Las mujeres luchan por menos bancas

La discusión por la ampliación del cupo femenino está que arde en el Congreso Nacional. El propósito es que las candidaturas se repartan en partes iguales por hombres y mujeres, como se hace en algunas provincias, como Córdoba y Santiago del Estero (ésta fue la pionera).

congreso-de-la-nacion-argentinaLa discusión por la ampliación del cupo femenino está que arde en el Congreso Nacional. El propósito es que las candidaturas se repartan en partes iguales por hombres y mujeres, como se hace en algunas provincias, como Córdoba y Santiago del Estero (ésta fue la pionera). Un veterano dirigente radical, habituado a interpretar las noticias políticas con singularidad, le explicó al periodista por que, a su juicio, este proyecto es discriminatorio para las mujeres.

Periodista: ¿Cómo que es un proyecto que discrimina a las mujeres? ¿O se refiere a lo que se denomina discriminación positiva?

Veterano radical: El cupo es discriminatorio y no sólo porque supone que las mujeres son incapaces de alcanzar un puesto político por sí mismas, lo cual en este país está desmentido después de que una de ellas logró ser elegida dos veces consecutivas presidente.

P.: ¿Y en qué otro sentido también lo es?



V.R.: Piense en esto. Antes de que empezara la locura de los cupos, ¿cuántas mujeres podían ocupar una lista de candidatos?

P.: No entiendo.

V.R.: Imaginemos una lista de seis candidatos, antes de los cupos, ¿cuántas mujeres podía tener, como máximo?

P.: Y, seis…

V.R.: Cuando se colocó el cupo de género de un tercio, ¿cuántas mujeres, pueden ubicarse en esa lista, como máximo?

P.: Cuatro, porque los otros dos deben ser hombres.

V.R.: Correcto. Y si se lleva el cupo al 50 por ciento. ¿Cuántas mujeres podrán ocupar la lista, como máximo?

P.: Tres.

V.R.: Ya lo ve. Seis, cuatro, tres. Cada vez luchan por menos espacios.



Dejar respuesta