Negativa del gobierno unifica paro universitario de mañana

En la reunión del jueves, representantes del ministerio de Educación y Deportes manifestaron necesario evaluar la inflación de septiembre, negándose a reabrir la negociación paritaria por el momento.

paritaria_1_sept_2-768x429Se concretó el jueves pasado la reunión entre representantes de la secretaría de Políticas Universitarias (SPU) del ministerio de Educación y Deportes de la Nación y de las seis centrales sindicales que representan a nivel nacional a los profesores universitarios, tal como había sido pactado en el acuerdo paritario 2016.
Sin embargo los gremios, que venían reclamando una reunión de dichas características desde hace dos meses, no pudieron llevarse lo que buscaban, una propuesta del gobierno para mejorar la cadena de aumentos escalonados pactados en mayo pasado.
Por ello, ante la negativa oficial a rediscutir por el momento el acuerdo paritario 2016, las dos principales centrales, Conadu y Conadu Histórica, anunciaron conjuntamente la realización de un paro total de actividades en la jornada de mañana 4 de octubre, tal cual había sido adelantado.

Acuerdo pospuesto
De la reunión participaron representantes de algunas universidades nacionales: Julio Mazzotta, secretario de Asuntos Jurídicos y Legales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Fabián Calderón, rector la Universidad Nacional de La Rioja (UNLaR), y Jorge Olguín, quien se desempeñó a comienzos de año como rector organizador de la Universidad Nacional de Villa Mercedes (UNViMe).
Además, estuvieron presentes el rector de la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires (UNNOBA), Guillermo Tamarit, quien actualmente preside el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y dos funcionarios de la SPU, la subsecretaria de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias, Danya Tavela, y el jefe de gabinete, Mario Gimelli.
Las representaciones sindicales cubrieron el amplio espectro de organizaciones, conteniendo a las seis centrales gremiales: Conadu, enrolada en la CTA que comanda Hugo Yasky; Conadu Histórica, ligada a la CTA que conduce Pablo Michelli; Fedun, que responde a la CGT; Fagdut, que representa a los docentes de las distintas facultades regionales de la Universidad Tecnológica Nacional; y Ctera y UDA, dos centrales con representación de docentes secundarios de establecimientos universitarios.
El motivo de la reunión era el cumplimiento de la “cláusula gatillo” del acuerdo paritario firmado a fines de mayo pasado, la cual establecía que “el 29 de septiembre de 2016, se realizará una reunión de las partes en la que se analizará la evolución de la pauta inflacionaria y la necesidad o no de incorporar nuevos valores al presente acuerdo”.
Al comienzo de la reunión, los representantes de la SPU afirmaron que estaban dispuestos a analizar la evolución del proceso inflacionario en contraste con los aumentos salariales, pero que para ello se necesitaría conocer los datos de la inflación de septiembre, aun no disponibles. Por ello, se propuso reunirse nuevamente el próximo 12 de octubre, cuando las partes ya podrán contar con el índice de precios al consumidor de septiembre.
El acuerdo original, firmado por las seis centrales, incluía los siguientes aumentos escalonados: 18 por ciento en mayo pasado, dos incrementos de 7,5 por ciento cada una en septiembre y noviembre, y un último aumento del 2 por ciento en diciembre, que duraría hasta una nueva negociación anual en febrero-marzo.
Las distintas representaciones reclamaron que se debería acordar un aumento extraordinario del 15 por ciento, el cual se sumaría a los porcentajes de incremento pactados en mayo pasado. Asimismo, Conadu reclamó que los aumentos aún no realizados (pactados para los meses venideros) se efectivicen a partir del próximo sueldo.

Paro unificado
La ausencia de una propuesta oficial de aumento generó malestar en entre los sindicatos de profesores universitarios.
Inmediatamente después de la reunión, las cúpulas de Conadu y Conadu Histórica realizaron una conferencia de prensa conjunta para ratificar que, tal como se había adelantado, ambas centrales realizarán un paro total de actividades en la jornada de mañana.
Además, Conadu Histórica ya anunció que si en la reunión del 12 de octubre las autoridades de la SPU continúan sin realizar una propuesta de mejora salarial, realizarán un paro de actividades de 48 horas los días jueves13 y viernes 14 de octubre.
El temor de las representaciones sindicales es que la discusión con el gobierno se extienda más allá del final del ciclo lectivo. Tras la finalización del período de clases, las medidas de fuerza perderán cualquier tipo de impacto en la realidad universitaria y el gobierno posiblemente haya ganado la pulseada para no volver a negociar hasta febrero. Además, el abultado aumento del presupuesto universitario para 2017 y la muy probable exención del medio salario de diciembre del impuesto a las ganancias, bajarían los decibeles del combate gremial.
Por ello, las dos principales centrales (Conadu y Conadu Histórica), que reúnen a más de tres cuartos de la representación docente universitaria, no quieren dar tregua al ministerio de Educación y Deportes, en busca de un acuerdo inmediato.