Verón, con pantalones largos y cortos

La “Brujita” aspira a ser presidente de AFA y, mientras, juega en el fútbol amateur en La Plata. De esa forma, el mandatario de Estudiantes busca conquistar mediante su humildad a los clubes del ascenso, en tiempos de campaña. El mejor perfil para el 2017.

Por Federico Jelic

2016-09-11_verónAlgunos dirán que se trata de la forma de despuntar el vicio que uno nunca puede dejar. Otros, que se trata de una estrategia para cautivar votos. Juan Sebastián Verón, hoy presidente de Estudiantes de La Plata, a los 41 años juega en Estrella de Berisso, en la Liga Amateur Platense de Fútbol y sigue ganando adeptos. Porque con su humildad conquista corazones, los rivales se agrandan, los partidos se jerarquizan, y su nombre suma adhesiones. Su aspiración de llegar al sillón presidencial de AFA cuenta con un nuevo estímulo, una nueva forma de ganar imagen, cuando de acá a un año las elecciones determinen al sucesor de Luis Segura y de la Comisión Normalizadora. Atento.

De “inglés” a presidente
El “inglés” fue uno de los apelativos hirientes que recibió la “Brujita” tras el fracaso del Mundial 2002 en Corea-Japón y la ominosa eliminación en Primera ronda. Por un largo lapso ni siquiera participó de la Selección Argentina (más de cuatro años), hasta que el proceso de Diego Armando Maradona lo volvió a tener en cuenta. Y hasta jugó el Mundial de Sudáfrica 2010. Su su retorno a Estudiantes de La Plata fue con gloria, con título local, copa Libertadores y demás. Y nunca dejó de esconder su ambición de convertirse en dirigente.
O sea, de ser insultado por demorar a patear un córner en tiempo de descuento ante Suecia con Marcelo Bielsa enfermo de nervios en el banco, a poder dirigir el fútbol argentino. Cosas que solo suceden en este país, donde alguien denostado puede pasar del cadalso y la condena social a un pedestal con toda la legitimidad.
Verón se retiró dos veces de la actividad. Primero en octubre de 2011, aunque sus compañeros lo convencieron para que a los meses retornara al profesionalismo para otra vez a vestir los colores del “Pincharata”. Siguió en Brandsen, de la Liga Platense y ahora, a los cinco años, ya con el traje de mandatario de Estudiantes, disfruta del fútbol amateur. Sin olvidar, claro está, que su intención es llegar a comandar a AFA en 2017.
“La idea es ayudar y, mientras el físico aguante, es algo que se disfruta”, confesó el hijo del ilustre Juan Ramón “Bruja” Verón, campeón intercontinental con el “Pincha” en el ’68, ante Manchester United. En su debut, anotó la conquista ante San Lorenzo de Villa Castels. El presidente de la entidad de Berisso, Carlos Crisci, no sale de su asombro. Y sueña. Mientras, desparrama por toda la liga y el interior de Buenos Aires y La Plata, la “calidad humana” de Verón. No hay un acto proselitista más efectivo que ese, en tiempos de crisis y cuando la transparencia parece ser algo muy habitual en ámbitos dirigenciales.

Superliga y secretario de AFA
Vale destacar que en ámbitos de AFA, Verón siempre estuvo más del lado de Marcelo Tinelli que del “grondonismo residual”. Esa buena sintonía con el mandamás de San Lorenzo hizo que lo apoyara en su candidatura a presidente de la AFA el año pasado. Sin éxito.
De hecho, fue visto como el potencial presidente de la fallida “Superliga”. Es que el titular de Boca Juniors, Daniel Angelici, le ofreció liderar ese nuevo proyecto junto a Horacio Martignoni (de Sarmiento de Junín) como vicepresidente hasta la designación de un CEO, que podría demorar entre seis y ocho meses. Al final todo se cayó, pero la “Brujita” no andaba con chiquitas. Sueños presidenciales.
En ese entonces, Esta definición del CEO liberaría a Verón para ocupar el verdadero puesto al que aspira el ex futbolista como secretario de selecciones y nexo entre la comisión normalizadora designada por FIFA y los equipos nacionales. Pero llegar a ocupar los zapatos de Julio Grondona, también lo seduce.



Comentarista y dirigente
Verón Jugó en Lazio, Sampdoria e Inter de Italia, Manchester United y Chelsea de Inglaterra, acumulando experiencia en todo sentido. Eso lo ubica en un sector preferencial por los conocimientos adquiridos, sobre todo con los equipos y el tratamiento de diversas temáticas con los jugadores, tanto a nivel clubes como en la Selección.
También fue comentarista de diversas cadenas televisivas, y desde mitad de 2014, ejerce el cargo de presidente del “Pincharrata”. Su período culmina en junio de 2017, con chance a dos renovaciones o prórrogas. De todas formas, todos saben, por lo bajo, que se tirará la “Brujita” a llegar a lo más alto de la vieja casona de la calle Viamonte cuando su mandato culmine.
¿Y cómo es ese escenario? En menos de un año, Armando Pérez y la Comisión Normalizadora darán un paso al costado, finalizando su misión, de acuerdo a lo que impuso FIFA cuando resolvió la intervención de AFA. Verón se acomoda, buscando un centro o el rebote justo para mandarla a la red, como hacía con sus furibundos tiros libres. Como secretario, presidente, o como pueda posicionarse, esa vocación lo mantuvo alejado de la cancha de presidir el ente regulador. Pero no iba a quedarse fuera de todo, como lo indicaba el reglamento de dicha conducción transitoria. ¿A qué se debe? Si la “Brujita” quedaba designado por FIFA, no podía presentarse a los comicios en AFA en 2017. Inteligente jugada. Entonces, apareció Pérez reuniendo esos requisitos y apetencias, y listo.
Se distanció de Diego Maradona, como muestra de carácter. Cuando el astro mostró intenciones de ser auditor de FIFA, y ante todos los micrófonos, cuestionó a toda la dirigencia de AFA, se acordó de la “Brujita”, cuando de a poco comenzaba a tener influencias en la Secretaría de selecciones nacionales, en medio de la desidia dirigencia. “Maradona es poco serio y no sirve de nada lo que dice”, le respondió. ¿Pase de factura por perder la titularidad en 2010?

Reuniones por Córdoba
Por lo pronto, Verón no pudo jugar contra Romerense ayer, con Estrella de Berisso, ya que Estudiantes hacía de local ante Sarmiento de Junín, por la 2ª fecha del torneo de Primera División. Un dato más: este jueves el “Pincharrata” visita a Belgrano en el Mario Kempes, por el cotejo revancha de la Copa Sudamericana, y se habla que mantendrá una serie de reuniones cruciales en Córdoba. Con Armando Pérez podría ser una. Y no se descarta que también lo haga con algún representante de sus pares de barrio Jardín. Con Talleres, por ejemplo, compartían el espacio y la trinchera de los “Tinellistas” en las elecciones pasadas. ¿Alianza estratégica?
Asimismo, sus allegados cuentan que no dejará de jugar en la Liga Platense Amateur. Es que de acá a 2017 podría conseguir ese torneo un aval para legitimar a algún candidato y hasta para poder votar en los escrutinios. Y de paso, le sirve de campaña para recorrer el interior de Buenos Aires al menos. Quizás el único caso a nivel mundial de un dirigente-futbolista, que asesora a la Selección en AFA, que conduce a un club y que aspira a conducir el ente madre. Sin dejar de ponerse pantalones cortos, cuando ya porta los pantalones largos en sus funciones.