Insólito: Waisman irá al Concejo, pero igual lo denunciarán

El secretario de Servicios Públicos municipal dará explicaciones el 1 de noviembre por el acuerdo entre Autobuses Santa Fe y Ersa. Los ediles de ADN y Fuerza de la Gente están dispuestos a levantar el perfil a cualquier precio: insisten con que incumplió con sus deberes e irán a la Justicia.



concejo1Los concejales de la ciudad de los bloques ADN y Fuerza de la Gente ejercieron su legítimo derecho de convocar a las autoridades municipales a dar explicaciones al recinto, cuando consideran que decisiones del Ejecutivo municipal son de interés o afectan los recursos públicos.
Así lo dispone la Carta Orgánica municipal en su artículo 66. Cuando los ediles requieren la presencia del intendente o de los miembros de su gabinete en el recinto o durante las comisiones legislativas, su asistencia es obligatoria.
Esta prerrogativa puede ser ejercida sólo dos veces por año. Ya pasó el Concejo el secretario de Finanzas, Hugo Romero, para explicar el destino de los 150 millones de dólares obtenidos en el mercado externo.
La opción vacante se saldará con la interpelación al secretario de Servicios Públicos, Julio César Waisman, quien deberá explicar aspectos referidos al acuerdo comercial entre Autobuses Santa Fe y Ersa para la explotación por parte de la firma correntina de los corredores adjudicados al grupo comandado por Alejandro Rossi.
Los ediles opositores esperan que, además, brinde precisiones sobre el instrumento legal por el que se adjudicó la concesión del sistema de transporte denominado Aerobus, que une el Aeropuerto Internacional con la Terminal de Ómnibus de Córdoba.
Hasta allí, una citación ordinaria. Lo cierto es que los ánimos en el Concejo Deliberante no son los mejores. Se presume que a la altura del año la intencionalidad política pesa más que el trabajo ajustado a las necesidades vecinales.
Los concejales liderados por Tomás Méndez (ADN) y Victoria Flores (Fuerza de la Gente) enviaron el pasado viernes una carta documento a Waisman, emplazándolo para que concurra a la comisión de Servicios Públicos del Concejo Deliberante realizada ayer. Conviene recordar que Waisman desoyó la primera “invitación” pautada para el martes 11.
Desde el municipio aseguran que Waisman recibió el instrumento legal en la mañana de ayer. De todas formas, había enviado una nota a la comisión correspondiente explicando que no podría presentarse, alegando razones personales.
Aquí es donde la historia comienza a entreverarse sin razones de peso: la comisión de Servicios Públicos trató ayer la nota en cuestión (expediente Nº 6.866) y se resolvió reprogramar la interpelación a Waisman para el 1 de noviembre a las 14 horas. El funcionario confirmó su concurrencia.
¿Cómo se explica el comunicado de los concejales opositores donde informaron que denunciarán penalmente a Waisman por incumplimientos de deberes de funcionario público? No se admite como respuesta que lo ediles desconocen el reglamento interno o los usos y costumbres del Concejo.
Si la dispensa que pidió Waisman siguió el curso administrativo correcto, la urgencia de la oposición tiene raíces políticas claras. Desde el radicalismo aseguran que, incluso, el pedido de interpelación fue firmado por cinco ediles, cuando se requieren ocho. “Quieren visibilidad política”, disparan desde Juntos por Córdoba.
No sería la primera vez que “confunden” con sus presentaciones. La semana pasada, denunciaron las ausencias del viceintendente Felipe Lábaque en las sesiones sin brindar la información correcta. Es cierto que el macrista no pudo presidir varias sesiones, pero fue porque tuvo que reemplazar a Ramón Mestre en el Ejecutivo municipal por su agenda fuera del ejido urbano.



Dejar respuesta