Descanso dominical, una medida extemporánea

La Cámara de Comercio de Córdoba advirtió sobre el peligro de pérdidas de puestos de trabajo y de reducciones salariales si se instrumenta la ley que regule la actividad comercial los domingos.

ilustra-supermercados-en-bajaHablar de descanso dominical en un modelo económico volcado al consumo interno, como ocurrió en el kirchnerismo, no hubiera parecido descabellado, en especial aplicado a las grandes superficies. Claro que esa realidad paralela que para la premio Nobel en economía, Cristina Fernández, no generó inflación, no podía sostenerse en el tiempo.
Mauricio Macri tomó decisiones “dolorosas”, como dijo, que implicaron la caída del consumo, la pérdida de puestos de trabajo y un dudoso estancamiento de los precios.
Lo más pesimistas hoy comienzan a ver la luz al final del túnel.
La venta de autos creció 25 puntos en Córdoba en agosto (una noticia que traerá alivio al sector automotriz castigado con las suspensiones y despidos); y los supermercadistas aseguran que en septiembre experimentarán una reactivación del consumo. Leve, pero recuperación al fin; luego de constatar que la escalada inflacionaria se contuvo el mes pasado y lo mismo sucedió con la caída de las ventas.
Probablemente, animado por las promesas de inversionistas durante la gira presidencias por Qatar y China, Macri eligió palabras más felices que su ministro de Hacienda para asegurar que la inflación está bajando.
“Como prometí la inflación está cayendo drásticamente en el segundo semestre. Ya la bajamos y estamos en el ‘uno y algo’ como prometimos”, indicó el Presidente.
Lo cierto es que la inflación no es una batalla ganada y mucho menos la de la recesión económica. En un momento donde urge cuidar los puestos de empleo formal, una medida que busca imponer el descanso dominical en supermercados, como ocurrió en Rosario y podría suceder en Córdoba, plantea un debate impropio para las circunstancias.
La Cámara de Comercio de Córdoba realizó su pronunciamiento en este sentido. En un comunicado, pidió una mesa de diálogo entre los distintos sectores involucrados para conciliar intereses.
Sucede que en la Legislatura ingresó un pedido de rehabilitación del proyecto de Ley N º 12194 que regula la “no actividad” comercial los días domingos y su giro a las comisiones competentes para su análisis.
“El mejor camino para analizar los pro y contra de esta iniciativa, más allá de las sugerencias técnicas, es el del dialogo, el de la búsqueda de consensos, aquel que no va en detrimento de los intereses ajenos por defender los de un sector”, expresó el titular de la Cámara, Horacio Busso.
La entidad sostiene que “el cierre de comercios los días domingo en pos del descanso de los empleados y la recuperación de otros valores, cuestiones que no se discuten conceptualmente, no es un tema simple de resolver y mucho menos de generalizar para todo el mercado de comercio y servicios ya que son numerosas las variables que impactan no solo en el desarrollo del sector sino también en los propios empleados”.
Señalan variables de peso como la posible reducción en el salario de algunos trabajadores, ya que el domingo se paga doble y se hacen horas extras, motivo por el cual algunos empleados eligen acudir a los establecimientos ese día y prestar servicios con el propósito de mejorar sus ingresos.
Una norma de estas características podría generar múltiples conflictos de orden judicial por parte de quienes resulten potencialmente afectados por la restricción, solo por citar uno de los intereses en juego.
Asimismo, se torna muy difícil aplicar un criterio para establecer las excepciones a la ley ya que puede interpretarse de diferentes maneras cuáles son los establecimientos que tienen como actividad el esparcimiento, los que intervienen en la actividad turística y cuáles no.
“Consideramos importante consensuar los artículos, lineamientos y tratamientos especiales de este proyecto entre todos los actores involucrados, respetando el alcance y la defensa de posiciones particulares y analizando, en un debate profundo, los beneficios y desventajas que acarrea la aplicación de una normativa semejante sector por sector y en cada territorio en particular”, finalizó Busso.