Nuevo round por los fondos, Massot vs. Llaryora

El vicegobernador de la provincia y el jefe de la bancada macrista en la cámara de diputados se cruzaron en oportunidad de la inauguración de la Rural de Río Cuarto.

Por Marcos Duarte

2016-09-04_LLARYORA_MASSOT_SCHIARETTI_MESTRELa pelea por la asignación de fondos parece ser el punto de quiebre en el escenario político cordobés que, hasta hace unos meses, exhibía una notable monotonía. La inminencia de las elecciones de medio término impulsa a los frentes políticos a agudizar sus diferencias y acentuar sus perfiles.
El primer asalto de este combate fue el corolario de la visita de Marcos Peña a la provincia de Córdoba. En esa oportunidad, el jefe de gabinete secundó la posición que había planteado la recién fundada Mesa Provincial de Cambiemos en relación a la discriminación que, según ellos, vienen sufriendo los municipios opositores en la distribución de fondos provinciales.
Si bien Juan Schiaretti y Ramón Mestre son las figuras centrales en esta disputa, el debate surgido a partir del planteo de los jefes municipales de Cambiemos ha movilizado a todas las líneas de cada uno de los frentes. En un primer momento, los legisladores de Unión por Córdoba fueron los encargados de cargar contra Marcos Peña y los referentes locales del PRO salieron en su defensa.
Por ahora, la fusilería verbal está en manos de las segundas líneas. Al gobernador de la provincia le interesa mantener un perfil moderado en función de la relación con el gobierno nacional. No confronta directamente y se muestra alejado de las polémicas partidistas. Un dato no menor fue su ausencia en el reciente encuentro de la coalición UNA en capital federal en el que su antecesor, José Manuel de la Sota fue un actor central.
Otra especulación que quedó definitivamente enterrada con esta escalada es la que sostenía que era posible algún acuerdo electoral entre el macrismo y el justicialismo cordobés para el año que viene. En su momento, Rogelio Frigerio y Emilio Monzó, referentes del ala política del gobierno, habían ensayado un acercamiento con Unión por Córdoba. El endurecimiento de la versión local de Cambiemos y el raid del jefe de gabinete terminaron con esas versiones.
En oportunidad de la inauguración de la 82ª Exposición Nacional Ganadera, Industrial, Comercial y de Servicios organizada por la Sociedad Rural de Río Cuarto tuvo lugar un nuevo round del ya prolongado enfrentamiento entre los leales al gobierno provincial y el nacional. Esta vez, los protagonistas fueron dos “juniors” de la política local.
El diputado nacional NicolasMassot, en declaraciones al diario Puntal, refutó al legislador schiarettista Carlos Gutierrez. “Córdoba fue una de las pocas provincias a las que se les dieron 800 millones de pesos en concepto de adelanto de coparticipación, se le depositó el adeudado crédito de las Sierras Chicas que fueron 500 millones de pesos, las obras de la ruta 36 y la 19 que está comenzando. No es cierto y, además, es una declaración desafortunada para el Gobierno que más respeta el federalismo de los que se recuerden y de los que más justamente ha tratado a la provincia de Córdoba desde el día que llegó”, dijo el jefe de bloque del PRO en la cámara baja en respuesta a lo sostenido por el titular de la bancada del oficialismo provincial en la Unicameral.
Además, acusó a la administración provincial de hacer un uso político de los fondos. “Córdoba es la provincia de los sobres discrecionales, reparten lo que por ley corresponde ser repartido automáticamente y lo hacen como un gesto de benevolencia del gobernador y ese es un signo de que intentan subordinar y someter a los municipios que debe terminarse en Argentina. Así como el Presidente naturaliza que sin importar el signo político uno tiene que trabajar con los gobernadores e intendentes que eligió la gente y les tiene que enviar lo que corresponde, bueno, lo mismo tiene que pasar para abajo y se tiene que terminar esa discriminación”, sostuvo el diputado.
La respuesta estuvo a cargo de la segunda autoridad de la provincia. El vicegobernador Martín Llaryora devolvió el golpe sosteniendo que “las dos tensiones que tenemos hoy las puede solucionar rápidamente la Nación. Una es mandándonos los fondos que nos deben por la Caja de Jubilaciones y la otra es distribuyendo las obras como lo hace la Provincia, esto es por índice de coparticipación, o firmando convenios de obras también con intendentes que no sean del mismo color político que el gobierno nacional. Ustedes habrán visto que hasta ahora se han firmado obras con los intendentes de Cambiemos”.
En el mismo sentido, insistió en que la asistencia económica a los municipios depende de la integración de los 4.200 millones que, según la provincia, son adeudados por la administración nacional. “Cuando esos fondos lleguen vamos a solucionar estos temas que están causando tensión. Y también les pedimos paciencia a los intendentes de otros colores políticos porque sabemos que el gobierno nacional les va a dar respuesta también y va a firmar los convenios de obras como lo está haciendo hasta ahora con los intendentes de Cambiemos”, sostuvo el dirigente de San Francisco.
Nada hace pensar en que la discusión baje el tono. Por el contrario, los intendentes de Cambiemos amenazan a acudir a la justicia para exigir los fondos que, según sostienen, les corresponden. De confirmarse esta decisión, el conflicto se extendería indefinidamente. Quizás solo encuentre un cauce luego de los comicios del año que viene.