Macrismo local comenzó seducción en sindicatos

El presidente del PRO Córdoba, Javier Pretto, participó de un evento masivo convocado por SUVICO. Las conversaciones con los referentes sectoriales iniciaron con el objetivo de consolidar una pata gremial en Córdoba, de cara a las elecciones legislativas de 2017.



pretto-el-obreroEl “cambio” de gobierno impuso varios desafíos al sindicalismo. Con el desembarco de Mauricio Macri en la Casa Rosada los referentes gremiales daban por descontado que tocaría sus fibras más sensibles como parte del proceso de reordenamiento de la economía: los salarios y los puestos de trabajo.
Los sindicalistas adeptos al modelo “nacional y popular” quedaron en medio de la necesidad de reivindicar su extracción peronista per se. Junto a sus pares anti K, también fueron atrapados por la sintonía que impera entre los distintos niveles de gobierno, acortando sus márgenes de negociación (y operación).
Un ejemplo reciente: Macri y sus funcionarios aseguraron que la inflación está bajando y que no era necesario reabrir la paritaria. La consigna fue tomada por el gobernador Juan Schiaretti que avaló el discurso, pese a la embestida de gremios estatales. Probablemente autorice un bono de fin de año, pero está claro que el paliativo no conformará.
Los cabecillas sectoriales izaron las banderas contra el presunto “ajuste” y no desconocen que un eventual repliegue tendrá repercusiones internas. Con el correr de los meses del nuevo gobierno, ya no quedaban dudas que sería el año de los sindicatos. Y todo parece indicar que el pronóstico de conflictividad no mejorará, al menos hasta que el receso estival realice su magia.
Pero a las batallas previsibles contra el Gobierno nacional y sus socios políticos de ocasión, se suma la orfandad de varios gremios que militaban por Cristina Fernández de Kirchner. Como varios de sus deudos que ocuparon cargos públicos, ahora resaltan su cepa peronista ante todo y buscan encontrar una nueva zona de comodidad.
La situación obliga a los gremios PJ, anti K, a estar atentos a los movimientos de sus pares de la vereda contraria. Asimismo a ajustar el foco sobre aquellos que comienzan a crecer dentro de un peronismo convulsionado.
El macrismo busca traer agua para su molino, aunque asume que no será tarea sencilla por los motivos de coyuntura antes expuestos. Comenzó por aquellos sindicatos que mantenían un perfil bajo, pero demostraron amplio poder de convocatoria.
El presidente del PRO Córdoba, Javier Pretto, participó del evento de este sábado convocado por el secretario general de SUVICO, Gustavo Pedrocca, que reunió cerca de 20 mil personas. El anfitrión posó para la foto con dos colegas Sergio Fittipaldi (Limpieza) y Pablo Trapani (Federación de Camioneros) y el dirigente peronista Ricardo Moreno. Claro que la sorpresa fue aportada por el dirigente que militaba en las filas de la ex Ucedé.
SUVICO hizo una clara demostración de fuerza y el macrismo tomó nota con un enviado especial.
El diputado nacional se encargó de difundir en las redes sociales que su participación no fue ocasional. En concreto, el macrismo adolece de una pata sindical que apuntale su proyecto político y neutralice la embestida masiva del gremialismo peronista, que no suscribió a las mieles de la era del diálogo.
El acto de presencia en la fiesta de SUVICO forma parte de un plan general, que incluye conversaciones y mesas de diálogo con el gremialismo cordobés. Vertebran los primeros contactos las elecciones legislativas de 2017.
El macrismo está en carrera y quedó claro con el Presupuesto 2017 contempla una suba del 48 por ciento para el gasto electoral, comparado con 2015. Aumentaría si se resuelve utilizar la boleta única electrónica.
Cambiemos debe ratificar su puesto y los comicios de medio término servirán para estos fines. El sindicalismo, con su poder de fuego y convocatoria, pasarán a ser los chicos mimados del partido amarillo.



Dejar respuesta