luego de este áspero intercambio, Quinteros tuvo un descanso. Al momento de coincidir con el gobernador Schiaretti recibió un saludo amable y una conversación distendida. Según los testigos pudieron intercambiar opiniones sobre los temas de agenda legislativa y se comprometieron a mantener una relación dentro de los marcos institucionales. Hasta hubo espacio para una manifestación de respeto mutua en los roles que a cada uno le toca desempeñar.
Entre los allegados al juecista hacen un balance positivo de la gira romana. El legislador es uno de los nombres que suena para ocupar el lugar reservado al Frente Cívico en la lista de diputados nacionales de Cambiemos y, por ahora, De la Sota es número puesto para encabezar la nómina del oficialismo cordobés. Quinteros se entusiasma con la idea de confrontar con el ex gobernador y alargar la distención con Schiaretti.



Dejar respuesta