El Panal admite que estudia suma extraordinaria (aún sin cifras)

La Casa Rosada habilitó a las administraciones provinciales para saltar los márgenes fiscales y otorgar un bono de fin de año para estatales. Juan Schiaretti ya lo evalúa.

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

schiarettiEn el amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada, el Gobierno ya evalúa la posibilidad de atender –parcialmente- la demanda salarial de los estatales y piensa otorgar un bono de fin de año a los empleados públicos. Una fuente cercana al gobernador Juan Schiaretti confirmó esta versión aunque –previsiblemente- se mordió los labios a la hora de dar un número preciso. “Son todas especulaciones. No hay ninguna cifra concreta”, esquivó.
Lo cierto es que la Provincia ya estudia el plus salarial y seguramente se tomará todo el tiempo que considere necesario para medir el impacto político y financiero de su decisión. Córdoba no quiere ser la primera que tome una medida de este calibre y espera a que el resto de las provincias grandes: Buenos Aires, Santa Fe o Capital Federal den el primer paso. Esto le sirve además para tener una referencia.
Schiaretti ya no podía dilatar mucho tiempo más la decisión de atender el reclamo de los estatales (aunque la petición concreta es la reapertura de paritarias). La primera condición que puso El Panal para frenar el pedido fue que la inflación no había superado los márgenes establecidos en el acta paritaria (25 por ciento). Hoy esa afirmación es poco sostenible.
En segundo lugar, el gobernador admitió que la Provincia estudiaría un bono en caso de que aumentara la recaudación. En septiembre pasado el alza real (decantando la inflación) de lo que ingresó a las arcas provinciales fue de casi 5 puntos respecto de igual mes del año anterior. Otra condición ya cumplida.

La cifra es la principal incógnita de lo que pueda ofrecer la Provincia. Propuestas como la de San Juan o La Pampa, que ofrecieron una suma de 5.000 y 8.500 pesos no estarían dentro de los planes. “No son administraciones comparables con Córdoba, veremos cómo evolucionan el resto las provincias más cercanas”, admiten desde El Panal. De todas formas, la suerte de una oferta depende en parte de la negociación con los gremios.

Por último, el anuncio que hizo la semana pasada el Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, sobre un plus salarial con un piso de 2.000 pesos, dejó en libertad de acción a las Provincias para negociar con sus empleados una recomposición. El Panal ahora puede sentarse a estudiar los números con la seguridad de tener al aval de la Casa Rosada para sortear los márgenes fiscales acordados con el ministerio de Hacienda.
La cifra es la principal incógnita de lo que pueda ofrecer la Provincia. Propuestas como la de San Juan o La Pampa, que ofrecieron una suma de 5.000 y 8.500 pesos no estaría dentro de los planes. “No son administraciones comparables con Córdoba, veremos cómo evolucionan el resto las provincias más cercanas”, admiten desde El Panal. De todas formas, la suerte de una oferta depende en parte de la negociación con los gremios.
No obstante, El Panal busca desplazar la preocupación a los municipios del interior. “Hay que ver cómo se traslada también a las comunas este aumento”, aporta con cautela la fuente. En algunos casos, la carga podría recaer sobre la Provincia. Una presión extra que no conviene afrontar, máxime cuando acaba de contener el reclamo de más de los intendentes radicales.
Por su parte los gremios están impacientes. El miércoles pasado, durante la última marcha de la coordinadora de gremios estatales y las dos CGT, elaboraron un documento contra la Casa Rosada y El Panal. La respuesta nacional llegó ese mismo día (pero no impacta directamente sobre las demandas locales), la Provincia aún no confirmó nada de manera oficial.



Los gremios estatales – fundamentalmente SEP y UEPC- presionan para reabrir la mesa de negociación salarial. Un punto en el que El Panal no está dispuesto a ceder.
Esta semana la UEPC comenzará a activar su compleja ingeniería de asambleas para evaluar la situación. Para el viernes está previsto un nuevo plenario provincial. El clima gremial de esta semana marcará si algún tipo de avance informal.
Para la Provincia otorgar un bono es una tarea compleja. Debe elaborar una suma que no genere mayor descontento de los gremios y que pueda enardecer los ánimos. También tiene que encauzar sus números y, por último, tiene que atender las particulares de cada sector.
En la mayoría de los casos –docentes y empleados públicos- puede otorgar una suma estándar; pero en Salud seguramente tendrá que afinar el lápiz. El sector hospitalario, que se mantuvo en conflicto durante todo el año es una llaga abierta para la administración provincial. Siempre acusa demandas propias y SEP no tiene injerencia.



Dejar respuesta