CGT Córdoba califica de “insuficiente” oferta nacional

El titular del SEP, José Pihen señaló que la medida de fuerza de la central cordobesa se mantiene en pié.

pihen-saillenEl combo de medidas que promete el gobierno nacional para el sector de los trabajadores en blanco (que incluye también aumento para jubilados y beneficiarios de la AUH) no conmueve a los gremialistas cordobeses. El titular de la CGT, José Pihen, indicó ayer en declaraciones a Cadena 3 que las respuestas de la Casa Rosada son “insuficientes” y ratificó el paro de la central obrera para el próximo miércoles.
La Nación logró esta semana bajar el paro que tenía en carpeta el triunvirato de la CGT. Sin embargo, las palabras del secretario general de la Regional Córdoba vienen a confirmar lo que hace unos días anticipó Alfil: las negociaciones nacionales no impactan sobre la medida de fuerza que tenía planeada el gremialismo cordobés.
“A juicio de las organizaciones de la CGT Córdoba, las respuestas del propio Gobierno nacional son insuficientes; en consecuencia, ratificamos totalmente la jornada provincial de protestas prevista para el 19”, señaló Pihen y despejó cualquier duda sobre la continuidad de la medida de fuerza.
Los gremios cordobeses, fundamentalmente los estatales, apuntan a lograr la reapertura de la paritaria. Una discusión que no depende del sector empresarial sino casi exclusivamente del Panal. Allí la primera diferencia con lo que ocurre en Capital Federal.
Hasta ahora la respuesta desde el Centro Cívico fue siempre negativa. La única ventana que dejó abierta el gobernador Juan Schiaretti fue la posibilidad de un bono en caso de que la recaudación provincial supera las expectativas presupuestarias.
Esta posibilidad tendría ahora más fuerza luego de que el Gobierno nacional planteara una recomposición salarial para los salarios más bajos luego de la reunión con la CGT unificada. En ese segmento ingresarían los empleados públicos y los docentes cordobeses.
Esta oferta de la Casa Rosada supone una suerte de luz verde para que El Panal pueda salirse de los márgenes fiscales que busca hacer cumplir a rajatabla el Ministerio de Hacienda de la Nación. Sin embargo, por ahora no hay nada en concreto y la CGT Regional Córdoba aumenta su presión sobre El Panal.
Aunque su objetivo es lograr una nueva mesa de negociación salarial, extraoficialmente los gremialistas no verían con malos ojos la posibilidad de un plus salarial que tenga impacto en las últimas liquidaciones del año y en el aguinaldo. Toman como ejemplo los bonos que emitieron San Juan y La Pampa para los estatales. Un inconveniente puede ser que el conflicto se politice más de lo previsto y salga de los canales tradicionales de diálogo.
El segundo factor que hace particular la situación cordobesa es la Caja de Jubilaciones. Los gremialistas están ansiosos por conocer el resultado de las negociaciones entre la Provincia y la Nación para reestructurar el rojo previsional. Está latente el temor de un intento de armonización, aunque desde el Centro Cívico lo descartaron.
La firma del nuevo convenio estaría pronto a ser concretada, por lo menos esa es la expectativa en el amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada. Mientras tanto, los dirigentes toman la Caja como otro de los pilares fundamentales de la huelga del miércoles.
El tercer punto diferenciador con la situación nacional es que la relación entre el Gobierno provincial y los gremios no está mediada por la Iglesia, quien ha sido señalada como la responsable de desactivar, en parte, las presiones del triunvirato de la CGT integrado por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña.
La dirigencia nacional bajó el paro que tenía en suspenso la CGT -no sin antes imprimirle su primera crisis como gobierno tripartito- y accedió a una reunión con funcionarios del Gobierno y sectores empresariales.
La Casa Rosada logró así fijar una fecha para una mesa de negociación. Una posta que ya estrenó Schiaretti le semana pasada, cuando se anticipó al gobierno nacional y convocó al diálogo social a los gremios, a las universidades, a los empresarios y al tercer sector para evaluar la situación económica.
La Provincia salió a cubrir las necesidades de los sectores más vulnerables con una ayuda económica de 630 pesos, compuesta por aportes de la Provincia, la Nación y la cámara de supermercadistas, en orden decreciente. La convocatoria al diálogo social es el cuarto punto que distingue la situación cordobesa.

Saillén quiere una central en el interior

“Deberíamos fundar una CGT en el interior porque parece que en Buenos Aires no se animan a parar”, de esta manera se dirigía Mauricio Saillén al auditorio reunido en Luz y Fuerza el martes por la noche. Entre quienes lo escuchaban se encontraba su hijo Franco, legislador por el Frente para la Victoria local.
Además, el secretario general del SURRBAC lanzó un desafío a la dirigencia sindical. “Si desde Capital Federal no definen el paro lo lanzaremos desde el interior del país” dijo poniendo presión a los gremios cordobeses para rechazar explícitamente lo que, en ese momento, era una posibilidad de acuerdo entre el triunvirato de la CGT y el gobierno nacional. De esta manera, Saillen, quien además conduce la CGT Rodríguez Peña, se sumó a la polémica que recorre el movimiento obrero cordobés. Los principales destinatarios del mensaje son los dirigentes de otra central obrera provincial que conduce José Pihén.
Los principales referentes de los sindicatos estatales salireron a confirmar la jornada del miércoles 19 y diferenciarse de lo decidido a nivel nacional. “A juicio de las organizaciones de la CGT Córdoba, las respuestas del propio Gobierno nacional son insuficientes”, aclaró Pihen ratificando la convocatoria.
El documento firmado por las ambas centrales obreras cordobesas reproduce el eje localista. “Estamos convencidos que hay que avanzar y no resistir, por eso, en Córdoba se está generando la unidad de todo el movimiento obrero con gestos y acciones de gran generosidad dirigencial para marchar juntos. Instamos a los dirigentes nacionales y a los de otras provincias a que no solo se exprese la unidad en papeles, sino que en verdad den el ejemplo en la acción, definiendo la fecha para el paro nacional dispuesto por la C.G.T. nacional, convocando a todos los sectores sociales a poner un freno a este conservadurismo que está usando al pueblo como peón en un ajedrez macabro que juegan las clases dominantes” sostiene el texto de unidad.
La modalidad propuesta por el SEP es un abandono de tareas a partir de las 9 hs. y una movilización por las calles del centro de Córdoba a media mañana. Por su parte, la UEPC realizará un paro sin asistencia a los lugares de trabajo y se sumará a la marcha. Estarán presentes los demás sindicatos que forman parte de la Coordinadora de Gremios Estatales.
Sin embargo, los alineamientos de los dirigentes se traducen en el tono de las declaraciones. Mientras referentes como Saillén, el docente Juan Monserrat y las organizaciones sociales más vinculadas al kirchnerismo mantienen el voltaje combativo; los dirigentes cercanos al gobierno provincial aparecen con más prudencia.



Dejar respuesta