Obras o Esop: el planteo de Mestre a Daniele

El intendente recibirá el primer desembolso fruto del trato con Marcos Peña en su visita a Córdoba. Para mostrar resultados rápidos, el radical no quiere perder tiempo con rencillas sindicales. La elección será del Suoem.

ilustra-daniele-y-mestre-dandole-pala-y-foco-esopLas recaudaciones impositivas en todos los niveles del Estado no fueron las protagonistas de la temporada. Con corte a mayo, en el municipio la baja tocaba los ocho puntos comparando el mismo período del año anterior. Quizás el caso más emblemático fue el de la provincia de Mendoza, que registró un desmoronamiento de más del 12 por ciento en julio.
A mediados de año, la Municipalidad buscó revertir las tendencias con la caza de morosos VIP y un nuevo plan de facilidades de pago para deudas tributarias, con descuentos de hasta el 75 por ciento en los intereses por mora sólo a través del pago de contado.
Un golpe de aire fresco fue el pacto de “reparación histórica”, gestionado por Mestre y otorgado por el gobernador Juan Schiaretti, que significó la entrega de 430 millones de pesos para cubrir el gasto municipal de décadas por los servicios de educación y salud de alta complejidad. Se realizaron las correcciones presupuestarias de rigor.
En medio de tales menesteres, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, recorrió algunos barrios de Córdoba, escoltado por el anfitrión local, y anunció un giro por 1.000 millones de pesos para atender necesidades de infraestructura urbana, en especial para alumbrado, cloacas y pavimentación.
La primera partida ya cuenta con la autorización del Ministerio de Finanzas comandado por Alfonso Prat Gay. Serán 100 millones de pesos que resolverán necesidades urgentes como la reparación de la red de alumbrado. En conferencia de prensa, Mestre anunció ayer que llamarán a licitación para la compra de cuatro mil lámparas led –de 25 mil- para mejorar la vía blanca de las principales arterias y barrios.
Mestre tendrá en sus manos los frutos de la alianza con el presidente Mauricio Macri, aquella que resistió alguna vez. Podría hacerse el ejercicio mental de imaginar el escenario municipal sin la ayuda clave de la Nación, en el escenario de recesión económica, caída de los ingresos y una paritaria municipal que promete llegar al 40 por ciento a fin de año.
Cuando Macri ganó, el debate obligado tenía como protagonista al radical y su suerte: el escenario para su segundo gobierno se presentaba inmejorable. Era claro que su suerte, dependería de sus dotes de administrador público y político.
Lo cierto es que Mestre dispondrá de fondos en lo inmediato y esto supone que Rubén Daniele ingrese en la escena. Cuando olfatea de la necesidad de la gestión, aparece la oportunidad para el sindicalista.
Se sabe que muchas veces los delegados aprovechan para presionar por horas extra, cancelación de pagos atrasados y la lista sigue.
Mestre convocará a Daniele para firmar un pacto, como ya ocurrió en otras oportunidades. Se destaca, por evidente, la absoluta calma sindical cuando Mestre anunció la búsqueda de la reelección municipal.
El sindicalista llegó a aventurar una mejor relación con el responsable del Palacio 6 de Julio para los años venideros. La bomba estalló con el desembarco del Ente de Servicios y Obra Pública (Esop) en el Concejo Deliberante.
Para este nuevo ciclo, urgía agilizar la burocracia municipal con una estructura paralela que permitiera alcanzar los resultados rápidos.
Llegaras los fondos y Mestre pondrá manos a la obra para remontar la cuestionada. Ofrecerá un trato a Daniele que tiene al Esop como sujeto tácito. Las opciones para el caudillo gremial son acotadas: o colabora o el ente autárquico comenzará a ganar espacios.