Fortuna busca calmar incertidumbre de becarios

El ministro aseguró que la Provincia está en tratativas con la Nación para darle continuidad al Programa Médicos Comunitarios.

francisco-fortunaLa continuidad del Programa Médicos Comunitarios aún es incierta. La prórroga del convenio articulado entre la Nación y la Provincia vence el 30 de septiembre y hasta el momento no hay certezas de su prolongación. No obstante, la Provincia salió ayer a manifestar su voluntad política y predisposición para llegar a un acuerdo con la Nación que garantice su permanencia.
“Nosotros somos defensores del Programa Médicos Comunitarios y creemos que debemos sostenerlo y potenciarlo”, afirmó ayer el ministro de Salud, Francisco Fortuna, en declaraciones a Radio Universidad.
La última prórroga del convenio fue firmada el 9 de marzo pasado (con vigencia desde el primero de abril) y vence a fin de mes. Hasta el momento el Ministerio de Salud de la Nación no se ha puesto de acuerdo con la cartera local para su continuidad. El programa, para el que trabajan 725 profesionales según indicó el funcionario provincial, depende de fondos nacionales y es gestionado por la Provincia. Esta situación lógicamente impactó sobre los trabajadores del sector, que ya atraviesa una situación de crisis crónica y ayer realizaron un abrazo al Hospital Misericordia.
Fortuna buscó aplacar esta incertidumbre. “Los profesionales que participan de ese programa son conscientes de que ha habido una prorroga después del cambio de Gobierno hasta el 30 de septiembre. Pero de ninguna manera quiere decir que vayan a caducar esos contratos en ese programa. Estamos trabajando y viendo la mejor alternativa con el Gobierno nacional. Lo venimos conversando para ver cómo le damos la mejor continuidad a ese programa que lo consideramos muy valioso”, explicó Fortuna quien advirtió que en estos momentos el programa se encuentra en un estado de “revisión”.

Reunión

En la tarde de ayer Fortuna se reunió con una delegación de 14 trabajadores del área, que ayer fueron a manifestarse hasta la sede del Ministerio. Un gesto para calmar la inquietud. Aunque se trató de un encuentro que ya estaba pautado en la agenda ministerial, inclusive antes de que los profesionales de la salud recibieran el recordatorio vía whatsapp del vencimiento del programa.
Tras el encuentro, Gastón Vecchiani, delegado de UTS, señaló que “no hubo ninguna respuesta concreta por parte de la Provincia. Lo que sabemos solamente es que están negociando la continuidad del programa”. Hoy los becarios se reunirán nuevamente para evaluar algún tipo de medida.

Mala señal
El panorama en el sector es incierto. En todo caso se desconoce el porqué de la posible discontinuidad del programa o de su reformulación. Inclusive hay versiones extraoficiales encontradas. Algunos especulan con un recorte de fondos por parte de la Nación, mientras que otras fuentes señalan que el gobierno nacional tendría intenciones de mantener algunos tramos del convenio. En mensajes internos e informales se barajaba la posibilidad de que continuasen algunas células que dependen exclusivamente de la administración nacional.
Lo llamativo es que este desencuentro se produce en un momento de gran acercamiento entre la Provincia y la Nación. La proximidad del acuerdo por el déficit de la Caja de Jubilaciones (el jueves el ministro del Interior Rogelio Frigerio estará en Córdoba por ese tema) y el respaldo que pronunció el fin de semana el gobernador Juan Schiaretti en el congreso del PJ provincial al presidente Mauricio Macri hablan de una sintonía cada vez más aceitada entre la Casa Rosada y El Panal.
Por si esto fuera poco, vale apuntar que durante la administración nacional anterior, con el kirchnerismo al frente del Ejecutivo, no hubo mayores desencuentros por este tipo programas. Lo cierto es que la dilación de la resolución del problema – con la posibilidad de una baja de fondos nacionales- complica directamente a la Provincia, que tiene solo tiene la responsabilidad adminitrativa.