Gremios reciben a Frigerio con combo de reclamos

La primavera gremial comienza mañana en Córdoba. Los sindicatos que aportan a la Caja marcharán el mismo día que el ministro del Interior firme el convenio por la deuda con la Provincia en El Panal. Ctera decretó ayer un paro nacional para el próximo martes. El viernes se reúne la CGT.

Por Juan Pablo Carranza
[email protected]

enroque-frigerioPor azar o porque tenían a mano algún tipo de información muy precisa, los dirigentes de los gremios que aportan al sistema jubilatorio provincial decidieron, hace más de una semana, marchar este jueves para reclamar por la situación de la Caja Jubilaciones; casualmente el mismo día que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, llega a Córdoba para rubricar el acuerdo por el déficit previsional con el gobernador Juan Schiaretti.
Casualidad o no, lo cierto es que los gremios decidieron adelantar un día la fecha en que usualmente se manifiestan por la derogación de la Ley 10.333. Mañana la preocupación por la Caja de Jubilaciones será el denominador común de los reclamos. Pero no será el único. Los gremios pondrán en juego también otras demandas.
La primavera gremial, que no se corresponde exactamente con el calendario gregoriano, comenzará mañana. El pronóstico extendido augura una temporada intensa, con florecimientos de reclamos con diferentes variantes (reapertura de paritarias, actualización de las franjas del Impuestos a las Ganancias, etc). A nivel nacional, Ctera decretó ayer un paro nacional para el próximo martes. Y resta ver lo que suceda el viernes, cuando se reúna el Comité Central Confederal de la CGT nacional.
Pocas veces los sindicatos locales -que siempre conjugan en sus reclamos demandas a la Nación y a la Provincia por igual- aprovecharon la oportunidad de mostrar su descontento a las autoridades nacionales. Y eso que el presidente Mauricio Macri pasó varias veces por Córdoba. Mañana podrán hacérselo sentir a Frigerio.
Aunque hacerle sentir es más una licencia periodística. Esta vez, y a diferencia de la última movilización, los gremios concentrarán en Colón y General Paz a las 11 de la mañana para luego marchar hasta la esquina de boulevard San Juan y Vélez Sarsfield. Allí harán uso de la palabra, luego de la interpretación de la orquesta sinfónica de la provincia, tres oradores: Gabriel Suárez (Luz y Fuerza Capital), Juan Monserrat (Uepc) y José Pihen (SEP). Previsiblemente el centro será un caos.
Al cambiar de escenario y despejar El Panal, Schiaretti podrá recibir a Frigerio, sin mayores complicaciones. El anuncio del nuevo convenio será por la tarde.
Pero más allá de esta disposición anecdótica en la agenda, lo concreto es que los gremios que aportan a la Caja podrán hacer concurrir sus reclamos. Inclusive el de la Caja, porque la Nación también tiene su cuota parte de responsabilidad al exigir pautas que adapten al sistema previsional nacional.
A pesar de que fueron anoticiados extraoficialmente y también por los medios sobre algunos de los puntos del convenio, los gremialistas, como es su costumbre, prefieren desestimar públicamente cualquier especulación y esperar a tener el documento del acuerdo Nación-Provincia en la mano.
La Caja jubilaciones no es el único reclamo en el que concurren como blancos El Panal y la Casa Rosada. La reapertura de las paritarias es otro de los puntos pendientes de la agenda gremial. Ocupa, con seguridad, el primer puesto a nivel general.
Es cierto que el ítem salarial, en este caso, depende exclusivamente de la Provincia. Pero hay gremios que comparten este reclamo con sus centrales nacionales, por caso UEPC con Ctera. Los docentes provinciales están muy activos en esta demanda –mucho más que sus primos del SEP- y hace casi tres meses que insisten con ella.
La Nación y la Provincia comparten un argumento central para rechazar el pedido de reapertura: la inflación no superó los convenios salariales. Inclusive sus índices de precios al consumidor arrojan cifras casi gemelas. La coincidencia en este punto es calcada. En frente está la preocupación por aumentar el déficit fiscal y que el incremento de sueldo pueda potenciar la inflación, que ciertamente no tiene los índices de principio de año.
Los docentes no serán los únicos en apuntar a dos blancos al mismo tiempo. La Bancaria también hace un doblete con la huelga de mañana. A nivel nacional, la central que comanda el radical Sergio Palazzo se anticipó al Confederal de la CGT y lanzó un paro un día antes del plenario clave de la central obrera.
Los bancarios que intentaron forzar la decisión de una huelga el día de la elección del triunvirato, se retiraron del pasado congreso y no aceptaron ningún tipo de secretaría (hay versiones que sostienen que el resultado de las negociaciones internas no colmó las pretensiones de los bancarios), no obstante el viernes participarán del congreso.
Córdoba recibe a Frigerio con una batería de reclamos que se entremezclan: hay demandas dirigidas hacia la Nación y otras la Provincia.