Cambiemos salva la unidad: unificó reclamo a Provincia

Intendentes radicales y macristas limaron asperezas internas, luego que un grupo de referentes mostraran disposición a acordar con el gobernador Juan Schiaretti el reintegro de la coparticipación.



img_4548-massei-reunion-mesa-provincia-municipio-copiaLos intendentes macristas recapacitaron: salirse de la órbita de la Mesa de Cambiemos para discutir los términos del acuerdo por fondos coparticipables con la Provincia sería doblemente beneficioso para el peronismo, independientemente del monto final a desembolsar. Lograrían algunos pesos más, necesarios en un momento donde las arcas públicas constatan la crisis en la baja de la recaudación impositiva; pero con un costo muy alto.
Si los referentes comunales del PRO -liderados por el retador interno del intendente radical Ramón Mestre en el marco de Cambiemos, el jesúsmariense Gabriel Frizza- negociaban de manera particular dejarían expuestas las fisuras que atraviesan a cualquier coalición electoral y, con ellas, el primer triunfo de Juan Schiaretti.
Con un dinero extra, lograría dividir a la fuerza de gobierno que responde al oficialismo nacional. Si así sucedía, Cambiemos perdería un recurso valioso para la compulsa legislativa de 2017: la red de intendentes que facilita la penetración territorial.
Atentarían contra el proyecto expuesto por el presidente Mauricio Macri en Tecnópolis, donde reunión a miles de referentes municipales y comunales del país. Allí les había prometido la federalización de los recursos a través de obras. Además, del diálogo directo para solucionar problemas con la dedicación full time de su ministro de Interior, Rogelio Frigerio.
En la tarde de ayer, la Mesa de Conducción de Cambiemos se reunió horas antes de dirigirse al Panal, donde los esperaba el ministro de Gobierno, Carlos Massei, con una contraoferta.
Aprovecharon las conversaciones “unilaterales” de intendentes con la Provincia durante el fin de semana para asegurar que si la gestión schiarettista cedía un ápice la lectura debería ser sencilla: si la posición no era tajante es porque los intendentes tenían razón. Para otros, podría leerse como voluntad de diálogo y predisposición para cerrar el conflicto. Una salida elegante para evitar el descalabro interno de la alianza.
Con bombos y platillos, los integrantes de la cumbre preparatoria afirmaron que Cambiemos no cederá en el reclamo que cree justo: exigirán orgánicamente los fondos reclamados por dos mil millones de pesos, retroactivos a abril.
Para acelerar el trámite, conforme al interés de los intendentes díscolos, dieron señales de escuchar la propuesta de la escudería de Unión por Córdoba. La posición fue suscrita por los pesos pesados de Cambiemos: los presidentes partidarios Javier Pretto (PRO), Alberto Zapiola (UCR) y Ernesto Martínez (FC); junto a los intendentes Frizza (Jesús María), Javier Montes (Río Segundo), Oscar Tamis (Oliva). También, participaron legisladores nacionales y provinciales, entre ellos Mario Negri y Orlando Arduh, quienes ratificaron el reclamo de los intendentes de Cambiemos ante el Gobierno provincial por los recursos provenientes de impuestos coparticipables y los del sistema previsional, a partir de la devolución del 15%.
“Estamos convencidos que fruto del diálogo arribaremos a un acuerdo con el gobierno provincial”, sostuvo Pretto antes del encuentro con Massei.
Previsible: quedo claro la necesidad de los intendentes de acordar, pese a que Mestre estaba dispuesto a llegar a las últimas consecuencias para aprovechar el contrapunto político.

Contrapropuesta
Con los ánimos internos aplacados, Cambiemos participó de una nueva reunión con Massei. Quedó inicialada el acta acuerdo que en término generales implica una distribución de fondos para los municipios por 260 millones de pesos.
En el desglose de la partida se incluye el reconocimiento de la retroactividad a agosto (la Provincia ya pagó la coparticipación correspondiente a septiembre), momento en el que cerró el preacuerdo con la Nación por el déficit de la Caja de Jubilaciones.
También se incluyó una ayuda de 80 millones de pesos para que los jefes comunales puedan afrontar el gasto del pago de aguinaldos de diciembre.
Por último, se resolvió coparticipar el impuesto inmobiliario rural desde el año próximo y agregar una cuota más del Fofindes por 75 millones.
Cambiemos se tomará 48 horas para debatir el acta, aunque al estar inicializada se da por descontado que es un requerimiento meramente formal.



Dejar respuesta