Con paros, UEPC y ATE inician hoy la primavera gremial

Los docentes provinciales y un sector de los empleados estatales van al paro hoy. El objetivo es forzar a la CGT nacional a fijar la fecha de una huelga general. El SEP realizará el jueves un abandono de tareas con movilización. Mañana y el jueves habrá asambleas de dos horas por turno de los bancarios.

uepcEl segundo semestre del año promete ser pródigo en actividad sindical. Los reclamos de la dirigencia cordobesa combinados con la reorganización del mapa sindical nacional son los factores centrales de esta primavera sindical.
El primer turno será para la UEPC y los afiliados a ATE. Estos sindicatos no se encuentran enmarcados en la CGT aunque tampoco comparten una central común. Mientras los docentes cordobeses se referencian con la CTERA que está enrolada en la CTA que conduce Hugo Yasky, los trabajadores del estado se referencian con la que conduce Pablo Micheli. Las medidas de fuerza que se desarrollan hoy son convocadas por estas centrales nacionales.
Las dos centrales disidentes rivalizaron fuerte durante el gobierno de Cristina Kirchner ya que mientras Yasky se encolumnaba en el oficialismo duro, Micheli revistaba en la oposición. Desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri, ambos dirigentes han dado muestras de acercamiento realizando acciones conjuntas.
En esta oportunidad, el paro tiene motivaciones variadas. En lo que hace a los reclamos concretos, tanto los docentes como los estatales reclaman la reapertura de las negociaciones paritarias. El relato oficial de la dirigencia gremial sostiene que los acuerdos firmados a principio de año han quedado desactualizados con respecto a los índices inflacionarios.
El comunicado de la UEPC hace hincapié en este pedido. El primer punto aprobado por la Junta Ejecutiva de CTERA y el Plenario de Secretarios Generales, de los que forma parte el cordobés Juan Monserrat reza “Exigir al Gobierno Nacional la reapertura de la Paritaria Nacional, entendiendo que esta negativa de los gobiernos nacional y provincial forma parte de la política de ajuste sobre los trabajadores”.
ATE, por su parte, esgrime “la reapertura de las paritarias, la reincorporación de todos los trabajadores despedidos, contra el ajuste y los tarifazos” como consignas. En Córdoba, aunque la mayoría de los empleados públicos provinciales se encuentran afiliados al SEP, tiene fuerza en los hospitales donde la disidente Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) adhiere a la medida de fuerza.
Por su parte, el gremio ADIUC, que representa a los docentes universitarios realizará una protesta pública aunque no convocó a cese de actividades. Se limitará a la instalación de una “Carpa en defensa de la Universidad Pública y el Salario Docente” en las calles de Ciudad Universitaria.
Los empleados bancarios también participarán de la semana de protesta. Los días miércoles y jueves realizarán asambleas de dos horas por turno, lo que resentirá la atención en las entidades.
Más allá de estos reclamos, sendos paros tienen un objetivo político no declarado. Los sindicatos no alineados con la CGT recientemente reunificada buscan tensionar a fin de definir una convocatoria a un paro general a nivel nacional. Si bien en la última reunión del Comité Central Confederal se debatió la posibilidad de una medida de fuerza, el triunvirato que conduce la central obrera logró evadir la definición de una fecha concreta.
La semana de protestas no se agotará en el día de hoy. El Sindicato de Empleados Públicos que conduce José Pihen tomará la posta el jueves con un abandono de tareas seguido de concentración y movilización por las calles céntricas. El titular del gremio pretende generar una escalada de acciones para desembocar en un paro provincial el día 20 de octubre.
Pihen eligió una fecha con el suficiente margen de tiempo para especular con la eventual convocatoria cegetista a nivel nacional. De todos modos, aclaró que, en el caso de que la central nacional no defina fecha, el SEP realizará la medida de fuerza.