Cambiemos acusó a UPC de aliarse a los K por la FAM

No prosperó la idea del oficialismo sobre formar un triunvirato

veronica-magarioLa mesa provincial de Cambiemos fue dura ayer contra el peronismo cordobés, acusándolo de colaborar para que el kirchnerismo se quede con la conducción de la Federación Argentina de Municipios (FAM). Ramón Mestre era el candidato del oficialismo, pero finalmente fue elegida la kirchnerista de La Matanza, Verónica Magario.
“En los últimos días observamos cómo, desde distintos sectores, se pretende complicar la estabilidad política de los actuales gobernantes. Y hoy, un nuevo episodio, terminó de confirmar esta vieja forma de hacer política: el Peronismo de Córdoba -tal cual lo hiciera en el año 2011 ‘entregando’ su lista de diputados nacionales al poder central- hoy priorizó sus intereses partidarios y a espaldas de la gente votó como candidata a presidir la Federación Argentina de Municipios (FAM) a la ultrakirchnerista, Verónica Magario, de La Matanza”, protestaron los aliancistas cordobeses.
El comunicado de Cambiemos sostiene que “fueron los votos del ‘cordobesismo’ los que permitieron que esta institución continúe como una filial kirchnerista de los barones del conurbano bonaerense”. “Tuvieron la oportunidad histórica de federalizar institucionalmente a los miles de municipios de toda la Argentina. Pero no lo hicieron, decidieron y demostraron a través del voto que Unión por Córdoba quiere volver al pasado. Ese del que la gran mayoría de los argentinos decidió dejar atrás”, señala.
El comunicado fue firmado por los macristas Nicolás Massot, Darío Capitani, Javier Pretto y Gabriel Frizza, los radicales Ramón Mestre, Mario Negri, Orlando Arduh y Alberto Zapiola, y los juecistas Daniel Juez y Ernesto Martínez. Para los aliados cordobeses, el peronismo cordobés lleva adelante una “revancha desestabilizadora”. “La ciudadanía y su expresión popular nos exige a todos los actores políticos una práctica democrática fiel que implica saber ganar, pero implica también, aprender a perder. La sociedad votó no volver atrás. Y el peronismo cordobés parece darle la espalda”.
Por su parte, Magario, que reemplazó así en la conducción de la FAM al jefe comunal de Florencio Varela, Julio Pereyra, afirmó: “Hoy asumo una gran responsabilidad, pero necesito construirla con cada uno. Si esta Federación sirve para que todos podamos trabajar juntos en los tiempos difíciles de la Argentina, habremos tomado el camino correcto. Están abiertas las puertas para que construyamos junto a todos los intendentes”, afirmó
Tras “lamentar” la ausencia oficialista, Magario recordó que desde “hace meses” la FAM venía “trabajando en conjunto” con Cambiemos para “integrarlos” y que pudieran llegar a una “elección conjunta”, tras lo cual apostó que “van a reflexionar y se van a ir acercando, confío plenamente en eso”. “Si ellos son hombres del diálogo, la FAM convoca a todos los intendentes de todos los partidos políticos a dialogar y trabajar en función de las políticas de Estado”, subrayó.
En el acto en el predio porteño de Costa Salguero tampoco estuvieron los intendentes peronistas del Grupo Esmeralda, enfrentados al ex intendente de La Matanza Fernando Espinoza; los que forman parte del massismo; y los jefes comunales de Cambiemos.
Desde el oficialismo, el subsecretario de Gestión Municipal del Ministerio del Interior de la Nación, Lucas Delfino, cuestionó ayer la designación de Magario y aseguró que esa entidad “quedó reducida a los intendentes kirchneristas”. “En vez de institucionalizar la FAM a favor de los dos mil municipios de la Argentina, institucionalizaron la FAM kirchnerista que mantienen desde hace años”, criticó Delfino y agregó que “vuelve a ser una herramienta al servicio de los Barones del Conurbano”. El funcionario dijo que “no aceptar un triunvirato, muestra la falta de interés por construir instituciones representativas y fuerte” y alertó que “Magario demostró que su interés personal está por encima del interés general por los municipios”.



Dejar respuesta