Enraizamiento

A comienzos de los años sesenta, los Rolling Stones salieron a tocar al influjo de la música blusera. Más de medio siglo después, ellos confirman su pasión por ese género, con el lanzamiento de un single, “Just Your Fool”, que anticipa la salida del disco “Blues & Lonesome” el 2 de diciembre.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

2016-10-10_jagger_richardLas raíces son algo de lo que resulta muy difícil desprenderse. Son las que nos nutren, las que nos aferran al suelo. Es de allí de dónde venimos. Y ellas nos lo recuerdan con su presencia, porque no importa lo alto que hayamos llegado, las raíces se encargan de vincularnos con el momento en el que empezamos a crecer. Y sí nuestras raíces son fuertes, entonces no habrá problemas en nuestro desarrollo. pero si son débiles, difícilmente podamos elevarnos demasiado, ya que al primer inconveniente nos vendremos abajo, si no contamos con ese soporte imprescindible de cuya compañía gozamos desde un principio.
En la música, por más que nos obstinemos en ocultarlas, las raíces afloran cuando son lo suficientemente importantes. En un pasaje de una canción, en el tono de voz con que se la interpreta, en un ritmo, se cuela eso que estuvo antes y que dio lugar a la aparición de una nueva sonoridad. Podemos percibirlo si escuchamos con atención. Es eso que subyace detrás de un tema que, de repente, se convierte en éxito, pero que en su actualidad cobija el legado de un repertorio que alguna vez estuvo vigente y que no por ser pretérito se ha vuelto insalvable.
Géneros como el blues, el jazz, el country, el folk, el soul, el reggae, el funk, el rap, constituyen un tronco común del que se ramifica la mayoría de los hits que se escuchan en la radio por estos días. En un panorama donde la hibridez es la única constante, no queda casi nada fuera de una paleta en la que los estilos se combinan de mil y una maneras hasta dar como resultado una novedad. Así como el rock surgió hace más de sesenta años de una fusión prodigiosa, ese mismo procedimiento da lugar hoy al nacimiento de otras innovaciones.
Precisamente, en esa herencia del blues y el rhythm and blues que posee el rock, escarbaron a comienzos de los años sesenta los Rolling Stones, como emergentes de una camada de jóvenes músicos ingleses fascinados por los estilos afroamericanos. No fueron ni por asomo los únicos en apelar a esa cantera, pero sí fueron los que le sacaron más jugo, porque de hecho se transformaron en una de las bandas más famosas del mundo gracias a esa energía blusera que siempre, en la recóndito o en la superficie, conformó el eje sobre el que giraron sus canciones.
Y ahora que ya entraron en la senectud y que disfrutan de un estatus de mitos vivientes, ellos prometen despacharse antes de fin de año con un álbum en el que dejarán registro de algunos clásicos del blues. La semana pasada, sin demasiados prolegómenos, lanzaron como adelanto el single “Just Your Fool”, en el que versionan una composición del pianista Buddy Johnson, quien la grabó junto a su orquesta en 1953. A 52 años de la publicación de su disco debut, en el que el blues era amo y señor, ellos vuelven sobre sus pasos y recuperan la pasión que los catapultó a la fama.
Si bien coquetearon con la psicodelia, el reggae y el funk, la vena blusera de los Rolling Stones atraviesa su trayectoria desde el big bang original hasta su presente inmediato, en el que se remontan a sus raíces profundas para realimentarse y seguir en el camino hacia adelante. No olvidar de dónde venimos es el mejor tonificante para mantenerse en forma. Y ellos, que este fin de semana la rockearon en el festival Desert Trip, saben muy bien todo lo que hay detrás de su música. Pero, por si alguien lo ha olvidado, el 2 de diciembre saldrá a la venta “Blues & Lonesome”, como testimonio fehaciente de su enraizamiento.