De la Sota, a la orden de Schiaretti

El ex gobernador condicionó su candidatura para el año que viene a la decisión de su sucesor. Confirmó la continuidad de su alianza con Sergio Massa y sostuvo que tiene una buena relación con Mauricio Macri.

Por Marcos Duarte

ilustra-schiaretti-y-de-a-sota-al-tenisJosé Manuel de la Sota ha pasado los últimos meses en una suerte de gira académica por distintas instituciones españolas. Esta “nueva etapa de docencia y aprendizaje”, como el mismo la definió, coincide con un periodo en el que Juan Schiaretti ha reforzado su dialogo privilegiado con el gobierno nacional.
Experto en el manejo de los tiempos, el ex mandatario ha cedido el protagonismo a su sucesor consciente de la necesidad de la administración provincial de mantener una negociación permanente con Mauricio Macri a fin de resolver los numerosos temas pendientes heredados de un periodo de enfrentamientos con el poder central, como la que atravesó durante la presidencia de Cristina Kirchner.
La ausencia de De la Sota en la primera línea de la batalla política busca facilitar la gestión de Schiaretti aunque, a medida que se acerca el momento de las definiciones electorales, es posible que comience un paulatino regreso a las pistas.
Apenas concluida la maratón electoral del año 2015, el nombre del ex mandatario cordobés fue considerado natural para encabezar la lista de diputados de Unión por Córdoba en las elecciones del año que viene. La performance electoral que demostró en las PASO y en la primera vuelta de las elecciones presidenciales así parecía aconsejarlo.
Sin embargo, De la Sota nunca lo confirmó. Las razones que esgrimen se sustentan en una particularidad del peronismo cordobés: el liderazgo bicéfalo que supo construir con Schiaretti. Esta excepcionalidad les garantizó una continuidad inédita en el gobierno de la provincia y la permanencia de Unión por Córdoba al tope de las preferencias electorales de los cordobeses.
Este aspecto fue valorado por el ex gobernador en declaraciones a Cadena 3: “Con Juan tenemos una relación que los cordobeses la valoran muy bien. En otras provincias no pasa lo mismo cuando un gobernador del mismo color hereda al otro. En Córdoba no ha pasado así porque cuando Schiaretti gobierna yo estoy en la tribuna y viceversa. Ninguno se mete en el gobierno del otro, que tiene total independencia. Las elecciones le competen a Schiaretti y voy a hacer lo que él diga”, sostuvo.
Con la diplomacia que lo caracteriza, depositó la responsabilidad en la confección de la nómina que representará al oficialismo provincial en la cabeza del ejecutivo. En su visión, las elecciones de medio término constituyen una evaluación para la gestión provincial por lo que el gran elector debe ser la cabeza de la administración. “Me quedaré en casa si decide que la lista de candidatos tiene que ser otra. Él sabe que no ando buscando cargos” dijo en referencia al gobernador de la provincia.
Por otra parte, De la Sota se encargó de confirmar la vigencia de la coalición política que conduce junto a Sergio Massa. “La relación con Sergio siempre ha sido muy buena y compartimos un bloque de legisladores importantes como es UNA”, afirmó. Estas declaraciones tienen voltaje político en un momento en el cual no terminan de disiparse los rumores que indican que la cercanía de Schiaretti con Macri podrían exceder las relaciones institucionales.
Por las dudas, aclaró el rol que juega su formación política en el escenario nacional. “Somos una oposición racional que ayuda y no pone palos en la rueda”, definió. De esta manera ratificó las diferencias que lo separan del justicialismo nacional pero, al mismo tiempo, obturó la posibilidad de una confluencia electoral con el macrismo.
En rigor, la candidatura de De la Sota en el tope de la boleta de Unión por Córdoba en 2017 también depende de la estrategia nacional que despliegue la alianza UNA. Sergio Massa todavía no da señales claras con respecto a su postulación en la provincia de Buenos Aires y muchos sostienen que la decisión la tomaran en forma conjunta ambos líderes.
Por ahora, el ex gobernador jura que no hay nada previsto y que sus diálogos con Schiaretti giran alrededor de la gestión. Quienes lo conocen aseguran que no adelantará los tiempos y que la decisión final se conocerá cuando se aclare el panorama nacional. De la Sota evaluará las condiciones el año que viene y decidirá en función de su objetivo: competir nuevamente en las presidenciales de 2019.



Dejar respuesta