Una excepción: Martínez rechaza inflación de cupo femenino

El senador nacional por el juecismo, Ernesto Martínez, ratificó ayer que votará en contra la ampliación del cupo femenino al 50 por ciento en las candidaturas legislativas.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

illustra1El senador nacional por el juecismo, Ernesto Martínez, ratificó ayer que votará en contra la ampliación del cupo femenino al 50 por ciento en las candidaturas legislativas. La valiente y sensata posición del dirigente del Frente Cívico llama la atención porque la moda es apoyar el proyecto, aunque sea inconveniente.
El aumento del cupo femenino es una ola que se extiende en todo el país. En la provincia de Buenos Aires ya es ley, y ahora se pretende que el Congreso de la Nación haga lo mismo. Cabe recordar que Córdoba fue la segunda provincia en llevar el tradicional cupo de género de un tercio a la mitad, por impulso de la entonces secretaria general de la Gobernación y esposa de José Manuel de la Sota, Olga Riutort; unos meses antes, los legisladores santiagueños se habían convertido en los pioneros de esta demagógica iniciativa.
Muchos legisladores nacionales rechazan el nuevo cupo cuando se confiesan en off the record, pero en público lo soportan y hasta lo alientan. La fuerza de lo políticamente correcto es demasiado para la mayoría.
Llamó la atención, por ello, que Martínez fuera tan claro al oponerse a la inflación del cupo, aunque ya había adelantado su punto de vista cuando el asunto se trató en las comisiones de la Cámara de Senadores.
En una entrevista con radio Universidad, Martínez consideró “arcaico” el cupo femenino, que comenzó a aplicarse en el país en la década del ’90. Recordó, en ese sentido, que se opuso ya en la Convención Municipal de 1995, época en la que integraba las filas del peronismo cordobés, antes de trasladarse a la “nueva política” de Juez (fenómeno político ¿también arcaico? que ayer pudo conmemorar, los 13 años de su gran victoria electoral por la Intendencia de Córdoba).
“Han pasado veinte años y siempre la misma respuesta: la discriminación positiva”, protestó el senador nacional.

Cualquier cosa
Para Martínez “esto abre la posibilidad de que se inventen cupos de cualquier cosa”.
“Lo digo sin sorna ni nada, ya había proyectos en la Cámara de Diputados de cupo por los pueblos originarios, cupos por transexuales, lesbianas, gays y demás, y así se van, creativamente, inventando nuevas porciones que intentan obligatoriamente estar en una lista”, señaló.
“Lo unico que no es obligatorio –ironizó- es el mérito y la capacidad para integrarla; la idoneidad que dice la Constitución Nacional”.
El senador destacó que en los últimos años hubo una presidenta, además reelecta y gobernadoras que llegaron a sus cargos sin ningún tipo de cupo.
Martínez habló también de otra cuestión que los políticos admiten sólo en privado: con el cupo actual, y más ahora que lo extenderían, es muy difícil armar las listas de candidatos, porque la realidad es que no hay tantas mujeres haciendo política en los partidos.

Listas complicadas
“Como venía, bastante equilibrado, estaba bien”, dijo. Consideró que confeccionar las próximas listas será “difícil”, con “la paridad en el cupo, la igualdad entre hombre y mujer, e intercalado”.
“Primero, por supuesto, porque todos los partidos quieren estar, y en segundo lugar esta nueva opción que dificulta el armado de la lista”, siguió.
“Le adelanto desde ya, lo votaré negativamente, así sea el único, porque estoy viendo venir que va terminar con grandes dificultades para todos”, recalcó.



Dejar respuesta