El “milagro Brochero” reúne a la plana mayor de la política

Mauricio Macri, Juan Schiaretti y Ramón Mestre compartirán un evento histórico el domingo. Los tres ya están en suelo europeo. El presidente y el gobernador viajaron con sus respectivas comitivas y el intendente será de la partida por invitación de la Iglesia Católica

ilustra6En pocas horas, la enorme expectativa que generó la canonización de José Gabriel del Rosario Brochero, el “cura gaucho”, culminará con una ceremonia formal en el Vaticano.
Las máximas autoridades del país, de la Provincia y de la ciudad ya están en territorio europeo y coincidirán en la Plaza San Pedro.
De esa manera, Mauricio Macri, Juan Schiaretti y Ramón Mestre, además de su afinidad política, compartirán un evento histórico, ya que si bien hay un santo argentino, Héctor Valdivielso, el sacerdote emigró cuando era un infante a España, con sus padres.
Brochero, en cambio, nació, vivió, predicó y murió en la Argentina.
EL acto comenzará a las 10.15 (5.15, hora local), antes del ángelus que el Sumo Pontífice reza todos los domingos.
A fines de agosto, el Gobierno local definió vía decreto la integración de la delegación oficial de diez personas de la Provincia que viajaría a Roma. La conformación de la comitiva se hizo bajo la premisa de darle “un criterio plural”, a fin de que representara a la sociedad cordobesa.
El gobernador Juan Schiaretti y su esposa Alejandra Vigo partieron hacia Roma ayer. Al evento los acompañarán los ex mandatarios constitucionales Eduardo César Angeloz y José Manuel de la Sota; Domingo Sesín, el presidente del Superior Tribunal de Justicia; Juan Pablo Quinteros, por la oposición en la Legislatura Unicameral; los intendentes Serafín Víctor Kieffer (de Santa Rosa de Río Primero, cuna de Brochero) y Luis Gustavo Pedernera (de Villa Cura Brochero, donde el religioso realizó gran parte de su obra); José Chavarría, de la Uocra, y Horacio Busso, en representación de los empresarios.
El cura desplegó una importantísima obra caritativa y social y su trayectoria es parte de la historia del Valle de Traslasierra.
Al inicio de su ministerio, asistió a los afectados por la epidemia de cólera que azotó a la ciudad de Córdoba en 1867. Luego, dejó la capital provincial para hacerse cargo del curato de San Alberto, en la localidad de Villa del Tránsito.
Con la colaboración de los feligreses, construyó iglesias y capillas, levantó escuelas y abrió caminos entre las montañas.
También fue una suerte de guía espiritual para muchos hombres y mujeres de Córdoba, quienes en una especie de iniciación recorrían junto a su pastor unos 200 kilómetros a través de las sierras. La travesía insumía tres días a lomo de mula. Al regresar, tras las jornadas silencio, oración y penitencia, muchos fieles cambiaban de vida y se asentaban en la zona.
Ya anciano, Brochero cuidó a enfermos de lepra y contrajo el mal. Sordo y ciego, murió el 26 de enero de 1914.
Pese a su vasta labor, que incluye gestiones ante las autoridades que hicieron posible la apertura de caminos, acequias, diques, una estafeta postal y hasta la extensión del telégrafo, su nombre será conocido por todos los católicos del mundo por los milagros que se le atribuyen.
Pese a la naturaleza espiritual de la ceremonia del domingo, hubo polémica en el ámbito político cordobés por la conformación de la comitiva oficial.
La “selección” generó críticas; en especial, porque el intendente Ramón Mestre no figuraba entre los invitados.
Sin embargo, el titular del Poder Ejecutivo municipal no bajó la cabeza ante el desaire de la Provincia y adelantó que estaría en el Vaticano el 16 de octubre, porque fue convocado por la Iglesia Católica. En rigor a la verdad, el macrismo también ignoró a su aliado, ya que la Nación no le extendió una invitación.
Además, Mestre precisó que tenía una reunión en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en Roma, y que aprovecharía la coincidencia de su agenda.
También hubo controversia por el costo del viaje de los representantes de la Provincia, que rondaría el medio millón de pesos. En ese marco, De la Sota aclaró que cuando fue convocado acordó con Schiaretti que solventaría sus propios gastos. De hecho, el ex mandatario está desde hace un tiempo el Viejo Continente; concretamente, en España, invitado por instituciones educativas.
Otra objeción que se le hizo al grupo de acompañantes de Schiaretti tuvo que ver con la modalidad de designación del emisario opositor del Poder Legislativo, ya que el juecista Quinteros quedó incluido por un sorteo. Al respecto, fueron muchos quieres estimaron que el “método del azar” no fue pertinente y que Aurelio García Elorrio, el único católico manifiesto y militante de todo el cuerpo, debió ser invitado directamente.
En el plano nacional no hubo mayores controversias. Macri partió a la Santa Sede en un avión de línea, junto a la canciller Susana Malcorra; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el secretario de Culto, Santiago de Estrada, y su vocero, Iván Pavlovsky.



Dejar respuesta