Mestre busca tomar deuda bajo el paraguas de Macri

El Intendente aprovechará las gestiones del Presidente para reinsertar al país en mundo y la buena predisposición de inversionistas para buscar fondos frescos con un tope de 150 millones de dólares.

ilustra-mestre-y-macri-caminando-nueva-yorkAhora fue el turno del intendente Ramón Mestre de escoltar al presidente Mauricio Macri en una nueva misión internacional, esta vez a Estados Unidos. Oportunidad que abre la posibilidad de cimentar lazos, lograr el intercambio de opiniones directas y fijar nuevas consignas políticas.
El río está revuelto. En el principal bastión electoral del interior para el macrismo, hay una tensión manifiesta entre los intendentes de Cambiemos y el gobernador Juan Schiaretti, aliado peronista predilecto del mandatario nacional. Mestre encabeza la afrenta que podría dirimirse en las arenas de la Justicia.
En las filas del PRO ya son varios los que sospechan que la bonanza institucional entre macristas y peronistas cordobeses se refrendará con miras a la pugna electoral del 2017. Los dirigentes amarillos esperan órdenes. En tanto, para calmar las ansiedades radicales, Emilio Monzó –el más peronista del partido amarillo- incluyó entre los presidenciables al titular del Palacio 6 de Julio, como las salvaguarda del nuevo modelo institucional que quedó inaugurado en diciembre de 2015.
Mestre acusó recibo con felicidad. La referencia no causó sorpresa en el paño local porque ya se rumoreaba que Mestre estaba dispuesto a dejar el municipio en manos de Felipe Lábaque para ponerse al servicio nacional. Lo desmintió después, por cierto. Aunque la versión fue recordada con la cita del armador de la estrategia electoral de Macri para las presidenciales.
La próxima contienda electoral es un tópico de abordaje obligatorio entre Macri y Mestre. Muestra de esto está en mente de varios de los que viajaron a Estados Unidos es la mención del jefe de Estado en un seminario organizado por el diario Financial Times en Nueva York. Allí, aseguró que Cambiemos ganará las legislativas nacionales y recordó que muchas leyes se aprobaron en el Congreso pese a que el Gobierno no tiene mayoría ver aparte.
Mestre no desaprovechará la proximidad con el presidente para tratar asuntos no sólo electorales como los comentados, sino también de estrategia. Lo tranquilizará: la pelea con Schiaretti es más ruido que otra cosa. La resistencia secreta del bipartidismo provincial que hoy se encuentra moderado por el hada madrina que representa la dirigencia del partido recoleto.
También, aprovechará la buena recepción de inversionistas y líderes mundiales que tiene Macri para tomar deuda internacional que le permita insuflar la infraestructura urbana con una dosis expectable de inversiones.
Cabe recordar que el Concejo Deliberante autorizó a Mestre a tomar deuda externa con un tope de 150 millones de dólares.
La misión comenzó ayer con el ministro de Economía de la Nación, Alfonso Prat Gay, donde dialogaron con inversores de la Bolsa de Nueva York.
La apuesta de Mestre es grande. Con la expectativa internacional por la participación argentina en la comunidad global y pronósticos de reactivación de la economía nacional, el intendente aprovechará las circunstancias para levantar su gestión.