Salud: gremios con estrategia dividida tras baja de contratos

Por enésima vez en el año, el sector hospitalario vuelve a traerle dolores de cabeza al Panal. La caída de los contratos reavivó el conflicto. Pero cada gremio desarrolla su estrategia por separado.

2016-09-06_MEDICOPor enésima vez en el año, el sector hospitalario vuelve a traerle dolores de cabeza al Panal. La caída de los contratos reavivó el conflicto. Pero cada gremio desarrolla su estrategia por separado.
Mientras UTS apuesta a intensificar las medidas de fuerza. ATE busca hacer coincidir sus reclamos locales con los nacionales. Por su parte el SEP, apuesta a una postura conciliadora con la Provincia para solucionar la desvinculación de los contratados. Después, en todo caso, emprender la discusión por la reapertura de la paritaria.
UTS analizará mañana en una asamblea si reprograma la huelga. Estaría prevista para el miércoles de la semana entrante. Así lo confirmó la secretaria de prensa de UTS, Estela Giménez, quien anticipó que “existe una alta probabilidad de paro la semana que viene”.
Los gremios más efervescentes del sector y con menor llegada al Panal estaban por tomar decisión ayer, pero los dirigentes la postergaron y prefirieron esperar a la resolución de los residentes, que también mantienen una tensión con las autoridades de la Provincia.
El calendario señala que hoy ambos gremios realizarán una jornada de protesta con corte al frente de la Maternidad Provincial y el jueves, la asamblea que resolverá el paro, se realizará en el Polo Sanitario, epicentro por excelencia de las huelgas hospitalarias.
El reclamo básico es la reincorporación de los 60 contratados –según sostiene la Provincia- que fueron desafectados, tras la baja de los empleados temporales el pasado 31 de agosto. Las demandas gremiales del sector se hacen extensivas a los insumos y la necesidad de más personal.
Pero volviendo al punto de los contratados, se trata de una cifra no tan significativa en relación al total de personas desafectadas de la administración pública. Sin embargo, la sensibilidad del caso potencia la situación. Es un área donde la Provincia debe limitar al mínimo imprescindible este tipo de decisiones.
En este sentido, Giménez afirmó que “hay una alta probabilidad de paro si no hay respuesta de la Provincia sobre los cerca de 60 contratos que se han dado de baja”. En números hay concordancia entre lo que sostiene la dirigente y el titular de la cartera de Salud, Francisco Fortuna.
Ayer, en declaraciones a Cadena 3, el ministro confirmó la lista de desafectados. “Fueron 15 los contratos que no se renovaron en la capital cordobesa y 45 en el interior, sobre un total de 4.523 en 42 hospitales de Córdoba, que vencían el 31 de agosto de 2016”, afirmó el ministro, contrastando las versiones del SEP que llevaban la suma a más de 80. Además señaló que se realizó en función de una evaluación de desempeño profesional.
La lista incluye profesionales de la salud como médicos, enfermeras y especialistas – contemplados bajo la ley 7.625- y, en menor proporción, personal administrativo -Ley 7.233-.
ATE tiene su propia estrategia. La semana próxima posiblemente encabecen una nueva jornada de protesta. Pero su foco esta en el paro nacional previsto para el 29.
Por su parte, el SEP busca conservar un canal de diálogo con Fortuna, aunque no sea el funcionario que mayores simpatías despierta del gremio. Vale recordar el mini acuerdo salarial que hizo el ministro con Médicos Unidos hace algunos meses.
El SEP apunta a un perfil conciliador y mantendrá su tregua durante esta semana con la atención de turneros. Inclusive, en un gesto poco usual, convidó sus servicios gremiales a los contratados no afiliados que fueron desafectados.

Contratos temporarios
Los contratos temporarios son otro punto de discusión entre la Provincia y los gremios. Se trata de personal empleado con fines específicos: cubrir la alta demanda sanitaria en invierno y suplir las vacantes por vacaciones en verano. En el caso de los primeros corren del 1 de mayo al 31 de agosto (este año se extendió hasta el 10 de septiembre) y, en los segundos, del 1 de diciembre al 31 de marzo.
“Los contratos temporarios se dan en dos momentos: cuando se otorga la licencia anual reglamentaria para cubrir vacaciones y la contingencia de invierno. Este año hizo falta un refuerzo de personal porque el invierno vino muy bravo. Se agregaron 309 unidades críticas en Neonatología y la respuesta sanitaria fue muy buena más allá de lo que algunos dicen”, explicó.
Para Giménez, de UTS, bajo esa figura se puede esconder personal que es monotributista y que cuenta con varios años de antigüedad.