El tipo de cambio real cae y enciende alarma para los exportadores

En el análisis de coyuntura de la Bolsa de Comercio se repasaron datos claves de la economía. Los “brotes verdes” provienen del campo.

dolaresEl tipo de cambio real viene cayendo desde siempre, lo que se convierte en una “amenaza” para el comercio exterior y, consecuentemente, para la producción y el empleo. El dato se desprende del trabajo del economista de la Bolsa de Comercio, Diego Dequino. Subrayó que después de recuperarse el 40% el tipo de cambio real multilateral cayó 11% y hoy está estabilizado a valores menores que el promedio histórico de la década. La expectativa de devaluación del mercado para los próximos meses es del cuatro por ciento.
Como consecuencia de la caída del tipo de cambio, entre otros factores, el saldo comercial de bienes y servicios disminuyó de un superávit de 14 mil millones de dólares FOB en 2008 a un déficit de 4 mil millones en 2015. La relación comercial entre Argentina y China es, para Dequino, un caso particular de análisis: entre 2002 y 2015 las exportaciones argentinas a ese destino incrementaron cuatro veces su valor y se concentran en pocos productos (poroto y aceite de soja) mientras que las imprtaciones chinas valen 34 veces más.
“La sustitución de importaciones -señala el informe- podría haber creado 31.000 puestos de trabajo en Córdoba, mientras que agregar valor a las exportaciones hubiera sumado 7000 puestos adicionales” si se hubiera mantenido la balanza con los niveles y morfología de 2008
Para Dequino, quien entiende que la economía empezará a activarse en el segundo trimestre de 2017, más allá de la existencia de algunos brotes verdes que ya empiezan a registrarse.
Del reporte también surge que de mantenerse la tendencia de crecimiento de los créditos en dólares hay un incentivo para la actividad económica. Esos préstamos aumentaron en lo que va del año el 148% mientras que las líneas en pesos mostraron una expansión del cinco por ciento.
En la actualidad los préstamos totales al sector privado respresentan el 12% del PBI, cuando en Uruguay alcanzan el 30% y en Brasil, el 68%. Las asimetrías en cuanto a las condiciones de financiamiento son muchas, a la vez que las tasas en pesos siguen “irrazonablemente” altas.
Alejo Espóra, economista del Banco Ciudad, se sumó a las presentaciones en la Bolsa. Planteó que los indicadores económicos -tanto de empleo como de inflación- empiezan a mostrar un punto de inflexión, “lo que le da aire al Central para seguir con la reducción progresiva de las tasas de interés”.
También indicó que, con tasas bajas, el tipo de cambio tiende a sostenerse sin intervención oficial. Para los próximos meses espera cierta volatilidad en las tasas de inflación, pero convergiendo al 1,5% a fin de año.Hay una reversión de la situación del primer semestre, describió y la fundamentó en la recuperación del campo, el pago a los jubilados y la vigencia de las paritarias.
“La mejora en las variables financieras, la desaceleración de la inflación. la gradual recuperación de la actividad y la generación de empleo son los escalones en la secuencia”, apuntó. Este mes y octubre tendrían indicadores positivos. La mayor parte de los brotes verdes se asocian, una vez más, al campo. Hacia el 2017 viene la consolidación.
Espóra estimó que las tasas de financiación rondarán el 20% y el tipo de cambio estará cerca de 18 pesos, lo que impulsaría la actividad. Proyectó que la inflación estará por debajo del 20% “por primera vez en una década”.
Antes de los economistas expusieron Jorge Lawson, director del Banco Nación (se refirió al programa de comunidad de proyectos que se lanzó este mes) y el secretario de Agregado de Valor  del Ministerio de Agricultura, Néstor Roulet, quien aseguró que la economía argentina empieza a enderezarse y que el país estará en condiciones de producir alimentos para 600 millones de personas en todo el mundo en una década.
Señaló que la clave es transformar la  biomasa en alimentos y energía: “Tenemos una balanza comercial tendiente al superávit; en este primer semestre exportamos el 11% más de productos agroindustriales y hemos importados el 8% menos”.
En el almuerzo de la Bolsa también la politóloga guatemalteca Gloria Alvarez y Axel Kaiser, quienes cuestionaron el populismo y repasó sus consecuencias.