Reforma política pasó diputados con protagonismo cordobés

El acuerdo entre Cambiemos y la coalición massista-delasotista permitió la media sanción del megaproyecto del gobierno. Se aprobó la boleta única electrónica y la paridad de género. La reforma en las PASO fue excluida.

ilustra-brugge-y-mario-negri-paseando-urna
Juan Fernando Brügge y Mario Raul Negri, Ambos actores clave de la negociación previa que permitió llegar al número necesario para la media sanción.

Uno de los proyectos que el presidente Mauricio Macri considera prioritarios en la primera etapa de su gobierno sorteó con éxito la cámara baja. La reforma en el modo de votación y la introducción de reformas en el sistema electoral dio el primer paso en camino de su sanción definitiva.
En una maratónica sesión que duró 17 horas, 11 de ellas dedicadas exclusivamente a este proyecto, una mayoría amplia de diputados nacionales dio luz verde al grueso de las iniciativas que contenía el proyecto oficialista. El acuerdo al que arribaron los representantes de Cambiemos con sus colegas de UNA, más el justicialismo disidente de Diego Bossio fue el factor que funcionó como combustible político para una aprobación cómoda en una cámara que no sin mayorías claras.
Los puntos altos de la deliberación fueron la introducción de la boleta electrónica en todo el país y la paridad de género en la conformación de las listas. El primer tema era el núcleo del planteo oficialista que se fundamenta en la necesidad de eliminar los problemas de ausencia de boletas en el cuarto oscuro, la eliminación de las listas colectoras y los mecanismos clientelares durante el día de los comicios como el célebre “voto cadena”.
En este punto se expresó la oposición frontal del kirchnerismo y los representantes del FIT. Sostuvieron que la incorporación de tecnología en el proceso electoral no brinda suficientes garantías. Además, los representantes del FPV afirmaron que la eliminación de las distintas modalidades de listas colectoras “avasallaba el federalismo”.
En defensa del proyecto se destacaron los cordobeses Mario Negri, titular del interbloque de Cambiemos, y Juan Brügge del bloque UNA que reúne a los diputados del oficialismo cordobés. Ambos fueron, además, actores clave de la negociación previa que permitió llegar al número necesario para la media sanción.
Brügge sostuvo, replicando los ataques del kirchenrismo, que las máquinas de votación electrónica son independientes y no están en red, de modo que es menos riesgosa su vulneración “La máquina que vamos a usar no almacena datos. Imprime una boleta. El ciudadano ve en la boleta lo que vio en pantalla. Esa boleta tiene un chip que servirá para la lectura electrónica de la votación. Pero el día de la elección se cuentan manualmente las boletas impresas por la máquina y se computa el escrutinio manual, primero. Una vez verificado el manual se pasa al escrutinio electrónico. Si coinciden, se imprime el acta de escrutinio, se firma y se manda. Si no coinciden, prevalece lo que está impreso”, explicó.
Por su parte, Mario Negri enumeró los casos recientes en los que los procesos electorales se pusieron en duda por distintas irregularidades y afirmó que el proyecto oficial disminuye en gran medida las posibilidades de fraude. “Estamos trabajando en una reforma que termine con el fraude. No habrá más voto cadena, robo de boletas y listas espejos” dijo enfáticamente el diputado radical. El resultado de la votación en general del proyecto fue de 152 votos favorables contra 75 negativos, más de los 129 necesarios para la aprobación.
En cuanto al cambio de modalidad de voto, Negri sostuvo que la propuesta es “una votación con impresión del sufragio y no el voto electrónico” y agregó que el gran avance del sistema consiste en que “es el Estado el que garantiza la presencia de toda la oferta electoral en el cuarto oscuro” con lo que se terminan las maniobras de sustracción de boletas. El artículo en cuestión fue aprobado con 132 votos mientras que la oposición consiguió 89.
Los dos diputados cordobeses recalcaron que el escrutinio provisorio deja de depender del poder ejecutivo y pasa a la justicia. “No habrá más candidaturas múltiples y la Cámara Electoral hará el escrutinio provisorio” dijo Negri que tuvo fuertes cruces con representantes del kirchnerismo durante la sesión.
Por otra parte, el artículo que impone la paridad de género en las listas recogió 213 adhesiones contra 3 rechazos y 4 abstenciones, una virtual unanimidad política.
A partir de ahora, el proyecto se enfrenta a su escollo más dificultoso. En el senado, el justicialismo cuenta con una cómoda mayoría aunque no tiene una posición única. En este sentido, la negociación tomará otros carriles. La apuesta del oficialismo es conseguir un entendimiento con el sector de senadores peronistas que responden a los mandatarios provinciales en desmedro de los que se mantienen fieles al kirchnerismo.



Dejar respuesta