Una foto por una silla perdida

Por Federico Jelic

2016-10-05_infantino_perezLa AFA sigue pagando por la vacante “ilustre” de Julio Grondona y, sobre todo, la inoperancia de armar algún sucesor de renombre. Mientras los lobos se cruzan entre sí para llegar al poder, Argentina lo pierde en las altas esferas. Porque después de 28 años, quedó en el camino en una silla privilegiada en FIFA y en CONMEBOL. El suizo Gianni Infantino, mandamás del ente madre del fútbol, terminó por designar a un dirigente del país “cafetero” dentro del consejo representativo de Sudamérica en Zurich. Consecuencias de una AFA devastada. Pero Armando Pérez, presidente en simultáneo de Belgrano y de la Comisión Normalizadora de AFA, se trajo un “regalito”: una foto con el heredero de Blatter y sus felicitaciones por la labor realizada en el fútbol nacional, con pocos meses de gestión. Sabor a poco como premio consuelo.
Y eso que desde la calle Viamonte enviaron al presidente de River Plate Rodolfo D’Onofrio como firme candidato a cuidar el asiento argentino. Infantino priorizó lo políticamente correcto y designó al colombiano Ramón Jesurún. Dicha elección se llevó en el marco de una periódica reunión de Comité Ejecutivo de Conmebol, celebrada en Bogotá, coincidiendo con el acto que inauguró la nueva sede de la Federación Colombiana de Fútbol.
Hay que ser realistas: la realidad dirigencial del fútbol argentino es una vergüenza en todo sentido, con huelga del fútbol del ascenso, intervenido por FIFA, con una Comisión Regularizadora que no puede tener gobernabilidad ante tantos ataques de los “grondonistas residuales”. La pérdida, entonces, es más que predecible y también.
Argentina gozaba de un espacio privilegiado allí. Pero Luis Segura con su renuncia en AFA también tuvo que emigrar de CONMEBOL y FIFA, sobre todo después de las denuncias e imputaciones recibidas al frente de la gestión que heredó del ya fallecido Grondona. “Don Julio” se sumó a la elite dirigencial en 1988. Ininterrumpidamente Argentina gozó de una pertenencia en el Concejo de dicho organismo con todo el honor, pero ahora tendrá que mirar desde afuera.

El “Eje del Caribe”
La nominación de D’Onofrio para suceder a Segura no surtió efecto, a pesar de que el “Millonario” viene de ganar Copa Libertadores y Sudamericana. Pero prevaleció la postura del “Eje del Caribe”, que proponía para el puesto a Jesurún o al presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Laureano González. Jesurún debutará en su nuevo puesto la semana próxima, en la reunión del Consejo de la FIFA prevista para el jueves 13 y el viernes 14.
“Para mí es un honor, haber recibido tal designación tanto por la FIFA como por la Conmebol, y claro, estaremos dispuestos a promover las ideas en este proceso de transformación de la organización. Es un compromiso que me llena de orgullo”, contó Jesurún apenas recibió el beneplácito de parte del sucesor de Joseph Blatter
Así, el fútbol sudamericano aportará al Consejo de la FIFA cinco miembros. El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol, es uno de los vicepresidentes de la FIFA. Además, hay cuatro representantes ante el Consejo: Wilmar Valdez (Uruguay), Fernando Sarney (Brasil) y Ramón Jesurún (Colombia). María Sol Muñoz (Ecuador) también tiene su lugar, en nombre del fútbol femenino de la región. ¿Segura? ¿D’Onofrio? ¿Argentina? Después de 28 años, queda afuera.
Fiel a su estilo de no querer estridencias, Infantino le tiró a Argentina algo así como un premio consuelo. Porque volvió a poner énfasis en apoyar a la postulación y designación del mundial 2030 con la organización conjunta de Argentina y Uruguay, emulando al primer certamen ecuménico, justo a un siglo de su celebración inaugural.
Más allá de la gratitud hacia ese proyecto, en AFA no hay mucho alivio. “El 2030 es un año muy importante. Son 100 años del primer Mundial. La Historia se tiene que respetar”, espetó con diplomacia y algo de demagogia. Fácil es prometer una candidatura cuando falta más de una década, y después de que Argentina saboreara el fracaso de haber perdido la silla del Consejo más importante del continente.
Como saldo de la cumbre de Bogotá, al menos Armando Pérez salió ganando con algo. Al término de la misma se pudo viralizar una imagen de Infantino con el presidente de Belgrano y de esta AFA disfrazada, tomada con un teléfono celular a trasluz, que no permite la mejor nitidez. El encuentro tuvo que ver primero con la consagración del equipo argentino de Futsal en el país “Cafetero” por primera vez en la historia, y entonces, llegaron las consecuentes felicitaciones. Porque, además, de parte del suizo recibió apoyo y elogios por su gestión al frente de la Comisión Normalizadora en busca de reencauzar al fútbol argentino, motivo que llenó de orgullo al también presidente de Belgrano. Y pensar que la misma Colombia pudo recibir al “Pirata” por Copa Sudamericana, más precisamente a Medellín, si hubiera ganado a Coritiba de Brasil en el Mario Kempes la semana pasada…
Vale destacar que Pérez llegó con la aprobación del gobierno nacional. Mauricio Macri se supo contactar con Infantino averiguando las represalias y consecuencias de FIFA si resolvía intervenir AFA en tiempos de elecciones improlijas e intentos frustrados de Superliga. Así que Pérez puede gozar de alguna compensación dentro de tantas críticas sufridas por parte del núcleo grondonista que se resiste a los cambios.



Dejar respuesta