Bancarios, preámbulo de huelga por paritarias

La atención en los bancos estará resentida hoy y mañana durante las últimas tres horas.

raul-ferro-la-bancariaEl meridiano de la semana estará marcado por la movilización que los gremios estatales y la CGT Regional Córdoba. Mañana, el arco sindical reclamará nuevamente por la reapertura de las paritarias y la derogación de la Ley 10.333. Será la tercera huelga de este calibre en lo que va del tan anunciado segundo semestre.
Pero el clima de efervescencia comenzará a palpitarse hoy mismo. La Bancaria se anticipará a la jornada de protesta y los trabajadores de las 5 seccionales de la Provincia suspenderán la atención al público durante las últimas tres horas del turno. Lo mismo harán mañana durante la huelga provincial. En la práctica, la atención será escasísima.
Este preámbulo tiene una explicación que excede los márgenes provinciales, como tantas otras decisiones en el escenario sindical. El gremio que conduce a nivel nacional, Sergio Palazzo, está posicionado dentro de la línea dura de la CGT. Inclusive durante el congreso confederal que consagró al flamante triunvirato, La Bancaria, que reclamó por un paro, se retiró de la elección. Aunque no minó los canales de diálogo como lo hizo el titular de Uatre, Gerónimo “Momo” Venegas.
El triunvirato espera con ansias la mesa de diálogo con los empresarios y los funcionarios nacionales para cerrar un pacto social. Por esta razón bajaron el paro previsto para octubre y suspendieron cualquier tipo de medida de Fuerza.
Palazzo, por el contrario, mantiene su perfil combativo y la Bancaria ya estudia una medida de fuerza contundente. Desde las cúpulas nacionales está decretado un paro nacional para el 28 de octubre.

Huelga cordobesa
La movilización en Córdoba llega el mismo día que las cúpulas nacionales se juntarán con el Gobierno y el sector industrial para definir una batería de medidas que contemplan un bono de fin de año. La discusión está centrada en el monto. Los gremialistas se apuntan a lograr un piso de 2.000 pesos.
La decisión de Gobierno de habilitar una instancia de negociación salarial extraordinaria, supone una luz verde para El Panal, que aseguró que evaluaría la medida en caso que la recaudación aumentase. La Nación habilitó a los gobernadores para eludir los límites del déficit fiscal impuesto por el ministerio de Hacienda.
Todo indica que esta condición ya se cumplió. Según anticipó ayer el diario Comercio y Justicia, los ingresos de la Provincia crecieron en septiembre un 46,5 %. Si a este porcentaje se le resta el índice inflacionario que utiliza la administración provincial la recaudación se incrementó en 5,3 puntos.
Quizás teniendo esta perspectiva en mente, algunos gremios optaron por bajarle los decibles a la concentración y levantar el pié del acelerador en función de estas perspectivas.
Fue José Pihen, secretario general del SEP, quien pateó el tablero y anunció la medida de fuerza, para recuperar su posición en el frente gremial, hace casi un mes. Ahora, su gremio realizará un abandono de tareas, lo mismo hará Luz y Fuerza, el Suoem y el resto de abanico estatal.
Sólo los docentes, los más inquietos a la hora de plantearle sus demandas al Panal, mañana llevarán adelante su sexto paro en lo que va del año. El nivel de enfrentamiento entre los educadores y el gobierno alcanzó grados poco usuales para la relación cordial que siempre mantuvieron la cúpula de la UEPC y el titular del ministerio de Educación.
La reapertura de las paritarias y el próximo convenio por la Caja de Jubilaciones son los puntos que más preocupan a los estatales. Aunque el objetivo es una nueva mesa de negociación salarial, docentes y empleados públicos saben que un bono que pueda ser prorrateado en tres cuotas y que tenga cierto impacto en los bolsillos es una buena alternativa.



Dejar respuesta