Por qué Australia sí y nosotros no

Un tema recurrente entre los que buscan explicaciones a nuestro atraso económico ha sido la comparación entre Argentina y Australia. ¿Cómo fue que ellos pudieron construir un país distinto (mejor) que el nuestro? ¿Cómo fue que ellos crecieron y nosotros nos estancamos?

Por Gonzalo Neidal
[email protected]

1455770023054Un tema recurrente entre los que buscan explicaciones a nuestro atraso económico ha sido la comparación entre Argentina y Australia. ¿Cómo fue que ellos pudieron construir un país distinto (mejor) que el nuestro? ¿Cómo fue que ellos crecieron y nosotros nos estancamos?
Pasan los años y las diferencias que establecen los índices es cada vez más abrumadora. Eso ha llevado a que políticos, economistas y gobernantes miren hacia la tierra de los canguros para intentar encontrar una explicación que pueda echar luz sobre lo que aparece como un misterio insondable.
Con motivo de un seminario organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA), visitó el país Peter Harris, presidente de la Comisión de Competitividad de Australia, quien concedió varios reportajes. Sus declaraciones no han sido copiosas pero sí muy precisas, con poco margen para la duda o las dobles interpretaciones. Lo que dejan en claro sus palabras es que en Australia no han seguido los dictados del populismo sin que esto signifique que el país haya prescindido de tener planes y, sobre todo, de ejecutarlos a lo largo de los años, con gobiernos del signo que fueren.
Harris reconoce que Australia es un país dependiente de la inversión externa pero no parece ser un tema que lo inquiete demasiado. Al contrario, exhibe esa condición como una suerte de galardón y reconocimiento a la confiabilidad que ofrece el país.
Cuenta también que, poco a poco, fueron saliendo de todos los subsidios que soportaba la economía y que eso les permitió ganar en competitividad y eficiencia. También habló de la implementación de una apertura progresiva de la economía, programada, en búsqueda de mayor competitividad de su producción industrial, objetivo que lograron.
Ofrece un ejemplo: el sector textil. “Australia no produce ropa barata”, dice, e indica que la importan de Asia. Habla también del desarrollo de los servicios de educación y el turismo. “En ambos removimos barreras para la competencia”, señala. Y agrega: “redujimos restricciones para que las aerolíneas fueran a Australia”.
Cuando le preguntan qué papel tuvo el estado, Harris responde: “La comunicación. Hay que explicar el problema. Explicar la crisis y cómo se va a resolver a través de estos cambios. Para cambiar tiene que haber consenso de que hay una crisis”.
Un camino distinto al que eligió (¿elige?) Argentina.
Y, consecuentemente, resultados distintos.



1 Comentario

  1. Y la educacion civica es muy alta en Australia, Canada, los paises escandnavos y todos aquellos paises que sin ser potencias mundiales son ejemplos a sequir por lo menos en parte. Educacion civica alta significa: «nos portamos bien». Este es todo el secreto.

Dejar respuesta