Con paraguas sobre PRO, UCR hará retiro en Villa Giardino

Los radicales hará un encuentro provincial. Para mostrarse unidos, criticarán a Schiaretti.

2016-09-20_macriLa UCR volverá a tener un encuentro provincial en Villa Giardino el primer fin de semana de noviembre, con el propósito de, para decirlo en términos radicales, “abuenarse” antes del inicio del período de negociaciones preelectorales.
El viernes 4 y el sábado 5 de noviembre, la dirigencia radical de Córdoba hará su catarsis anual en el hotel del sindicato de Luz y Fuerza, en Villa Giardino, tradición que había quedado en suspenso después de dos años.
En 2014, en plena y dura interna, la convocatoria al encuentro provincial sólo fue respondida por el grupo oficialista Convergencia (mestrismo) y su socio oscilante Fuerza Renovadora (nicolacismo).
En cambio, faltaron a la cita los otros cuatro grupos que existían en ese momento: Morena (negrismo), Marea Radical (aguadismo), Línea Córdoba (angelocismo) e Identidad Radical (becerrismo); tampoco concurrió el ahora devaluado intendente de Río Cuarto, Juan Jure. En aquel entonces, el presidente del Comité Central era Alberto Giménez.
La discusión en ese momento era si debía la UCR aliarse con el PRO y con Luis Juez. El mestrismo rechazaba de plano cualquier acuerdo con el ex intendente, acusador serial de todos los radicales, incluso de aquellos que, como Aguad y Negri, querían (y luego lograron) sumarlo a la coalición.
En Villa Giardino ‘2014, los mestristas se sintieron desairados, fundamentalmente por Aguad y por Negri y dispararon duros discursos contra ellos. Todavía se recuerda el de Cossar, reprochándoles que ocupaban cargos nacionales por el esfuerzo mestrista.
Habiendo aprendido de aquella lección, el encuentro de Villa Giardino de este año está planeado con más astucia.
El Comité Central, que ahora preside Alberto Zapiola, resolvió invitar a todos los núcleos internos a debatir, pero estableciendo un paraguas diplomático: de la relación con el PRO, no se habla.
La alianza con el macrismo es la piedra de la discordia en el radicalismo provincial. Hay radicales fanáticos del acuerdo (aguadistas), otros resignados (mestristas), y los que critican sus consecuencias (becerristas). Mejor, entonces, dejar esa discusión para otro momento.

Todos contra Schiaretti
La prioridad es enviar una señal de unidad partidaria, y la mejor amalgama es la crítica al gobierno del peronista Juan Schiaretti.
La municipalización del Paicor, la falta de obras para enfrentar las inundaciones en el sur provincial, los fondos no coparticipados por la Provincia a los municipios y las comunas, y la inseguridad, son algunos de los temas que los radicales, desde el partido y desde el bloque de legisladores, cuestionan al gobierno.
De todo ello hablarán los radicales, seguros de que así podrán exhibir un partido unido y, como dicen, con vocación de ser gobierno en 2019. Por supuesto, tampoco será momento de hablar de candidaturas, ni siquiera de las que habrá que construir para las elecciones de diputados nacionales del año que viene, porque ello desataría las tormentas que se quieren evitar (ya sea por las pretensiones internas o porque implicaría hablar de los espacios para los socios, los innombrables de Villa Giardino).
En el verano, sin dudas, comenzarán las conversaciones para el ajedrez político 2017. Ahí sí, la interna cobrará más temperatura.